Quantcast

Entrevista

El día en que mataron al alcade Miguel Castaño

Carlos J. nos revela los entresijos sobre la investigación del primer y último alcalde republicano de León.

imagen
Sara M. | 26/02/2012 - 17:38h.

Después de tres años de investigaciones, el periodista leonés Carlos J. Domínguez ha dado a luz una biografía novelada sobre la vida personal y profesional del primer y último alcalde republicano de León, Miguel Castaño. La obra, que ha tenido una gran acogida, ha sido además arropada por altos cargos del Partido Socialista, como el propio José Luis Rodríguez Zapatero o el ex portavoz en el Congreso José Antonio Alonso. El libro muestra, a través de documentos prácticamente inéditos, la faceta más personal del político y periodista asesinado por el régimen franquista el 21 de noviembre de 1936. ileon.com ha querido conocer de primera mano los entresijos de la minuciosa labor de rastreo llevada a cabo por Carlos J.

A pesar de constituir una pieza clave en la historia de la ciudad, Carlos J, asegura que "no sabríamos prácticamente nada de él si no fuera por la calle de la ciudad que lleva su nombre, ni siquiera dentro del Partido Socialista disponen de mucha información, estaba todo por descubrir" declara.

"La espina clavada ha sido no conseguir fotografías de la cárcel de San Marcos"

La localización casual de una serie de documentos sobre Castaño fueron el origen de la investigación. "Llegaron a mis manos los informes sobre su detención e ingreso en prisión y me di cuenta de que por sí solos aportaban más información de la que se conocía hasta el momento", cuenta. A partir de ese momento descubrió las cartas manuscritas por el alcalde republicano desde la cárcel, que guarda a buen recaudo la Fundación Pablo Iglesias, y tomó una resolución, continuar indagando.

Con ayuda de familiares de Castaño pudo ir abriendo puertas hacia el conocimiento de la parte más personal del político. "Me ha interesado mucho su dimensión como periodista, comenzó a trabajar muy desde muy joven en una imprenta, la misma en la que comenzó a editarse el periódico La Democracia, del que acabó siendo director y propietario".

En su vertiente como político son numerosas las mejoras en la ciudad que pueden atribuírsele, "dejó un amplio legado, como las infraestructuras en los cuarteles militares o la traída del agua, que él mismo firmó en 1923". Además de los años que ocupó la alcaldía de León, Castaño fue concejal y también diputado nacional, "puesto desde el que impulsó una red de de turismo nacional y donde defendió el estatuto de autonomía de Cataluña".

¿Cuál ha sido la puerta que más te ha costado abrir durante el transcurso de la investigación? "En lo que más me empeñé fue en conseguir fotografías de San Marcos y no lo logré, quería que San Marcos fuera también protagonista del libro, tener claros sus espacios, es una de las espinas que tengo clavadas". Carlos J. Asegura que uno de sus objetivos era elaborar un libro "visualmente apetecible". "Creo que lo he conseguido, tras un esfuerzo tremendo se han incluido más de 100 fotografías.

Tres palabras para definir a Castaño: "Familiar, humilde y comprometido"

¿Y el momento más gratificante? "Localizar a Tristán Falcó, tiene un gran protagonismo en la muerte de Miguel Castaño. Me dio la clave para estructurar el libro, es el antagonista de la historia".

El proyecto para dar a conocer el personaje va más allá del libro. "Junto a la Asociación Juventudes Activas pondremos en marcha una exposición con documentos, fotos y cartas. También barajamos la posibilidad de filmar un documental basado en testimonios de conocidos y familiares que contextualicen el momento histórico, algo clave para entender la realidad de cada época".

¿Se puede definir a Miguel Castaño en tres palabras? "Familiar, característica que fue su perdición, ya que decidió quedarse un mes junto a su familia hasta que fue detenido; comprometido con sus principios y humilde, tomó la decisión de no percibir ningún sueldo por su puesto en la alcaldía".

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad