Quantcast

La Fragua Literatia Leonesa

Gregorio Fdez. Castañón: "El leonés es, con orgullo, el auténtico cazurro, es decir 'el que no cesa'"

El polifacético Gregorio Fernández Castañón, autor de 'León tras las sebes de un ayer', está trabajando en el proyecto cultural que dirige. Prepara la revista del próximo año, y está inmerso en un nuevo libro de la colección 'Los libros de CamparredOnda', una novela de David Rubio que, sin duda, dará que hablar.

imagen
Gregorio Fernández Castañón. Foto: Manuel Cuenya
Manuel Cuenya | 14/10/2014 - 10:31h.

Narrador, miembro de la Asociación de Escritores y Artistas españoles, con sede en Madrid, "artesano" o "artífice", "revolucionario cultural", como él mismo se define, Gregorio Fernández Castañón es una persona esencial en el ámbito cultural en la provincia leonesa, en esta república de las letras, en la que imprime su impronta, su sello inconfundible a través de su extraordinario 'mundo CamparredOnda', con su revista, sus libros,  sus cuadernos de plata y la Asociación, 'La Armonía de las letras', de la cual es su fundador. Una labor encomiable, la suya, que ha contado con la colaboración de grandes autores y autoras de León en las colecciones que dirige: "El proyecto cultural CamparredOnda está abierto a todo creativo, con una única condición: calidad en sus escritos. Mi máxima aspiración es satisfacer a la pequeña gran minoría que nos sigue cada año. Esa fue mi primera norma a cumplir desde el principio".

Su obra literaria, que incluye libros de relatos como 'Remolinos de furia' (en los que aparece por ejemplo Bembibre como 'el pueblo de barro y pizarra') y novelas como 'Bajo el poder de las piedras' (una historia de amor en una comunidad monástica), ha sido premiada en varias ocasiones. Y él, a su vez y desde la Asociación que preside, concede también premios. "El premio que concede nuestra Asociación es un premio de reconocimiento cultural. Esa fue la primera intención y en ello continuamos trabajando. No es fácil, créeme, mantener este premio. La sociedad no parece enterarse de la conveniencia de que existan premios así. Y, si hablo de las altas esferas culturales, tengo que guardar silencio para no lanzar al aire un improperio. Deberían ser ellos los que lo otorgaran o, al menos, lo apoyaran. Pues ya ves: ni lo uno ni lo otro. Y por aquí andamos nosotros danto tumbos, pero con la cabeza muy alta. Por cierto: ya está abierta la convocatoria del año que viene. ¿Alguien conoce a alguna persona o asociación adecuada merecedora de nuestro premio anual? Si es así, agradeceremos que nos mande su candidatura a: proyectoculturalcamparredonda@gmail.com".

"Hace años que no compro un libro que lleve escrito en la portada 'Premio Planeta'. Me niego a entrar en el vicioso y oscuro círculo económico, dejando al margen lo que defiendo a pecho descubierto: cultura, solo CULTURA".

Premios literarios

Sobre los premios literarios, cree que son muy positivos siempre que sean auténticos. Y, en este sentido, sólo ha participado en aquellos que considera 'limpios', con menor o mayor éxito.  "Hace años que no compro un libro que lleve escrito en la portada 'Premio Planeta'. Me niego a entrar en el vicioso y oscuro círculo económico, dejando al margen lo que defiendo a pecho descubierto: cultura, solo CULTURA". Así de contundente se expresa este polifacético autor, nacido en Otero de Curueño, consciente de la importancia que tuvieron sus padres inculcándole la perseverancia a la hora de alcanzar los objetivos propuestos: "todo tiene un mínimo valor y el amor con lo que se hace es básico para conseguirlo". El amor y el empeño que se ponga son en realidad decisivos a la hora de lograr metas, porque, como bien señala el autor de 'Juego de perros', las musas se manifiestan de diversas maneras, "pero siempre, siempre, cuando estás trabajando". Y Gregorio, como buen leonés, las ha conseguido y sigue en la batalla dándole fuerte, trabajando con ganas, "pienso que el leonés, ya se sabe, es, con orgullo, un buen cazurro; el auténtico cazurro, es decir 'el que no cesa'. Y por ello, el que se propone ser escritor, poeta o artista deja materialmente su vida en ello para conseguir su objetivo".

Paisajes leoneses

En su trilogía leonesa, que está compuesta por 'El León de mi tejado', 'Sangre de roble' y 'Ríos de pasión y fuego', y en cuya mágica y a la vez sacrificada aventura empleó doce años, nos muestra un León en ocasiones resignado e indiferente, al que "le vale madre", que dirían en México lindo. Y aunque cree que el pueblo leonés, en general, tiene buen corazón, "eso no es suficiente". Cuenta que el pasado verano visitó Renedo de Valdetuéjar en busca de información para un nuevo artículo. "Todos sabemos que la alta alcurnia eclesiástica les robó el palacio de los Prado. Aun así, allí todavía 'queda algo'. Pues bien, a algún iluminado, frente a 'ese algo', se le ocurrió colocar un poste metálico y en uno de los cubos pétreos, en sustitución de uno de los guerreros, pusieron una cruz y, sujeta a esta, la bandera de un equipo futbolístico. Al parecer a nadie le importan estos anacronismos insultantes. Y eso es mal síntoma. Si un pueblo acepta que la resignación habite bajo su techo y que en sus prados, jardines y huertas crezca la mala hierba de la indiferencia entonces lo que veo es un paisaje humano desolador. En mi trilogía leonesa vi e intenté narrar alguno de esos paisajes que para nada benefician a la historia de León".

Gregorio comienza su andadura profesional en esto de la escritura creativa allá por el 1993 porque se dio cuenta de que, "hoy como ayer, las librerías recibían cientos de libros y no todos ellos tenían el honor de llegar al escaparate". Tras la publicación de su primer libro, se propuso hacer algo distinto, aunque, al parecer, le decían, ya estaba todo inventado. Con su libro de relatos 'Juego de perros' (resulta muy interesante sobre todo su relato 'Días contados') inauguró su colección de narrativa lúdico-experimental. Una colección con nuevos aires, donde todo podía tener cabida. "Allí, por ejemplo, incluí un relato que se podía leer de tres formas diferentes, tres, y pedí a Félix de Agüero −mi ilustrador de aquel libro− que hiciera lo propio de forma que una única ilustración tuviera tres lecturas. También comencé a enviar al lector pequeños guiños para que participara conmigo en la resolución de los distintos enigmas. Más de un purista me dijo que estaba cometiendo un gravísimo error; que aquello era, palabras textuales, 'una mariconada'. Pues bien, cuando 'Juego de perros', en el año 1997, recibió el Premio "Fray Luis de León" a la Mejor Labor Editorial, Obras Literarias, de Divulgación y de Carácter General, algunos de aquellos puristas, fíjate que incongruencia, me dieron golpes en la espalda y me dijeron que 'ya te lo decía yo que ibas por buen camino'. Estaba claro: no me había confundido. El lector necesitaba algo nuevo y, al parecer, yo se lo ofrecía. Sigo en ello o, al menos, lo intento. Y porque sigo buscando experiencias nuevas, en mis libros, a partir de entonces, hay siempre algo más: un trozo de naturaleza, el trabajo de un artesano, la obra gráfica de un artista...".

"El proyecto cultural CamparredOnda está abierto a todo creativo, con una única condición: calidad en sus escritos. Mi máxima aspiración es satisfacer a la pequeña gran minoría que nos sigue cada año. Esa fue mi primera norma a cumplir desde el principio".

Aparte de su obra, ha participado también en varios libros colectivos, entre otros, 'Castilla, León: otra mirada'. Y este año, "sin ir más lejos, el escritor Ignacio García García –coordinador de un proyecto mágico navideño, único y valiente, que ya alcanza su sexta edición− me ha dado la oportunidad de volver a participar en él. Y allí, en el libro 'La Navidad es puro cuento', se podrá leer mi obra, junto a la de otros pertenecientes a un grupo de escritores nacionales especializados en el difícil género del relato breve".

Asimismo, ha escrito artículos en diversos periódicos y revistas, entre ellas su propia CamparredOnda:

http://gregoriofernandezcastanon.com/camparredonda.html

Le gusta escribir artículos que resulten 'atractivos', que den mucha importancia al soporte gráfico, y donde la investigación, más que necesaria, sea imprescindible. Eso es al menos lo que procura. "Y al final, lo que cuenta realmente, es si, con todo ello, tu aportación incluye alguna faceta novedosa. Si no es así, me siento fracasado". Está convencido de que si tienes una fotografía tienes un artículo. "Lo que conlleva el 'entremedio' me fascina. El contacto con las personas en busca de información, el recorrer el escenario del hecho o visionar el paisaje, como medio inspirador, me atraen cada vez más".

En la actualidad, como no podía ser de otra forma, está trabajando en el proyecto cultural que dirige. Prepara la revista del próximo año, está inmerso en un nuevo libro de la colección 'Los libros de CamparredOnda' ("una novela de David Rubio que, sin duda, dará que hablar") y, sobre todo, está intentando que unos dioses rebeldes se reúnan a su lado para novelar sus hazañas. Por otro lado, promocionará su libro 'León tras las sebes de un ayer', "un libro diferente de todo cuanto había hecho hasta ahora y por eso me gusta, si cabe, más. Las fotografías antiguas es otro de mis delirios y abrir mi archivo personal al público, más que un acto de generosidad, como me han llegado a decir, era una obligación. León me apasiona y decidí apostar por este libro a pesar del esfuerzo económico y del trabajo de investigación, sin olvidar el manual, que supuso su puesta en escena. Solo espero que sea también mínimamente apasionante para el gran público". Pero, después de dos años trabajando en él, dice que tiene que cerrar esa etapa, y que necesita volver a su estudio a reencontrarse con la soledad tan necesaria.

"Si un pueblo acepta que la resignación habite bajo su techo y que en sus prados, jardines y huertas crezca la mala hierba de la indiferencia entonces lo que veo es un paisaje humano desolador".

Entrevista breve a Gregorio Fernández Castañón

"Cada día hago esfuerzos para seguir siendo una persona"

¿Qué libro no dejarías de leer o leerías por segunda vez?

Pues, sin desmerecer a nadie, por supuesto, pero aprovechando a los autores que he publicado, he releído recientemente 'Los pormenores', de Tomás Sánchez Santiago, y 'Fantasía del cuerpo postrado', de Luis Miguel Rabanal.

Un personaje imprescindible en la literatura (o en la vida).

Nadie es imprescindible. Lo siento.

Un autor o autora insoportable (o un libro insoportable).

No compraré jamás libros de autores de la talla de Belén Esteban, ni de los políticos (tan de moda), ni siquiera de los distintos Papas. El libro, para mí, es un preciado instrumento donde no tiene cabida tanta vulgaridad. Todos estos autores, todos, hacen un flaco favor al mundo que rodea el libro.

Un rasgo que defina tu personalidad.

Cada día hago esfuerzos para seguir siendo una persona, y no sabes cuánto me cuesta.

¿Qué cualidad prefieres en una persona?

La honestidad.

¿Qué opinión te merece la política actual? ¿Y la sociedad?

Si tuviera poderes sobrenaturales borraría de un plumazo la política actual de todo el globo terráqueo. No me gusta. En cuanto a la sociedad creo que tiene demasiada paciencia. Y eso es bueno y es malo. Bueno porque con la violencia no se consigue nada y malo porque los poderosos se escudan en ella (en la paciencia del pueblo) para seguir cometiendo verdaderas barbaridades.

¿Qué es lo que más te divierte en esta vida?

 

Ahora mismo, no es lo que más me divierte, pero lo que más me estimula para eliminar el estrés es sin duda alguna la creación literaria.

¿Por qué escribes?

Tal vez para dar voz al silencio (a las personas silenciosas) y, sobre todo, para tranquilizar los interrogantes de mi conciencia.

¿Crees que las redes sociales, facebook o twitter, sirven para ejercitar tu estilo literario?

No. Para nada.

¿Cuáles son tus fuentes literarias a la hora de escribir?

Me conformo con la Naturaleza y el amor. Todo lo demás se esconde tras su telón.

¿Escribes o sigues algún blog con entusiasmo porque te parezca una herramienta literaria?

No. Soy fiel a las palabras impresas en papel. Nada, distinto a esto, es comparable: el olor al propio papel y a la tinta, el tacto, el sonido al pasar de página... Son los sentidos, amigo mío, los que intervienen en tan suculento manjar que se convierte en todo un deleite.

Una frase que resuma tu modo de entender el mundo

Todavía el hombre sigue siendo esclavo para el hombre; todavía el hombre no entiende que la inteligencia es la que nos diferencia de otros seres vivos.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad