Quantcast

50 relatos de mujeres que hablan de sexo

'Mis amigas follan', y mucho...

Sergio Jorge haciendo uso de su mente curiosa, abierta -incluso demasiado-, con facilidad para contar hasta las historias más íntimas de quienes le rodean, se pone manos a la obra para escribir las confidencias de más de una veintena de mujeres que le han elegido para desahogar sus historias de cama, y no sólo. Una lectura sin tapujos, 'gamberra' y fácil de leer, indicada para ambos sexos, pero con la advertencia de altas dosis de humor.

imagen
Marta Cuervo | 07/12/2014 - 10:37h.

Tiene los ojos grandes, y una sonrisa algo pícara que ya delata su mente curiosa, abierta -incluso demasiado-, con facilidad para contar hasta las historias más íntimas de quienes le rodean. Pero, a pesar de ello, y de tratarse de un hombre, Sergio es el confidente preferido de más de una veintena de mujeres que le han elegido para desahogar sus historias de cama, y no sólo. Sin tapujos, con la sinceridad y la filosofía con la que las chicas asumen las historias de su vida sexual, y la gracia de este leonés de adopción, que sabe poner el acento justo en el momento adecuado, las amigas de Sergio hoy ven sus vivencias sexuales en un libro, publicación con la que muchas veces se vieron amenazadas, y que ahora las convierte en las protagonistas de 'Mis amigas follan'.

'Mis amigas follan'

"Mis amigas follan, y mucho", presume Sergio. El libro, disponible para Kindle y en formato digital ya a la venta, se trata de una recopilación de 50 relatos que se remontan a la época en la que el autor comenzó la Facultad de Periodismo, cuando empezó a conocer a mucha más gente. "Hablamos del año 2002-2003, cuando la libertad de la Universidad supone una eclosión para todos, y ellas -las mujeres- empiezan a contar sus experiencias. Qué han hecho la noche anterior, cómo, y con quién. Lo mismo que hacemos los chicos, pero con la gran diferencia de la forma; las hay más tímidas, o más discretas, pero las que lo cuentan, lo cuentan de verdad, con pelos y señales, y nunca mejor dicho", explica entre risas.

Comes veinte y cuentas una (historia)

Ya lo advierte la periodista Isabel Herrera en el prólogo del libro, las mujeres, a diferencia de los hombres, "practicamos la discreción, (....) comes veinte y cuentas una (historia)", y fue esta la clave para que Sergio se decidiera a escribir sobre las experiencias de las mujeres, y no sobre el sexo al que pertenece. "Sois más sinceras, no os importa decir en determinado momento que la habéis cagado. Un chico nunca va a decir que ha tenido un gatillazo, la chica lo cuenta. Pero luego también tenéis esa crueldad de meteros con los chicos. También sois humildes, y admitís vuestros errores. Mis amigas luego lo hablan conmigo, y me dan permiso para contarlo", señala triunfal.

No tienen por qué ser historias de sexo explícito, el libro también deja una puerta abierta a la imaginación, y a otra serie de circunstancias graciosas, al menos para el lector, que cuentan las desventuras de una fatalidad que no llega a consumarse. Lo que todas tienen en común: "protagonistas a las que no les importa contar lo que hacen con los chicos", o contárselo a Sergio, por lo menos.

Para los precoces, para las ansiosas, para los 'colafina', y los 'membranas'

¿Cómo consigue Sergio convertirse en el confidente de tanta mujer? De todos es sabido que entre amigas las historias íntimas se comparten pero, ¿qué ofrece Sergio cómo amigo para colarse entre tanta falda? "Les doy la confianza de que no lo cuento, aunque haya escrito un libro -risas-", bromea. "En serio, en el libro nadie sabe si determinada historia es de una persona en concreto, a no ser que te lo hayan contado o lo hayas vivido. No pongo ni nombres, ni sitios, para que nadie pueda atar cabos, y cerrar el círculo. En eso soy muy meticuloso, máxima privacidad", añade contundente.

El objetivo de 'Mis amigas follan' es reírse, pasar un buen rato. "Hay muchos chicos y chicas que se pueden sentir identificados, a todos nos han pasado historias de estas". Una especie de terapia sana, aunque no es la finalidad de Sergio: "Yo me quiero reír de mis amigas, y con mis amigas. Puede ocurrir que leas una historia y digas: 'yo no haría esto jamás en la vida', pero lees otra y piensas: 'ésto lo tenia que haber hecho, o lo hice'. Te acuerdas de momentos, en definitiva, te ríes".

El salto de un blog semanal, a un libro

Tras reiteradas amenazas por hacer públicas 'las vergüenzas' de las chicas, y con el sopeso de los años que ha valorizado muchas de las escenas de las amigas de Sergio, en 2012 este 'confidente mujeriego' puso en pantalla las historias de 'Mis amigas follan' en un blog, en el que lo contaba todo. "Surgió por probar cosas nuevas. Estaba inmerso en un nuevo proyecto y, a la vez, llevaba tiempo con ello en la cabeza. Tenía historias muy guapas, y amenazaba a mis amigas con escribir un libro o hacer un monólogo. Pero me pareció más sencillo comenzar con un blog. Luego ya me compré los dominios y seguí experimentando con cuestiones técnicas, también por curiosidad", confiesa.

Las chicas se lo han tomado bien, pero algunas nunca se imaginaron protagonizando el capítulo de un libro. "Muchas me dieron el permiso de contarlo, por la situación en la que ellas me lo narraron, por mi estado, o por la hora a la que se producía la confesión. Luego pensaban que se me iba a olvidar. Pero yo, de estas historias, me acuerdo siempre perfectamente. También me ha ocurrido que, una amiga en concreto me escribió para preguntarme que cuándo iba a salir en el blog. 'Ostia que somos amigos y la gente va a pensar que yo no follo', me dijo", comenta Sergio entre risas.

¿Alguna historia autobiográfica?. Sergio deja que la pregunta 'se escurra'. "No sé si me da palo, porque no quería contar historias mías. Si lees el libro completo, a lo mejor sí que hay algo mío. No quería que fuera autobiográfico, porque me pasa como a cualquier tío, voy a contar lo que quiera, aunque no sea verdad. Pero mis amigas me han amenazado con que van a hacer un libro de que yo folló, o de que no".

Para ir abriendo boca...

A Sergio le resulta muy difícil seleccionar una historia de entre las 50. "Hay muchas graciosísimas, y de chorradas con las que te ríes. Una, por ejemplo, se cargó tres camas con el mismo chico. Otra se compone de varias de regalos, a una -que se cabrea- le regalan un carrito de la compra; a otra unas morcillas de León, y ésta termina encantada porque me dice: 'mi chico me ha traído 5 morcillas de León, esta noche ceno 6. Le hizo tanta gracia que cuando escribí su historia iba diciendo por ahí que era ella la del relato de las morcillas".

Sergio quiere más historias. "Lo mejor es que no ha terminado, a mis amigas les siguen pasando cosas, y quiero que me surjan más para hacer una segunda parte". Una lectura diferente, 'gamberra', fresca y fácil de leer. Indicada para cualquier hombre, para cualquier mujer, a las que, además, Sergio invita a compartir sus secretos... ¿Quién se atreve?

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad