Quantcast

HOMENAJE EN LEÓN

Juan Carlos Mestre se conmueve en el homenaje de estudiantes y profesores del Instituto Juan del Enzina

Un acto memorable lleno de emoción y profundidad donde el poder de la palabra se manifestó en total libertad con poesía, música, teatro y baile como protagonistas.

imagen
Javier M. Seisdedos | 19/04/2018 - 11:41h.

La primavera llego sin avisar a León con rayos de luz, y un cielo azul intenso. Un signo de que algo bueno estaba fraguándose en el ambiente.

A las 12 de la mañana todo estaba preparado para sorprender al recién premiado 'Castilla y León de las Letras 2018', Juan Carlos Mestre dentro del Instituto Juan del Enzina.

Se pueden decir muchas cosas buenas de un hombre que deja huella, sobre todo en las distancias cortas. Comprometido con su tierra con la libertad y con el don de la palabra transmitida en forma de escritura sutil, de poesía llena de sensibilidad y denuncia con una manera de contarnos las cosas, que como el agua, puede entrar sin permiso, en cualquier rincón, sin que nadie la pueda poseer, porque es libre igual que él.

Mestre, casi sin hacer ruido, comenzó abrazando a amigos del mundo de la enseñanza, y antes de sentarse con un poco de rubor, abrió la cortina que separaba su propio reflejo realizado en madera grabado con amor y esmero, dejando testimonio de su vida y de su obra. Con este, son ya once los homenajes realizados a paisanos de nuestra tierra unidos por el don de comunicar con las palabras el noble arte de la escritura. Mestre debió sonreír para sí, al darse cuenta que su retrato estaba muy cerca de su querido amigo inmortal, Antonio Pereira, hermano fraterno con el que aprendió a cabalgar en los lomos salvajes de la literatura a corazón abierto.

Es admirable y digno de estudio la labor que se viene realizando desde hace años, en el Juan Del Enzina en la transmisión del conocimiento literario de forma transversal, implicando a profesores y estudiantes uniendo en un trabajo holístico diferentes disciplinas artísticas con el fin de aprender  un poco más sobre la vida de escritores, poetas y literatos de nuestra prolífica tierra leonesa. Una implicación que se ha convertido en la seña de identidad de un centro público de enseñanza muy querido y valorado por su trayectoria social y cultural.

Después, se hizo el silencio, las luces quedaron tenues y como un huracán con eco de sensibilidad, comenzó un recital de creatividad a cargo de diferentes jóvenes estudiantes. Aportaron, inspirados en la obra del poeta, pintor y músico berciano, toda una sinfonía de voces multicolores. Juan Carlos Mestre pudo sentir como el espejo de su obra se representaba con la voz de estos adolescentes, que tienen en su mano la esperanza de soñar un mundo mejor del que les ha tocado vivir.

Poemas, música, teatro y bailes tejidos entre sí, que hablaban de amor, justicia, igualdad, derechos humanos, y la palabra 'Libertad' como grito de toda una generación que viene pisando fuerte, con las ideas muy claras, que son sensibles y muy receptivos a todo lo que les rodea. Los jóvenes que hoy decidieron preparar este acto durante meses de intenso trabajo en compañía de sus profesores, representan a una nueva hornada de seres humanos que tienen una gran responsabilidad. Ellos se están preparando a gran velocidad para parar y transformar toda esta sinrazón en la que estamos inmersos. Ellos saben muy bien, dentro de sí, que tienen todas las herramientas y conocimientos necesarios para construir un mundo, una tierra nueva donde podamos reencontrarnos como decía Mestre en su pequeño discurso con la justicia, piedad, misericordia y libertad necesarias.

 

En el salón de actos del Juan del Enzina muchos lloramos por dentro de emoción y de alegría, nos juntamos para recordar que nunca nos robaran la palabra, esas palabras que tienen el poder de abrir la puerta a lo extraordinario.

Con total gratitud por la experiencia vivida. Gratitud a los profesores que con su implicación ayudan a estos preciados adolescentes a encaminar su camino con la brújula de la educación.

Porque claro, que existen muchos motivos para la esperanza, tantos como todos los jóvenes reunidos, expresándose  con el poder de su voz para agradecer al maestro de las palabras hermosas, Juan Carlos Mestre , que su obra ha servido para inspirarse en el comienzo de este viaje que ya no tiene vuelta atrás.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad