Quantcast

Cultura

Villamejil acoge la exposición 'La Letra Pintada' de Sendo

Podrá visitarse hasta el 16 de agosto en la Casa del Concejo de la localidad cepedana.

La Palabra Pintada, una serie pictórica del artista plástico Rosendo García Ramos, Sendo, iniciada en Lisboa en los años ochenta. Imagen de Guiarte.com
La Palabra Pintada, una serie pictórica del artista plástico Rosendo García Ramos, Sendo, iniciada en Lisboa en los años ochenta. Imagen de Guiarte.com
ileon.com  | 08/08/2018 - 12:15h.

La Casa del Concejo de Villamejil (León) acoge hasta el 16 de agosto una gran exposición del pintor Sendo, titulada 'La Letra Pintada' en la que reúne obra realizada desde los años 80 a la actualidad.

La parte esencial de la exposición se refiere al mundo de la escritura, la prensa, los legajos, los libros, que el artista representa modificados por el poso del tiempo. Se trata de un conjunto que reúne obra expuesta en muestras de Lisboa, Bilbao, Valladolid y México, junto a las que Sendo presenta una selección de trabajos realizados recientemente para el último ensayo escrito por Tomás Álvarez, 'Cosas de la Bucólica. La gastronomía del Quijote', trabajos cargados gestualidad y de vigor neoexpresionista.

El conjunto se complementa con otros cuadros que contribuyen a divulgar las facetas cruciales de la visión pictórica del artista como son el movimiento, el caminante y el paisaje.

La mirada de Sendo reposa en tres factores esenciales, el movimiento, la descomposición y la erosión. En el caso de la letra escrita, el artista realiza una arqueología de la palabra, de las leyendas, las noticias o las imágenes vinculadas con la escritura.

El punto de partida del conjunto de 'La Letra pintada' fue un hecho iluminador para el artista, la visión de un muchachuelo vendiendo el periódico, el Correio da manhá, por las calles lisboetas, con un serón al hombro.

"Los pintores también somos cronistas del tiempo que nos toca vivir, como adivinadores del futuro asentado en el pasado" afirmó el autor, impregnado por ese aire "erosionado" de la capital lisboeta, que hace aparecer a esta urbe luminosa como ajada por la climatología y la propia historia.

El pintor reconoce la influencia de su estancia durante seis años en la ciudad portuguesa, de la que le influenció "la reverberación de la luz atlántica en las desconchadas paredes de la vieja Lisboa, creando una atmósfera de deliciosa decadencia".

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
LO + VISTO
publicidad