Quantcast

Cultura

Un emotivo acto para regresar cargado de versos a la Laciana natal

Fernando Calvo presentó en Villablino su séptimo libro de poesía, 'Las luciérnagas mueren en el frío del mundo', en un encuentro entrañable.

presentación Villablino libro poesía 'Las luciérnagas mueren en el frío del mundo' Fernando Calvo
El autor, Fernando Calvo, en un momento de la presentación. / Luis Álvarez
ileon.com  | 08/09/2018 - 18:08h.

El acto de presentación en Villablino del libro de poesía "Las luciérnagas mueren en el frío del mundo", del leonés Fernando Calvo, se convirtió ayer en un encuentro entrañable entre amigos, para disfrutar de los versos y la sensibilidad del autor.

Fernando Calvo García, a sus 73 años, regresó a la tierra que le vio nacer, para presentar su séptimo libro de poesía, destacando que "hacia 10 años que no venía por aquí, desde la presentación del segundo", explicó en su intervención. En ella, se desprendía una queja amarga, por la ignorancia de su obra en su propia tierra, de la que dijo "me ha ignorado como poeta".

Recordando un poco la amargura irónica de Valle Inclán en su testamento poético: "Y para ti mi cadáver, reportero. / Si humo las glorias de la vida son, / tu te fumas mi gloria en un veguero / y te das un banquete en un figón", quiso que esas frases sonaran a una especie de despedida.

Fernando Calvo, originario de Villaseca de Laciana, del pueblo viejo o barrio de abajo, donde nació en 1945 y vivió su infancia y primera juventud, con 17 años se marchó a estudiar y solo regresó ocasionalmente. Su vida profesional la ha desarrollado en Torrejón de Ardoz (Madrid), donde ejerció 35 años de maestro en la escuela pública. Se hizo maestro después de haber iniciado su aventura estudiantil en el peritaje industrial, que abandonó por el magisterio.

En el acto, que concitó escaso público, le sobraban razones para la queja a Fernando, aunque estuvo presente y con participación activa un pequeño parnaso de amigos, amantes fervientes de la poesía, Andoni, Javier, Pablo, Lidia o El Caminante, venidos desde León, Astorga y Valladolid. Para leer sus poemas y poner en ellos, unos la ternura, otros la serenidad y algunos la pasión y el entusiasmo.

Él mismo se describe en uno de los poemas de su libro: "El poeta es un ser: / observador, / curioso, / intuitivo, / imaginativo, / sensible, / sutil, / herido / amante de la belleza, / reflexivo, / amante del recuerdo. / Escribe para comprenderse / y comprender el mundo. / Un poeta es un hombre con conciencia, / es memoria".

De cada uno de sus libros ha enviado siempre ejemplares a la Biblioteca pública de Villablino, como los últimos que le acompañaron en el acto de presentación, y de los que hizo entrega al concejal de Cultura del Ayuntamiento, Ángel Gutierrez, presente en el evento y que hizo la introducción al acto, narrando los detalles entrañables de la infancia del autor en Villaseca.

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad