Quantcast

martes 12 febrero

El ciclo de cine de los Capuchinos propone 'El autoestopista' para este martes

La iniciativa se celebra todos los martes a las 20.30 horas en el Teatro San Francisco de León. El precio es de 4 euros.

El autoestopista
ileon.com / Rapaz | 11/02/2019 - 13:00h.

El Teatro San Francisco propone para su próxima proyección dentro del ciclo de cine de los Capuchinos, todos los martes a las 20.30 horas, el clásico 'El autoestopista'. El precio es de 4 euros.

Ficha técnica

Año: 1953

Duración: 71 min.

País: Estados Unidos

Intérpretes: Edmond O'Brien,  Frank Lovejoy,  William Talman

Dirección: Ida Lupino.

V.O.S.E.

Trailer

Carretera al infierno

El autoestopista, considerada hoy como film de culto, es la primera película de cine negro en la historia del séptimo arte dirigida por una mujer. Concretamente la actriz Ida Lupino, quien tras un periodo de suspensión en los años 40 por haberse negado a rodar con la Warner Bros., fundó la firma independiente "Filmakers" en colaboración con su segundo marido, el guionista Collier Young, coautor junto con la propia Lupino del guión de El autoestopista. Otras aportaciones interesantes de la cineasta desde el otro lado de la cámara fueron Outrage (película de temática feminista en la que se aborda la violación) o El bígamo (también escrita por Collier Young, quien curiosamente estuvo casado con las dos actrices protagonistas, Ida Lupino y Joan Fontaine).

Podríamos caracterizar El autoestopista como una película de atmósfera opresiva y claustrofóbica, en la que se nos cuenta la peripecia de dos amigos cuya excursión de pesca acabará convirtiéndose en una auténtica pesadilla, tras recoger en la carretera a un convicto fugado. Lupino consigue mantener el pulso narrativo sin que el suspense decaiga un solo minuto, siendo también digna de mención la interpretación de William Talman en su papel de psicópata homicida. La buena fotografía en blanco y negro y la ambientación en los desiertos de la Baja California contribuyen a acentuar el tono lúgubre y siniestro que impregna el film.

En definitiva, una película que habría de crear escuela al erigirse en precursora de un género, el cine de maníacos asesinos, que tanto juego ha dado en épocas posteriores del celuloide. Uno no puede por menos que pensar en Funny Games de Michael Haneke o en Asesinos natos de Oliver Stone. Y con un mensaje inquietante, que se nos comunica al principio mismo de la película: el próximo podría cualquiera de nosotros.

Disfrutemos con alivio al comprobar que, de momento, les toca ser a otros las víctimas.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad