Quantcast
Tribuna de Opinión

Manifestación, concentración y paseo

El columnista Máximo Soto Calvo describe la movilización de '30 años sin' con su visión de lo ocurrido dentro de la manifestación que recorrió el sábado 10 de mayo el paseo de La Condesa, manifestando la falta de cohesión en el mensaje, asistentes y objetivo de la misma.

imagen
Máximo Soto Calvo | 11/05/2014 - 12:00h.

Ayer sábado asistí al paseo leonesista que bandera en mano unos, con la enseña sobre los hombros otros, y sólo con presencia física, y no es poco, me atrevería a decir no muchos, aunque puede que más de los esperados, todos convocados por el movimiento 30 años sin... UPL. ¿Lo conseguido? Mostrar que los leoneses existimos, aunque seriamente dañados y con serias discrepancias.

Si uno camina por un paseo, en este caso La Condesa, está paseando; si al propio tiempo es un grupo y lleva pancartas reivindicativas, se añade que el paseo es reivindicativo de lo que en éstas se trata de expresar, y se viene a corroborar con los eslóganes que los componentes de la marcha tuvieran a bien corear en alta voz. ¿Se corearon muchos? Pues no, se ha pasado una gran oportunidad de unir, de compaginar esfuerzos, ahuyentar los fantasmas de las primacías de que cada cual es el mejor...

Un acto público al que no podían faltar los leonesistas, algo con lo que la Plataforma organizadora, que pretendía mostrarse no ligada a la Formación UPL, ya contaban. Si uno se movía por entre los asistentes podía escuchar discrepancias en cuanto a la movilización; además que muy buena parte de éstos creían interpretar que planeaba la unilateralidad organizativa.

El recorrido, se desconocía por el público a la hora de partir. No se trasmitían consignas. Se arrancaba por libre. Hasta donde pude indagar, no se había invitado a participar en la organización, consensuar recorrido, etcétera. Porque, decir "esto es lo que hay", sin dar opción para opinar o contrastar pareceres, es tan sólo pedir participación numérica al leonesismo sociocultural.

Cuestión bien distinta era incorporar a la Manifestación a los leoneses en general, siempre retraídos y hasta recelosos del tema leonesismo, ésos que, día a día, han perdido fe en la posibilidad leonesa de autonomía diferenciada; los que votan a los políticos de León según ideología haciendo caso omiso del sentimiento de petenencia al Pueblo Leonés.

La ocasión creo que era para, junto a lo abstracto leonés, reivindicar nuestros derechos como Pueblo Histórico, que además venía propiciada por el recuerdo de la Gran Manifestación de Mayo de 1984. La que supongo, en el recuerdo, propiciaba miedo escénico comparativo en la formación UPL, de ahí el corto recorrido a contrapelo de la recordada.

Aunque en esta tierra leonesa no sea necesario repetirlo, conviene añadir que en aquélla de 84 se pedía la autonomía para la Región Leonesa en pancartas. Se coreaba principalmente "León sin Castilla", si bien en la pancarta que abría la marcha se leía "León Solo", y centrado tras de ésta se encontraba Juan Morano, alcalde de León, el uniprovincialista del "Solos Podemos" y manipulador del leonesismo.

Mi opinión es que el eslogan "León Solo", alude a "León sin Castilla". ¿Qué León es el que quedaría liberado? Pues el León Región. Entendiendo que por cualidad nominal en la provincia leonesa de León es donde se está en mejores condiciones de acoger, replantear, y esto porque nunca se ha dejado, para poner en marcha el proceso diferenciador, de ahí que, ante el León Solo se pueda interpretar que los leoneses de León, quieren ir solos. Para mí siempre como bastión regional.

Urge ya desde el leonesismo sociocultural una puesta en común triprovicial, pues los políticos no parecen estar por la labor. ¡Y hay que exigírselo, o no votarlos! El paisanaje triprovincial componente principal, de desigual porcentaje, pero compartiendo sentimiento en aquélla del 84, debe tratar de redimir el pecado de tolerancia del Pueblo Leonés por no usar el sentimiento identitario común, cayendo además en la nefasta tolerancia de la nominación de castellanos en muy buen parte del territorio regional, éste que formó parte del Gran Reino de León.

La Plataforma organizadora elaboró una lista de agravios —ciertos sin duda alguna, siendo estos puntos los que incitaban a la movilización—, pero me llevé la impresión final, por lo que podía escuchar entre el público, que el mensaje final adolecía de garra. Faltaba propuesta de unión regional, líneas de actuación ante los agravios, y sobre todo concordia leonesista para la defensa de lo leonés.

___
Nota: pueden ver un reportaje gráfico de la manifestación en el blog personal del autor: 'León al Máximo'.

publicidad
publicidad
publicidad