Quantcast

sociedad

UPL pide a Paradores un inventario de las obras de arte de San Marcos y que en su reapertura vuelvan a su lugar

La clausura de las instalaciones se anuncia hasta el 1 de marzo de 2020, si bien el plazo de ejecución de las obras en esta primera fase es de 16 meses.

imagen
Ical | 15/12/2017 - 12:41h.

El Hostal Parador de San Marcos de León tiene colgado desde este viernes el cartel de cerrado con motivo de los trabajos de rehabilitación que se acometerán en las instalaciones de este emblemático edificio durante los próximos meses con el fin de que el inmueble se convierta nuevamente en uno de los principales alojamientos hoteleros de todo el país. La clausura de las instalaciones se anuncia hasta el 1 de marzo de 2020, si bien el plazo de ejecución de las obras en esta primera fase es de 16 meses.

Ante el cierre debido a la reforma de las instalaciones durante los próximos meses, UPL ha reclamado a Paradores que se haga un inventario de las obras de arte de San Marcos y en su reapertura vuelvan a su ubicación original.

Unión del Pueblo Leonés ha mostrado su preocupación en relación con las obras artísticas que el propio Parador alberga. "Si bien se afirma que serán guardadas hasta la reapertura del Parador, mucho nos tememos que algunas de ellas puedan acabar en otros Paradores, y ya no vuelvan en la reapertura a su ubicación original, por lo que consideramos imprescindible el que se haga un catálogo o inventario de la totalidad de las obras que actualmente se exhiben en el parador de San Marcos y reclamamos a la dirección de Paradores que se respete la actual situación y número de obras existentes en el mismo", una petición también realizada por este periódico a la dirección de Paradores.

Por otra parte, sin perjuicio de considerar necesarias las obras que se acometerán, el partido leonesista lamentar que el año en que León será capitalidad gastronómica la ciudad se quede sin un centro hostelero emblemático y el único con cinco estrellas.

Fases de los trabajos

Esta primera fase de los trabajos que ahora arranca y que tendrá una inversión de casi 13 millones de euros, consistirá fundamentalmente en la remodelación de los edificios históricos del parador, que verán cómo se modifican de lugar algunas de sus estancias principales para ofrecer un mayor lujo y accesibilidad a las instalaciones.

Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de monumento, en la primera etapa de la reforma está previsto centrar las actuaciones en el edificio histórico, incluyendo el claustro renacentista y contemplando la recuperación del patio de la zona sur. Se mejorarán los accesos y se habilitarán menos de medio centenar de habitaciones 'singulares', un restaurante, cafetería y desayunador, salón para clientes y zona de recepción.

Hasta ahora eran numerosos los eventos -bodas, celebraciones familiares, congresos, reuniones de trabajo y viajeros llegados de todo el mundo- que albergaba el parador de San Marcos, citas que a partir de ahora se derivarán a otros establecimientos de la capital leonesa e incluso de la provincia, en especial teniendo en cuenta que León espera el próximo año una afluencia importante de visitantes tras su declaración como Capital Gastronómica Española.

La reforma de San Marcos comienza casi una década después de que el entonces presidente de Paradores, el socialista leonés Miguel Martínez, anunciase en julio de 2008 una renovación del edificio, con un plazo previsto de tres años, y la construcción de un centro de convenciones. Año y pico después se situaba en la primavera de 2011 una adjudicación superior a los 40 millones y su conversión en Parador Museo. Ya en 2012, tras aclarar que el proyecto no estaba cancelado, se confirmaba que se acometería "de forma más austera, cuando lo permita el ajuste presupuestario". A mediados de 2014, la presidenta y consejera delegada de la cadena hotelera pública, Ángeles Alarcó, declaró que Paradores consideraba "prioritaria" la reforma que finalmente arrancará a principios de 2018.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad