Quantcast

Internacional

Cuba ya tiene un nuevo presidente, de ascendencia asturiana

Miguel Díaz-Canel, de 57 años y descendiente de un abuelo emigrante de Castropol, recibe el apoyo para suceder al último de los Castro en gobernar en la isla.

imagen
Miguel Díaz-Canel, nuevo presidente de Cuba.
ileon.com  | 19/04/2018 - 17:00h.

El candidato esperado, el único que había, Miguel Díaz-Canel, número dos del Gobierno cubano desde 2013, se ha convertido oficialmente en el nuevo presidente de Cuba, donde por primera vez desde hace seis décadas el principal mandatario del país no tiene el apellido Castro.

Díaz-Canel, quien mañana cumple 58 años, recogió el testigo entregado por Raúl Castro, quien después de doce años en el poder deja la presidencia del país en cumplimiento de la limitación de mandatos para los altos cargos del régimen que él mismo declaró en 2013.

Nacido en Villa Clara (Santa Clara, Cuba) el 20 de abril de 1960 -un año después del triunfo de la Revolución que lideró Fidel Castro-, el nuevo mandatario cubano es un político forjado desde las bases del Partido Comunista (PCC) que ha ido ascendiendo progresiva y discretamente en las estructuras del poder hasta convertirse en el número dos del régimen. Pero curiosamente tiene raíces asturianas, ya que su bisabuelo, originario de la localidad de Castropol, emigró a Cuba a mediados del siglo XIX para regentar en La Habana una conocida fábrica de muebles.

Este ingeniero electrónico, graduado en 1982, se incorporó a las Fuerzas Armadas de Cuba hasta 1985 y desde abril de ese año se desempeñó como profesor en la Universidad Central de Las Villas: fue en ese centro donde dos años más tarde y sin abandonar la docencia comenzó su carrera política en la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), la cantera del PCC.

A esa época se remonta su experiencia internacionalista al encabezar (entre 1987 y 1989 y como especialista en radio de las Fuerzas Armadas cubanas) un contingente que viajó a Nicaragua para ayudar al Gobierno sandinista, entonces en guerra contra fuerzas partidarias del exdictador Anastasio Somoza apoyadas por EEUU.

A su regreso, continuó su progresión en el escalafón de la UJC donde llegó a ser miembro de su Buró Nacional, responsable del área ideológica y segundo secretario de la organización, cargo que asumió en 1993 tras la amplia remodelación que la organización experimentó cuando Roberto Robaina, hasta entonces líder de la filial juvenil comunista, fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores.

De forma paralela, Díaz-Canel inició su carrera en el Partido Comunista: en 1991 ingresó en el Comité Central del Partido, en 1993 asumió la dirección de la organización en Villa Clara donde fue elevado a secretario provincial entre 1994 y 2003.

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad