Quantcast

política municipal

La alcaldesa de Ponferrada se “replanteará seriamente” su relación con Ciudadanos tras su rechazo a las cuentas

Gloria Fernández Merayo califica de "desleal" la actitud de las dos ediles de la formación naranja en el Consistorio.

César Sánchez / ICAL La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo (I), junto a la portavoz de Ciudadanos, Rosa Luna (D), momentos antes del inicio del pleno del Ayuntamiento de Ponferrada.
César Sánchez / ICAL La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo (I), junto a la portavoz de Ciudadanos, Rosa Luna (D), momentos antes del inicio del pleno del Ayuntamiento de Ponferrada.
D. Álvarez/ ICAL | 07/08/2018 - 17:44h.

La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, anunció este martes, tras el debate plenario que concluyó con el rechazo a los presupuestos municipales para 2018, que se "replanteará seriamente" su relación con Ciudadanos (Cs), después de que las dos ediles de la formación naranja en el Consistorio de la capital berciana, Rosa Luna y Ruth Santín, votasen en contra del proyecto presentado por el equipo de Gobierno.La regidora calificó la actitud de las dos concejalas de "desleal" y les acusó de "cambiar el sentido del voto que nos habían dado a entender".

Visiblemente enojada, Fernández Merayo reiteró que estudiará con el grupo de Gobierno y de cogobierno la situación en relación al Instituto Municipal de Formación y Empleo (Imfe), que dirige Luna. "Recuerdo que el Imfe también es equipo de Gobierno", afirmó la regidora, que consideró que "no se puede consentir que una persona vote en contra de sus presupuestos". "No nos merece fiabilidad una persona que va en contra de sus propios actos", manifestó.

Preguntada por si esa decisión se materializaría en la destitución de Luna al frente del Imfe, la regidora insistió en "replantear esa colaboración", una decisión que retrasará hasta que hable con el resto de miembros del equipo de Gobierno. "Vamos a mirar bien todo, a ver cómo se reconduce esta situación", señaló Fernández Merayo, que reconoció un "malestar muy importante" entre los responsables del Consistorio.

En la misma línea, calificó la situación de "esperpéntica" y criticó que las ediles de la formación naranja "se sienten equipo de Gobierno cuando cobran a fin de mes, pero otras veces no se sienten equipo de Gobierno". "Es el colmo, estas muchachas no estuvieron el día que en 'Barrio Sésamo' enseñaban la diferencia entre dentro y fuera", espetó.

Igualmente, criticó que, tras anunciar la pasada semana que se ausentarían de la sesión, las dos ediles hayan "aparecido sorpresivamente", sin comunicar al equipo de Gobierno el sentido de su voto. "¿Para qué queremos un colaborador que en los momentos decisivos vota en contra sin explicarnos sus motivos?", se preguntó retóricamente la regidora.

Cargo a disposición

Por parte de Ciudadanos, la edil Ruth Santín respondió a la regidora que el pacto alcanzado entre la formación naranja y el PP se circunscribe a "cuestiones importantes para la ciudad". "No somos equipo de Gobierno y no lo hemos sido en ningún momento, jamás hemos estado en las juntas de Gobierno" afirmó Santín, que aseguró que la propuesta política de Cs consiste en "votar aquellos asuntos que son buenos para la ciudad, vengan de quien vengan".

En relación a la Presidencia del Imfe y las palabras de la alcaldesa, Santín subrayó que "hace mucho tiempo que ese cargo está a su disposición, si ella lo considera oportuno" y aseguró que "Cs no va a acatar bajo ningún concepto que se utilice el cargo como moneda de cambio para las decisiones que pretenda adoptar".

En cuanto a las negociaciones para aprobar las cuentas, Santín remarcó que "la alcaldesa no se ha portado correctamente con este tema" y afeó que se haya servido del "chantaje a la oposición" para "convertir el salón de sesiones en un mercado".

Día triste

En la misma comparecencia, al término del pleno, la alcaldesa calificó la jornada de "día triste para Ponferrada" y aseguró que "los partidos de la oposición están pensando más en agarrarse a sus sillones que en los vecinos de Ponferrada". "No han cegado a la alcaldesa, ni al equipo de Gobierno, han cegado a los ciudadanos", afirmó Fernández Merayo, que achacó esa postura contraria a "intereses electoralistas que no va a entender nadie".

"Hoy la irresponsabilidad de la oposición ha tirado por la borda seis millones de euros que eran de los vecinos de Ponferrada", lamentó la regidora, que emplazó a los grupos del Consistorio a "dar explicaciones". "Tienen el derecho legal, pero no el moral", recriminó la regidora, que aseguró que los responsables de la oposición "lo lamentarán durante años".

En la misma línea, el socio de cogobierno en el Ayuntamiento, Pedro Muñoz, defendió la "propuesta desesperada" con la que intentó salvar a última hora la aprobación de unos presupuestos que calificó de "necesarios". "Ojalá todo el mundo haya tomado nota", afirmó el líder bercianista, que acusó a los grupos de la oposición de ser "implacables" con los ciudadanos.

Por su parte, el portavoz socialista, Olegario Ramón, criticó que "se ha pasado de negociar con la mano tendida a negociar con el chantaje más burdo" y defendió que los remanentes de tesorería con los que el equipo de Gobierno pretendía negociar la aprobación de las cuentas se tendrán que negociar igualmente a través de modificaciones de crédito.

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad