Quantcast

ELECCIONES 10-N

Cuando te toca estar seis veces seguidas en la mesa electoral por la despoblación

María Ángeles Vera, Conchi Calvo y María Jesús Ruiz repiten en las localidades sorianas de Villar del Campo y Pozalmuro por sexta vez consecutiva. Debido a la despoblación en algunos en pueblos no se hace sorteo, tal y como establece la Ley Electoral, sino que los pocos que viven allí se prestan como voluntarios para evitar "por humanidad" a "los que viven fuera" que se tengan que trasladar "a contar quince votos".

Urna Elecciones Generales 10N 2019 Valladolid
Una votante a punto de depositar su voto este 10N. Foto: Miriam Chacón / ICAL.
Lucía Sánchez / ICAL | 10/11/2019 - 12:30h.

Desde las 8.00 horas de la mañana de lo único que se habla en el centro social de Villar del Campo es de que en febrero, los mismos, volverán a formar parte de la Mesa Electoral, pues están convencidos de que habrá que volver a repetir las elecciones. María Ángeles Vera ha participado como vocal en seis ocasiones desde 2015, y admite que, a pesar de que hay que colaborar para que las Elecciones se celebren, "se empieza ya a cansar". La falta de población en este pequeño municipio ubicado en la Sierra del Madero de Soria, donde apenas duermen seis personas en invierno provoca que sí o sí "te toque estar de mesa".

"He participado en todas las elecciones. Casi que he perdido la cuenta de cuántas llevo. Habitualmente estamos cuatro y no queda más remedio que colaborar", admite. Para los miembros de esta mesa electoral, hoy 10 de noviembre es un día de convivencia, pues como mucho vendrán a votar 17 personas. Para que el tedio y el aburrimiento no se apoderé de ellos, el Ayuntamiento les pone toda clase de facilidades: las urnas se colocan en el centro social e incluso, les da de comer.

El frío arrecia hoy en Soria y la nieve ha hecho acto de presencia en esta provincia, la más despoblada de España y cuya población es también la más envejecida del país. Pese a ello, la gente de los pueblos se abriga y ejerce su derecho.

Desde los ayuntamientos de esta comarca se admite que en algunos de estos pueblos no se hace sorteo, tal y como establece la Ley Electoral, ya que los cuatro que viven en los pueblos se prestan como voluntarios; pasan a ser los titulares de la mesa y solo se hace el sorteo para los suplentes de los mismos. Además, en el censo tienen empadronados a personas que residen en invierno en otras ciudades como Barcelona o Zaragoza, a los que "por humanidad" no se les hace venir un 10 de noviembre a Soria para contar media docena de votos.

Asimismo, también advierten que "más pronto que tarde" las mesas electorales en muchos pueblos de Soria tendrán que ser conformadas por vecinos de la ciudad o de las localidades más grandes, puesto que tienes que designar a un total de nueve personas entre titulares y suplentes y los mayores de 70 años están exentos.

Dos votantes entrando a votar en Valladolid. Foto: Miriam Chacón / ICAL.
Dos votantes entrando a votar en Valladolid. Foto: Miriam Chacón / ICAL.

Frente a la actividad frenética de las mesas electorales en Madrid, Barcelona, o cualquier capital de provincia con una densidad de población normal, en la mayoría de los pueblos de Soria, se vive el 'slowday'. Cuando avancen las horas los miembros de la Mesa Electoral de Villar del Campo se turnarán para darse un paseo por el pueblo y matarán el tiempo haciendo puzzles, viendo la televisión o navegando por internet.

"¿Qué vas a hacer? Esto es cansado, aunque no haya gente. Lo único bueno es que tardamos diez minutos en contar los votos y hacer el acta. A las 20.15 casi estamos en casa. En abril solo tuvimos que contar 17 votos", expresa María Ángeles Vera, para reseñar que ella "se lo toma con humor y que no se habla de otra cosa de que en febrero se volverán a encontrar los mismos, con las mismas urnas y los mismos votos".

Y si no son voluntarios, les toca cada dos o tres elecciones

El alcalde de Hinojosa del Campo, Raúl Lozano, es también presidente de la mesa. Confirma que cada dos o tres elecciones le toca por sorteo. Las cuentas son fáciles están 30 censados, si eliminan a los jubilados a los cuáles se les exime a partir de los 70 años, solo quedan diez elegibles, por lo que, si encima se suceden tantos procesos electorales como está ocurriendo desde 2015, te toca sí o sí. "Al final quedamos solo diez para hacer mesa. Además, si alguno le toca y justo ese día tiene una celebración familiar o tiene que trabajar fuera, el vecino le suple sin tener que llegar a la renuncia. En estos pueblos el trato es muy directo, es que somos muy pocos", reflexiona.

Raúl Lozano manifiesta como en algunas localidades de Soria se conforma la mesa electoral con vecinos de la capital, ya que los censados son todos muy mayores. En este sentido, lamenta que esto sea el futuro para muchos pueblos de Soria, y admite que a pesar de que no le gustaría porque "ama la tierra en la que vive", llegará un día, no muy lejano, en que no quedará nadie en los pueblos pero sí habrá alguno censado que resida en otro lugar, por lo que las mesas electorales se conformarán con gente de otros sitios. "Es una pena, me gustaría pensar que esto puede revertirse, pero es difícil en pueblos donde viven cuatro".

Vocal "por enésima vez"

Con mucho más humor se toma ser vocal "por enésima vez" a Conchi Calvo, quien admite que ella "obedece lo que le dice el Ayuntamiento, ya que algunas noches solo duermen solo ocho en Pozalmuro y no queda más remedio que ayudar en lo que sea preciso".

Admite que, a pesar de que tenga que arrimar el hombro, ella vive "fenomenal" en su pueblo, y aboga porque los urbanistas cansados de vivir en un continuo estrés prueben un estilo de vida más sosegado. "Yo vivo muy bien. Aquí se vota en el teleclub. Pasamos un buen día, tomamos al medio día un vermuth y después comemos", relata entre risas.

Un colegio electoral de Zamora este 10 de noviembre. Foto: J.L. Leal / ICAL.
Un colegio electoral de Zamora este 10 de noviembre. Foto: J.L. Leal / ICAL.

María Jesús Ruiz Sanz, que ha sido presidenta de Mesa en casi todas las Elecciones también en Villar del Campo, asegura que ya ni se repasa el libro del procedimiento electoral, pues se lo sabe de memoria. Si acaso relee lo que considera voto nulo o blanco, que es lo que más dudas suele generar y "para de contar".

El cura y el alcalde, titulares de mesa

En San Pedro Manrique, un pueblo con 426 personas con derecho a voto, por sorteo, el cura y el alcalde salieron de titulares de la mesa. El cura, que ya había participado en algún que otro proceso electoral, se excusó por rebasar la edad legal, sin embargo, al alcalde hoy le toca contar y recontar.

Desde la Junta Provincial de Zona aseguran que en los procesos electorales en el deshabitado medio rural soriano se recurre a la buena voluntad de sus habitantes, y se añade que las Elecciones se deben realizar, por lo que se constituyen las mesas con los censados con derecho a voto, se resuelve y vuelta a la vida normal.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad