Quantcast

AYUNTAMIENTO DE PONFERRADA

Ponferrada lleva a pleno un plan de reactivación económica y protección social con 62 medidas

Entre las propuestas se incluye una granja municipal, moratoria de pago de tributos o bonos subvencionados para gastar en comercio y hostelería.

Olegario Ramón (PSOE), alcalde de Ponferrada
Olegario Ramón (PSOE), alcalde de Ponferrada
D. Álvarez/ICAL | 25/05/2020 - 13:55h.

El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, presentó hoy en una rueda de prensa telemática el plan de reactivación económica y protección social que el equipo de Gobierno prevé aprobar en la sesión plenaria de este viernes y que incluye 62 medidas distribuidas en cuatro ámbitos: social, desarrollo económico, urbanismo y movilidad. El regidor explicó que este programa de actuaciones, cuyas principales medidas tendrán un coste de 2,2 millones euros según el cálculo efectuado por la tesorería municipal, cuenta con las aportaciones de los grupos políticos y de los integrantes de la Mesa del Diálogo Social, aunque "no es un plan cerrado" y podrá incluir nuevas medidas que se consideren necesarias de acuerdo con la evolución de la desescalda.

En ese sentido, Ramón apeló a la "unanimidad" del pleno para dar el visto bueno a este plan como "ejercicio de unidad" frente a la pandemia. Igualmente, valoró que la elaboración de este "amplio documento" haya contado con la implicación de partidos, sindicatos, asociaciones empresariales, comerciantes y hosteleros de la ciudad. "No buscábamos medidas novedosas, sino eficientes", aseguró el alcalde de la capital berciana, que destacó que el plan cuanta con "medidas que se puedan cumplir".

Redactado por los Concejalías de Desarrollo Económico y Hacienda, aunque con una participación especial del área de Bienestar Social, el programa de reactivación "no supone un incremento del endeudamiento" del Consistorio, explicó Ramón, ya que se financiará con las aportaciones de la Junta, a través del acuerdo marco, así como con el crédito de 2,5 millones incluido en los presupuestos aprobados la pasada semana. El regidor instó a la "necesaria colaboración e implicación" de las instituciones superiores, como la Junta, el Gobierno y la Unión Europea, para la puesta en marcha de las diferentes medidas.

Principales medidas

En el ámbito social, Ramón destacó que se mantendrán las ayudas extraordinarias establecidas durante la emergencia para hacer frente al pago de alquileres, hipotecas y suministros. También se pondrán en marcha actuaciones encaminadas a reducir la brecha digital en el colectivo de personas mayores y a favorecer la conciliación de la vida laboral y familiar.

Por lo que respecta al desarrollo económico, el plan incluirá una moratoria general para tributos y prestaciones públicas, de manera que el cobro de estas tasas podrá retrasarse hasta el 31 de julio en el caso de los impuestos de vehículos y basura y hasta el 30 de diciembre para el resto de tasas. Las familias y colectivos con problemas derivados de la crisis sanitaria podrán aplazar el pago sin interés hasta el 30 de junio 2021.

Además, el Ayuntamiento permitirá el pago fraccionado del IBI y reducirá el tipo del impuesto obras del 3,61 al 2,9 por ciento. La tarifa de la tasa de recogida de basuras también se reducirá para los locales comerciales de menos de 200 metros cuadrados, que disfrutarán de bonificaciones de entre el 50 y el 66 por ciento. Igualmente, disminuyen un 75 por ciento las tasas relativas a nuevas aperturas, cambios de titularidad o renovación de licencias y habrá exenciones para los comerciantes del mercado de abastos. Los de puestos interiores verán condonados tres meses de tasa, mientras que los del mercadillo exterior pagarán la mitad de la tasa, igual que los bares que dispongan de terrazas y veladores.

Por otro lado el Consistorio se compromete a lanzar campañas de promoción del comercio y la hostelería locales, a través de unos bonos subvencionados en parte por el Ayuntamiento. Además, el plan también incluye la puesta en marcha de una plataforma digital de comercialización para los productos locales y de la plaza de abastos.

En lo relativo al turismo, el programa de actuaciones impulsará la digitalización del sector y promoverá a Ponferrada como "destino sostenible" en el mercado del turismo de interior, dentro de un "enfoque comarcal" de la actividad. Sin embargo, las medidas de protección para frenar la pandemia obligarán a "replantear festejos y actividades" como la Noche Templaria o las fiestas de la Encina, reconoció Ramón, que apostó por "potenciar las actividades de calle", de acuerdo con las indicaciones del comité municipal de desescalada.

Por lo que respecta al urbanismo, los plazos máximos para resolver las licencias municipales se reducen a dos meses en el caso de obras mayores, un mes para las obras menores y 15 días para las licencias de actividades. El plan también apunta hacia la modernización de los accesos al polígono industrial de La Llanada, a través de un "plan plurianual" de inversiones, así como otras actuaciones de regeneración urbana y adscritas a las obras del plan de movilidad.

En esa línea, Ramón aseguró que el equipo de Gobierno es partidario de poner en marcha "un aprovechamiento nuevo del suelo público", cediendo el derecho de superficie, aunque no la propiedad a cooperativas que promuevan nuevos modelos residenciales, como las viviendas colaborativas intergeneracionales o el 'cohousing' senior.

Además, el Ayuntamiento también prevé poner en marcha una granja municipal que permita abastecer de productos de primera necesidad a las residencias de mayores y a los comedores infantiles, a la vez que se fomenta el cooperativismo en el sector primario. Esta actuación se acompañaría con la creación de un canal de comercialización 'online' y de una plataforma física que se situaría en el edificio del antiguo matadero.

Por último, en el ámbito de la movilidad, el plan apunta a la reducción de tráfico en el centro de la ciudad y a la creación de "más espacios de socialización", en la línea de los cierres temporales al tráfico que han tenido lugar en algunas calles de la ciudad los últimos fines de semana. "Las grandes dificultades pueden servir para tomar decisiones en beneficio de la comunidad", resumió Ramón, que se marcó el objetivo de "ir un poco más allá" en la adopción de medidas como la limitación de velocidad a 30 kilómetros por hora o la recuperación de espacio para los peatones en el casco urbano.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad