LITIGIO INSTITUCIONAL

La Diputación desprecia la reclamación de Sierra Pambley por el monte San Isidro

El presidente se limita a recordar que la institución rechazó las peticiones de la Fundación para compesar el uso inadecuado de los terrenos y no le consta el recurso que sí ha sido planteado.

imagen
C.J. Domínguez | 30/06/2014 - 18:36h.

La Fundación Sierra Pambley mantiene viva ante la Diputación de León la reclamación que, de prosperar, podría suponer la devolución por parte de la institución provincial de 133 hectáreas del Monte San Isidro o una compensación millonaria, como publicó en su día iLeon.com. Pero el nuevo presidente, Marcos Martinez Barazón, no se muestra preocupado por este asunto e incluso lo considera zanjado. Aunque no lo está.

Tal y como ha confirmado este medio, la Fundación Sierra Pambley ha elevado a la Diputación un recurso contra la decisión de la Junta de Gobierno y del propio Pleno de desestimar la petición de una negociación para compensar el uso que considera totalmente indebido durante 65 años de las 133 hectáreas cedidas por la fundación en la posguerra. Sin embargo, Martínez Barazón aseguró hoy mismo precisamente en la inauguración de la Zona Natural de Esparcimiento de San Isidro que "se presentó reclamación y se ha desestimado, así que no hay más de momento". "No tenemos ni idea de si hay algo nuevo", abundó.

En cambio, su antecesora, Isabel Carrasco, al conocer el recurso de la Fundación Sierra Pambley aseguró que "es muy libre" de reclamar una indemnización posiblemente millonaria por el presunto incumplimiento provincial del contrato de venta, resignándose a que sean los juzgados los que acaben dirimiendo el caso.

La petición de la Fundación se asienta en el contrato por el cual la institución provincial se hizo con 133 hectáreas al simbólico precio simbólico de 1,25 pesetas/metro cuadrado, pero con la obligación de devolver esa enorme finca o indemnizar en metálico a la Fundación si la Diputación no la usaba para fines estrictamente sociales, en concreto dos: la construcción del Hospital Provincial y el Hospicio.

El primer proyecto nunca se cumplió y la Diputación acabó haciendo el Hospital en los Altos de Nava, donde hoy se encuentra; respecto al Hospicio, sí se construyó el llamado complejo de San Cayetano para albergar a los niños sin familia. Sin embargo, también en este uso se comenzó a incumplir las condiciones del contrato desde que en 1991 dejaron de residir los últimos niños allí.

A partir de ese momento, la Diputación usó los terrenos para construir la sede del Parque Móvil para todos sus vehículos; ubicar la Imprenta Provincial y otros muchos servicios internos de fontanería o electricidad; construir el actual Parque San Isidro, ya con advertencia de la Fundación de que se incumplían los acuerdos; albergar la Escuela Taller de Medio Ambiente; o una Escuela de Hostelería. Usos todos ellos no sociales, entiende la Fundación, que recuerda en su recurso que años atrás la Corporación provincial sí entendió que se debía alcanzar un acuerdo para compensar lo que considera un incumplimiento.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad