Quantcast

LEONTERNET

La puerta de una cacabelense abierta al éxito en Instagram

Es Misizan. Es ama de casa, madre y total influencer en esta red social con más de 22.000 seguidores. Mireille nos cuenta su rutina en el diario de vida que ofrece con sus fotos en Internet.

imagen
Marta Cuervo | 25/06/2017 - 10:56h.

Mireille es el claro ejemplo de que una influencer puede surgir en cualquier momento y en cualquier punto del mapa, sin tener en cuenta el número de habitantes del municipio donde vive y gracias a la conectividad de Internet. Bajo el nombre de Misizan –Mi de Mireille, S de Sergio su marido, e Izan de su hijo de diez años- probablemente se encuentra una de las influencer leonesas con más seguidores en Instagram, con más de 22.000. Una mujer, ama de casa y madre que dedica su tiempo a cuidar de los suyos y a contar su día a día en las redes.

"Todo empezó como un hobby, pero me he ido enganchando, me gusta mucho Instagram", confiesa la cacabelense, que atañe su éxito al empeño de "hacer fotos bonitas y vistosas", y que ha conseguido un crecimiento muy destacado en poco más de dos años.

Misizan: Más que moda

Según Misizan, el secreto se encuentra "no solo en hacer un buen trabajo, sino en no sacar  cualquier foto". "Hasta que no consigo la foto perfecta, no la cuelgo", apunta la blogger que muchas veces elige una bonita y rústica puerta de su pueblo para reflejar sus outfits.

Su Instagram está principalmente enfocado hacia la moda, pero va más allá reflejando "un poco de todo", desde sus lugares preferidos para ir de vacaciones, comidas e incluso alguna mascota.

Misizan asegura que le gusta mucho la moda, aunque no sigue las tendencias a raja tabla, ya que tiene su propio estilo, quizás una de las claves que aumentan su popularidad.

De esta forma su Instagram se ha convertido en un diario que comparte con sus seguidores, donde cuenta lo que come, dónde va y cómo se viste. Pero, ¿dónde pone Mireille el límite? ¿Hasta dónde mostrar y qué quedarse para uno mismo". "Es difícil encontrar el equilibrio. Hay gente que se graba desde que se levanta hasta que se acuesta, si va a comprar, todo. A mí hay veces que no me apetece sacar todo, por ejemplo recién levantada de la cama. Busco enseñar vida cotidiana, pero cosas bonitas, y opino que muchas cosas hay que guardarlas para uno mismo", declara.

Mireille  se dedica profesional y exclusivamente a sus redes sociales. "Requiere mucho tiempo,  colaboro con muchas marcas y estoy todo el día haciendo fotos. También soy ama de casa y cuido de mi hijo. Él es mi fotógrafo", contesta orgullosa la blogger con una sonrisa.

De Cacabelos al mundo

Mireille reconoce que vivir en Cacabelos puede resultar más complicado a la hora de darse a conocer que para una blogger que sea de Madrid, Bilbao, o Barcelona, entre otras ciudades grandes. "En Ponferrada, que es la ciudad más cercana, no se mueve mucho el mundo de las blogger, mucha gente no sabe ni que existimos", apunta.

Como anécdota, Misizan reconoce que, de momento, nadie le ha parado por la calle, pero una vez en Cantabria, en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno una chica sí que la reconoció y le escribió para contárselo.

En cuanto a lo mejor y lo peor de ser influencer Mireille lo tiene claro: "Lo mejor que veas tu trabajo reconocido, que a la gente le guste y que te sigan. Lo peor, ir desarreglada por la calle, ¡ya no me lo puedo permitir!".

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad