LUCHA CONTRA EL CÁNCER

21 años ayudando a los demás

Nieves Gutierrez convirtió el dolor y el pánico del cáncer de su hija en el motor y la motivación con la que durante más de veinte años le ha llevado a dedicarse al voluntariado y al apoyo de otros pacientes y sus familias.

imagen
Elena y su hijo Samuel
C. López | 15/02/2015 - 09:21h.

Nieves Gutierrez es la presidenta de ALCLES, la Asociación de Lucha Contra la Leucemia y Enfermedades de la Sangre. Una asociación formada en 1994 por un grupo de padres, familiares y personas con gran sensibilidad por estas enfermedades y que tenían un claro objetivo: demandar los equipamientos básicos para el tratamiento de estas enfermedades.

Nieves cuenta en primera persona como comenzó su relación con el cáncer infantil. A su hija le diagnosticaron leucemia, lo que para toda su familia "causó vivencias de dolor y pánico por el cáncer infantil" y sobre todo como ello afectó "a la vida de una pequeña y su adolescencia". Pero Nieves fue capaz de dar la vuelta a todo ello y lo convirtió en "la principal motivación y uno de los desencadenantes de una vida, de más de veinte años, dedicada al voluntariado y al apoyo de otros pacientes y sus familias". Hablando con ella muestra la satisfación de todo lo que han logrado en estos años, y la convicción de que todas las horas que ha dedicado han servido para ayudar a los demás.

Cuando su hija fue diagnosticada el Hospital de León tenía enormes carencias para estos pacientes, y a muchas familias les tocó viajar a diferentes lugares de nuestra geografía durante largas temporadas, para que pudieran recibir trasplante de médula ósea, radioterapia, o algunas pruebas y tratamientos.

"Fueron años muy duros, cada día era uno más ganado a la enfermedad y al tiempo. Pero esta dolorosa experiencia en nuestras vidas, sirvió para unir más a nuestra familia, conocer a excelentes profesionales médicos y valorar mucho más la vida y sus prioridades", valora.

A pesar de las largas estancias en esos hospitales tan lejos de casa y de enfrentarse a duros tratamientos, la hija de Nieves, Elena, hoy en día disfruta de una vida normalizada junto a su familia y su pequeño Samuel, desarrollando su trabajo y también dedicando parte de tu tiempo a realizar labores de voluntariado.

Es por ello que desde la fundación de -ALCLES- la prioridad ha sido y es la atención integral a los pacientes y a sus familias, intentando poner a su disposición programas y servicios, gratuitos, que puedan ayudar a paliar las consecuencias derivadas de una enfermedad grave. Servicios importantes como el piso de acogida para pacientes y familiares, que para sus tratamientos tengan que desplazarse a León, recurso único en la provincia y que en la actualidad acoge a familias de diferentes patologías. Disponen además de atención psicológica y social, en su sede y en el hospital, así como un amplio programa de formación del voluntariado (pilar fundamental de la asociación).

Nieves recuerda todo lo que ha pasado en estos años de lucha por defender unos derechos y servicios que todo paciente debe tener, de vencer obstáculos, de las lágrimas y alegrías, de las personas y entidades que tanto han ayudado a lograr los objetivos de la asociación, personas que son el pilar de la asociación, de personas que han estado y que ya no están. Nieves siente como ALCLES ya es parte de su familia y podemos ver en ella una disposición personal e incondicional para ayudar a todo el que lo necesite.

Uno de sus anhelos es poder transmitir siempre desde ALCLES todo su "cariño y esperanza a las personas que están pasando una enfermedad grave y nuestra solidaridad con los padres y madres de los niños con cáncer". Y es que tal y como ha demostrado ella en los últimos 21 años "todas las penurias que sufrimos, son una oportunidad para crecer. La adversidad nos hace más fuertes". Porque ha sido todo un ejemplo de como ante la adversidad se puede seguir luchando, y convertir toda esa lucha en una ayuda importante para miles de personas.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad