Quantcast

trampas en la universidad

La ULE aplicará de forma experimental un programa antiplagios, que rondan el 90%

'Turnitin' es una aplicación usada en 126 países y por el 60 por ciento de las universidades para detectar las copias "descaradas" también en proyectos fin de carrera.

imagen
S.Gallo/ Ical | 27/11/2013 - 15:31h.

La Universidad de León (ULE) pondrá en marcha, de forma experimental durante un año, el programa 'Turnitin', con él se podrán detectar los "copia y pega" en los trabajos que se presenten en las diferentes facultades, tanto en los campus de León como de Ponferrada. La medida se adopta ante el altísimo nivel de plagios en los trabajos universitarios, algo que cada día se considera más "normal" entre los estudiantes y eleva las cifras de copias hasta casi el 90 por ciento, según una prueba realizada en el último mes.

Aunque el de la copia "no es el camino" en la educación, se insiste en la necesidad de "empezar desde la escuela". Durante el mes de prueba que se ha podido utilizar esta aplicación, se obtuvo un informe "impactante", y es que "la mayor parte está copiado". De hecho, Panizo cifra en un 90 por ciento "lo plagiado descaradamente". El director del Área de Innovación Tecnológica reconoce que "hay muchas formas de copiar", pero la nueva herramienta detecta hasta diez niveles, que se aplicarán a todos los trabajos "incluso proyectos fin de carrera y fin de máster", ya que se ha detectado un índice "muy preocupante" de plagio. Incluso se ha detectado que existen portales de antiguos alumnos que se ofrecen a los estudiantes actuales "para hacerles el proyecto de fin de carrera".

El programa 'Turnitin' es la herramienta "más utilizada" para detectar estas copias, y aunque "no hay nada perfecto", es "la mejor que hemos encontrado". Cuenta con un millón de usuarios, 18 idiomas y se utiliza en 126 países, además de que lo utilizan más del 60 por ciento de las universidades y cuenta con una base de 50.000 millones de páginas web, 127 millones de publicaciones cerradas y utiliza los mismos portales de los estudiantes, con 300 millones de trabajos universitarios.

El director del Área de Innovación Tecnológica de la ULE, Luis Panizo, explicó que esta herramienta permitirá verificar "de dónde se ha sacado la información" y conocer el grado de plagio que existe en cada trabajo. El principal objetivo de este proyecto piloto, que se aplicará hasta finales del próximo año, es que los estudiantes "se acostumbren a construir un trabajo científico".

Conscientes de que "hay que consultar la información", los 35 profesores que participarán en este proyecto insisten en que "hay que saber contrastarla, citarla y referenciarla". No sólo los trabajos de clase cuentan con plagios en su interior, también "trabajos de fin de carrera, grado o máster", donde de forma habitual se encuentran "plagios descarados", reconoce Panizo.

'Turnitin' es una herramienta "cara", por lo que inicialmente participarán 35 profesores en el estudio, y a partir de ese momento se irá estudiando "hasta qué punto la herramienta cubre las expectativas" y poder elaborar un informe final para que el próximo curso "el proyecto quede instalado definitivamente". Pero fundamentalmente se quiere ayudar al estudiante a escribir y a buscar información sobre una temática, porque hay que recordar la importancia de respetar los derechos de producción intelectual.

Los propios estudiantes Erasmus de la ULE han reconocido en León que en las universidades europeas "si te pillan copiando, te vas a la calle", aunque matizan que antes de presentar un trabajo es necesario abonar una tasa para utilizar esta herramienta y demostrar la originalidad del texto. En el caso de la ULE, el precio de esta prueba será inicialmente de 3,75 euros por trabajo, que abonará la universidad, aunque si se instalara el programa de forma definitiva, el precio se acercaría a los tres céntimos.

Con todo ello, la utilización experimental de 'Turnitin' supondrá un coste aproximado de 18.000 euros, y después de este primer año de aplicación se valorará su continuidad, sobre todo teniendo en cuenta que su pleno rendimiento necesitaría de un periodo de sintonización de entre tres y cinco años. Por último, Panizo insistió en que el propósito es "no ir con el palo, sino con la zanahoria" ante la preocupación de la normalidad que supone la copia para superar los distintos trabajos.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad