Quantcast

UNIVERSIDAD

La ULE acoge el 'Reencuentro entre asociaciones y familias gitanas'

La Facultad de Educación de la Universidad de León acogió el acto de entrega de bandas y diplomas a los graduados en la ESO de la comunidad de Castilla y León.

Graduados gitanos de Castilla y León participan en un acto en la ULE.
ileon.com  | 05/07/2018 - 10:33h.

El Aula Magna de la Facultad de Educación de la Universidad de León (ULE) fue el miércoles escenario del 'XIV Reencuentro de Estudiantes y Familias Gitanas de Castilla y León', organizado por la Fundación Secretariado Gitano (FSG) con la colaboración de diversas entidades e instituciones, que se celebró con la presencia de 120 personas, entre alumnos, familiares, docentes y autoridades.

Hay que destacar que en el transcurso de la jornada se entregaron las bandas y diplomas a los veintiséis jóvenes gitanos de las diferentes provincias de la comunidad de Castilla y León que se han graduado en la ESO en el presente curso académico. Desde la organización se expresó la satisfacción por este hecho, y se declaró que "estamos en el buen camino y, aunque todavía queda mucho por recorrer, la formación y el conocimiento hace, si cabe, ser todavía más gitanos y gitanas"

El acto contó con la presencia del presidente de la Fundación Secretariado Gitano (FSG), Pedro Puente Fernández, que estuvo acompañado en la mesa por la decana de la Facultad de Educación de la ULE, Mª Lourdes Gutiérrez Provecho, la Gerente Territorial de Servicios Sociales en la provincia de León, Carmen Naveira Gómez, y la Directora Territorial de la FSG en Castilla y León, Mar Fresno García.

Presentación del manifiesto por la igualdad de oportunidades

En el transcurso de la mañana se abordaron diferentes temáticas, desde la visibilización del trabajo realizado desde la Fundación Secretariado Gitano en materia educativa, (a través de la experiencia de profesionales, voluntarios y participantes de los programas educativos en Castilla y León), hasta la segregación escolar. En las charlas y ponencias se procuró fomentar la reflexión entre los diferentes agentes educativos, para no olvidar que, como se apuntó, "hay un derecho que no está siendo garantizado y hay unos sueños que no están cumpliendo".

También se asistió a la presentación de la campaña #NoQuieroUnaEscuelaSegregada, que ha sido impulsada por la FSG. Es importante destacar que La promoción educativa es un objetivo prioritario para la FSG, con el fin de eliminar la brecha de desigualdad entre la población gitana y el conjunto de la población en todos los niveles y en todas las edades.

En este contexto se hizo público un manifiesto en el que se explica que "La comunidad educativa está integrada por alumnado, profesorado, familias, administración educativa y local, instituciones y organizaciones sociales; todos y todas formamos parte de ella, y por eso tenemos la responsabilidad de ofrecer una educación de calidad y garantizar la igualdad de oportunidades a todo el alumnado que participa en un proceso de aprendizaje permanente".

"Entendemos, -continúa el texto- que la escuela debe educar en el respeto de los Derechos Humanos y, para hacerlo, todos los miembros de esta comunidad deben colaborar con el fin de facilitar el crecimiento y desarrollo personal y profesional individual, a la vez que el desarrollo y la cohesión entre los iguales. La diversidad de todas las personas que componen la comunidad educativa se considera un hecho valioso que contribuye a enriquecer a todo el grupo y favorecer la interdependencia y la cohesión social".

Treinta años desde el inicio de la escolarización de la comunidad gitana

El manifiesto presentado recuerda que hace poco más de 30 años que en España se comenzó a escolarizar de manera general a los niños y niñas gitanos. "Se podría resumir que esta historia ha pasado por diversas fases en el tiempo, pero lo que es un hecho es que el nivel educativo de la población gitana ha mejorado progresivamente durante las últimas décadas. La escolarización generalizada de las niñas y niños gitanos y una visión más positiva de la educación y de la escuela por parte de la comunidad gitana han posibilitado que la juventud gitana esté alcanzando niveles de éxito educativo superiores a los de la generación anterior".

Por todo ello, se concluye- "todos y todas los que hoy nos encontramos en este espacio somos responsables de hacer realidad el derecho a una educación de calidad en el que todos los niños y niñas puedan aprender desde la igualdad y el respeto".

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad