Accidentes Ferroviarios

Sólo Torre del Bierzo fue peor

El accidente del tren gallego supera en cifras oficiales al mayor accidente de la Historia Ferroviaria de España, con 78 muertos oficiales, el del túnel de Torre del Bierzo en 1944; que las cifras no oficiales convierten en el mayor de la historia europea

imagen
Imagen de los restos de dos de los trenes siniestrados en el accidente. By Goldorak [GFDL or CC-BY-SA-3.0], via Wikimedia Commons.
ileon.com | 25/07/2013 - 17:44h.

El accidente de ayer en Santiago de Compostela del Alvia que se dirigía a Ferrol se convierte en el peor accidente en víctimas mortales de la Historia de España al menos en cifras oficiales, superando al siniestro en el túnel de Torre del Bierzo de 1944 con 78 muertos. Sólo hay una diferencia crucial: que en 1944 el régimen franquista censuró las noticias y pudo haber muchísimos más fallecidos en el de León del siglo pasado. Se cree que en aquel túnel se pudieron dejar la vida unas doscientas personas -aunque a algunas cifras apuntan al extremo número de entre quinientas y ochocientas- que se silenciaron para evitar que España fuera famosa por el accidente más importante de la Historia de Europa.

Eran otros tiempos y la censura mandaba, de ser viable la cifra de 500 personas de Torre, sería el accidente más importante en víctimas mortales de toda la Historia de Europa. De ser factible la de 800, uno de los más salvajes de la Historia de la Humanidad. Incluso superaría la terrible cifra del accidente aéreo con más víctimas de la Historia, el del aeropuerto de Los Rodeos en Tenerife, en el que murieron 583 personas en 1977 al chocar dos aviones en pista que no se vieron por la gran cantidad de niebla.

Otros 77 muertos en Sevilla en 1972

Pero el accidente de Santiago de Compostela se configura como uno de los más brutales de la Historia de España, junto con el olvidado del Ferrobús Cádiz-Sevilla, otro muy similar en fallecidos, en el que murieron, según los datos oficiales, 77 personas tras descarrilar el ferrobús Cádiz-Sevilla. Algunos medios locales elevaron la cifra de muertos a 86 pero como el accidente también se produjo en tiempos de Franco, esos datos no se pueden confirmar.

Aquel en el trayecto Cádiz-Sevilla, fue distinto. Un choque frontal. Una máquina que tiraba de cuatro vagones con doscientos pasajeros salió de la estación de El Cuervo (Sevilla) a pesar de que las señales se lo prohibían. Minutos después chocó con el tren expreso Madrid-Cádiz, con 500 pasajeros -un convoy con 14 coches tirados por una máquina diesel-, que circulaba en sentido contrario en la misma vía.

Frontal de una locomotora de la Serie 151-3101 a 3122 de Renfe, muy similar a la que remolcaba al Tren carbonero. By Christian Schnaebel [CC-BY-SA-3.0], via Wikimedia Commons
Frontal de una locomotora de la Serie 151-3101 a 3122 de Renfe, muy similar a la que remolcaba al Tren carbonero. By Christian Schnaebel [CC-BY-SA-3.0], via Wikimedia Commons

85 muertos en los últimos treinta años hasta ayer

La cifra de muertos ferroviarios en España, desde 1980 era de unos 85 muertos, siendo los accidentes de Chinchilla en 2003 con 19 muertos en un choque frontal, Navarra en 1997 con 18 muertos en un descarrilamiento, Soria en 1980 con 17 muertos en otro choque frontal y Castelldefels en 2010 -con 12 muertos al arrollar el propio tren a los viajeros que se apeaban-, los más graves de todos.

La cifra subiría a 128 muertos si se añadiera a éstos accidentes el del metro de Valencia, con 43 fallecidos, que ocurrió en 2006 también por un exceso de velocidad en una curva cerrada.

En resumen, y desde 1920 en el que murieron siete personas en el Túnel número 1 de la línea Córdoba con Almorchón y sumando las víctimas del metro de Valencia, los accidentes ferroviarios en España en el último siglo han causado (basándose en cifras oficiales) más de 290 muertos. Santiago sumó ayer más de la cuarta parte de esa cifra, hasta superar casi los 360 fallecidos, lo que indica la tremenda gravedad del accidente.

De los más graves en toda Europa en los últimos 20 años

El accidente más terrible en Europa fue el de un funicular en Austria en el año 2000, donde 155 esquiadores murieron atrapados en un túnel al incendiarse la máquina que les transportaba a las pistas.

El más parecido al de Santiago de Compostela fue el del ferrocarril de alta velocidad alemán en Eschede (ocurrido en 1998), donde 101 personas murieron al chocar un convoy contra la pilastra de un puente. En un principio se creyó que había caído un vehículo a la vía, pero luego se comprobó que una rueda de un vagón se había deshecho literalmente cuando circulaba a más de doscientos kilómetros por hora. Los vagones quedaron aplastados como un acordeón, uno de ellos se desintegró prácticamente y la escena era muy similar a la vista este miércoles.

Los demás accidentes de consideración en Europa bajan notablemente sus cifras, como el de 2006 en Montenegro con 46 muertos al descarrilar un convoy repleto que cayó por un barranco fuera de la capital Podgorica; el de Hungría en 2003, en el que treinta y cinco personas mueren al chocar un tren procedente de Budapest contra un autobús turístico de jubilados alemanes; y los más conocidos de todos, que se produjeron en Londres en 1988 con 35 muertos en un cruce y con 31 más en 1999 en la estación de Paddington que provocaron fuerte polémica por la falta de seguridad de las líneas ferroviarias más famosas del mundo.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad