Quantcast

Educación

Serunión no entiende el revuelo en los comedores escolares por los gusanos o la tuerca en los platos

La empresa que sirve los menús de la mitad de los centros escolares de la provincia leonesa defiende que son hechos aislados, ante el aluvión de críticas por la acumulación de casos. La Junta en época electoral rescinde cautelarmente su contrato pero sólo en 19 centros de Segovia; mientras, en León, el caso se saldó con 143.600 euros de multa.

imagen
Imagen del comedor del Colegio Público La Palomera de León / Web del CP La Palomera
ileon.com / ICAL | 19/05/2015 - 11:09h.

Crecen como la espuma en la provincia leonesa las críticas a la acumulación de casos preocupantes en los comedores escolares atendidos por la empresa de cátering Serunión-Grupo Lince Asprona tras nuevas denuncias de excesiva acidez y la aparición de una tuerca en el plato de un niño en Segovia la pasada semana, sumados a los seis casos de larvas de gusano en la sopa ocurrido en comedores escolares de León. Y mientras, la compañía insiste en que no sólo son casos fortuitos y aislados, sino que además nunca han conllevado riesgo para la salud.

Así lo ha defendido ayer el responsable de cocinas de Serunion, Fernando Martínez, en declaraciones a Radio León, quien mantiene que el incidente de los gusanos en la sopa de cocido ocurrió por un problema de almacenamiento que estuvo motivado por un cambio de proovedor, mientras que los purés en mal estado de los comedores segovianos tienen que ver por su parte con la elaboración de estos platos. Por el primer escándalo, el de los gorgojos, la Junta impuso una sanción de 134.600 euros a la compañía, si bien en ningún momento le retirara la concesión, por lo cual esta misma empresa continúa elaborando y sirviendo los alimentos escolares en una cuarentena de centros de la provincia leonesa.

En el segundo y más reciente caso, el mal sabor y la textura del puré -originado por un problema de conservación, según los primeros indicios, durante el almacenaje o transporte- se concentraron en seis comedores escolares y han motivado la apertura de un expediente por el que, según avanzó el delegado de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, la empresa responsable podría ser sancionada por una falta tipificada como grave. Sin embargo, el suceso de la tuerca ocurrido en otro comedor apunta a falta muy grave porque, en caso de que alguien hubiera llegado a ingerirla, le habría supuesto un riesgo para su salud; y la sanción puede derivar en la rescisión definitiva del contrato, aunque la investigación sigue abierta.

En todo caso, en Segovia sí que Educación ha sido más tajante que en León. Como medida provisional y cautelar, la Consejería de Educación ha abierto expediente de resolución del contrato de la citada UTE y contratado el servicio por procedimiento de emergencia otra empresa, Aramark, que asumirá el servicio de catering de línea fría durante la tramitación del proceso a unos 1.600 alumnos cada día. La decisión afecta sólo a 19 comedores exclusivamente de Segovia, a ningún otro que Serunión-Grupo Lince Asprona gestiona en el resto de la Comunidad.

Pero los dos nuevos casos de escándalo en los alimentos de comedores escolares, aunque inconexos, han hecho que se multiplique el debate de la idoneidad no sólo de esta empresa que une a la compañía más potente del país en cátering alimentario con la organización Asprona de León sino del hecho mismo de que se haya apostado en exclusiva por la polémica línea fría, que puso fin a la elaboración de los menús en los propios centros escolares o en cocinas de la propia provincia, transportados y servidos en caliente.

La Federación Leonesa de Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado (Felampa) exige con más fuerza que Junta de Castilla y León ponga fin definitivo a los contratos con Serunion en toda la Comunidad. Afirman que el tiempo ha demostrado, con nuevos escándalos, que de nada han servido los controles que implantó después del caso de las larvas en los comedores leoneses, que también tocó a Segovia de refilón. Y no entienden la doble vara de medir de la Junta respecto a la mucho más drástica decisión que sí adoptan ahora en Segovia, aunque sea de manera cautelar.

Por todo ello, las Ampas leonesas exigen el fin de la línea fría y reclaman que se vuelva al sistema de cocinar los menús en los colegios, utilizando en la medida de lo posible los productos propios de la zona.

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad