PROCESO DE REESTRUCTURACIÓN BANCARIA

El coste final del rescate de Caja España-Duero permite al Estado perder menos de lo previsto

El informe de cuentas anuales del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) permite cifrar finalmente el dinero público perdido de forma directa por la nacionalización de Caja España-Duero. Se trata de una cifra final ostensiblemente menor de lo estimado inicialmente por el Banco de España.

imagen
Oficina de Caja España en Ordoño II, León.
A. Vega | 23/05/2018 - 10:33h.

A falta de flecos para la desaparición formal del banco de las históricas Caja España y Caja Duero, absorbido por Unicaja, la publicación de las cuentas anuales del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), el organismo usado por el Estado para gestionar las quiebras de bancos, permiten ya cerrar del todo las cifras del coste del rescate de las antiguas cajas leonesa y salmantina.

Aunque el Banco de España había elevado, a cierre de 2015, a casi mil milones de euros el coste de la fracasada fusión bancaria autonómica en un informe oficial, la cuenta final para el erario público y los ciudadanos será mucho menor, tras los ajustes por los ingresos obtenidos por la venta del Banco Ceiss (Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria) a Unicaja Banco, la devolución de ayudas, los intereses y los fondos de respaldo.

Las cuentas del FROB, que perdió en 2017 un 40% menos que en 2016 hasta totabilizar 950 millones de euros, reflejan por última vez en sus cuentas el coste de la quiebra leonesa, ya que ha dejado de tener acciones y apenas le queda alguna garantía adicional con que respaldó la salida de la crisis del banco. EspañaDuero, la entidad heredera de las antiguas Caja España y Caja Duero, fue la octava entidad que más ayudas había recibido del FROB, con un total de 1.129 millones de euros.

Las principales cifras de ayudas públicas directas a través del FROB son las siguientes:

  • 525 millones de euros. Fue la primera ayuda concedida a la Caja España y Caja Duero para apuntalar su fusión en el año 2010. Se consideraban totalmente irrecuperables. De hecho la no devolución de esta ayuda fue la que provocó la nacionalización del Banco Ceiss (filial financiera de las cajas) en la primavera de 2013, posteriormente vendido a Unicaja. Los restos no bancarios de las antiguas cajas han acabado como la Fundación Caja Duero o la Fundación Fundos.
  • 604 millones de euros. Segunda inyección de fondos recibida por Banco Ceiss cuando fue parcialmente nacionalizado en el 2013, al tomar la mayoría del capital el FROB. Eran bonos Contingentes Convertibles (CoCos) en acciones. Fueron devueltos por Unicaja al Estado el año pasado en cumplimiento del acuerdo de toma de control de la antigua caja leonesa.
  • 240 millones de euros. Es la cifra de intereses que Banco Ceiss (y Unicaja) han pagado por las ayudas de los 604 millones de euros recibidas en su nacionalización hasta su devolución.
  • 287,5 millones de euros. Es la cantidad que el fondo público ha destinado a Banco Ceiss y Unicaja como 'Mecanismo de revisión' cuando la entidad andaluza se quedó la leonesa. Servía para compensar las denuncias por la comercialización de 'productos tóxicos' como participaciones preferentes. A finales del 2017 se habían gastado 274,5 millones de euros y quedaban pendientes otros 13 millones que se podrían usar
  • 241 millones de euros. Es la cifra del llamado 'Mecanismo de compensación' que tenía Unicaja ante reclamaciones de los bonistas de la antigua Caja España-Duero. El FROB ha pagado por completo esta cantidad de respaldo como indemnización.
  • 36,7 millones de euros. Ingresos del FROB por la compra por parte de Unicaja de su porcentaje de acciones en el capital de Banco Ceiss, como paso previo a la fusión completa de ambas entidades.

Con estas cifras finales el importe final que ha debido asumir el Estado por la quiebra de las antiguas Caja España-Duero asciende a 159,8 millones de euros, una cifra muy reducida por la obligación de devolver el último paquete de ayudas. A mayores podrían sumarse otros 13 millones del mecanismo de revisión

Cabe recordar que esta cifra de casi 160 millones de euros es sólo el reflejo de las ayudas directas recibidas por la antigua caja y no suponen, ni mucho menos, el importe total de ayudas recibidas. Además de estos fondos directos, vía FROB, a mayores habría que contabilizar el dinero recibido del 'banco malo' o Sareb.

La que luego se llamó EspañaDuero recibió en 2013 un total de 3.137 millones de euros por activos tóxicos traspasados al llamado 'banco malo'. Este ente híbrido cuenta con capital público y privado y fue creado para sacar del balance de los bancos activos improductivos y sanear las cuentas de las entidades financieras. EspañaDuero fue la quinta entidad que más fondos recibió del Sareb, que está participado por el FROB en un 45% del capital.

El cierre del saneamiento de las antiguas cajas leonesa y salmantina supone finalmente una pérdida directa para el bolsillo de los contribuyentes, similar a los beneficios que logró en 2017 la nueva Unicaja Banco, que es quien ha heredado su actividad tras casi un siglo de banca local.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad