UNA FOTO, UNA HISTORIA

Carmen Coque: la mirada del retrato del Ché que cautivó al Museo de León

El Museo de León incluirá en su colección una imagen de la leonesa Carmen Coque, que sólo lleva cuatro años en el mundo de la fotografía, en la que el Ché Guevara observa atentamente a dos visitantes de un museo que debaten sobre su retrato; capturando a la perfección la esencia de lo que es un museo.

Fotografía Premio Blanco y Negro Museo de León 2018. Autora Carmen Coque.
La fotografía de Carmen Coque titulada 'Feedback', premiada por el Museo de León.
Jesús María López de Uribe | 26/05/2018 - 20:00h.

¿A quién mira tan divertido Ernesto Ché Guevara? ¿Y qué estarán comentando de su retrato estos dos visitantes? ¿Pero a cuál de los dos está haciendo caso una imagen que se supone inanimada? Esta imagen de la leonesa Carmen Coque cautivó al jurado del premio del concurso fotográfico del 'Día Internacional de los Museos' que conformaban expertos para el Museo de León. No es de extrañar. Si hay una imagen que pueda mostrar todo lo que es una exposición de un museo es la que han elegido.

Así lo anunciaba el 18 de mayo el Facebook del Museo la principal sala de exposiciones de arte e Historia de la provincia: "Ya tenemos ganadora del IV Concurso de fotografía 'Día Internacional de los museos": se trata de la fotógrafa Carmen Coque, autora de la imagen que se adjunta, titulada 'Feedback' (una palabra inglesa que en español significa retroalimentación). En Comunicación Social, la disciplina que estudia todo tipo de lenguajes humanos, la retroalimentación es la respuesta que se recibe ante un estímulo o cuando se habla con otra persona; es decir, lo que se puede esperar uno (o no) al enfrentarse con una obra de arte o comentándolo con tu acompañante. 

Ganar este premio, a Coque le parece "un sueño", ya que lleva sólo unos cuatro años haciendo fotografía cumpliendo sus deseos de capturar imágenes con su más que notable mirada. Aún así, la humildad de esta fotógrafa (que se gana el jornal como pedagoga terapéutica en la enseñanza pública) es tal que sigue pensando que tiene mucho más que aprender. Pero este galardón, con obra museística incluida, demuestra también que tener un don como el de ella para la fotografía no hace que pierda potencial aún con una vocación tardía como la suya.

Un ejemplo para todo el mundo que el saber popular lo afirma desde hace siglos: "Nunca es tarde si la dicha es buena". Vamos, que muestra que aún quedan muchos grandes artistas por conocer en León, porque lo que no importa es cuando se comienza, sino si de verdad uno tiene capacidad de contar algo con lo que hace y hacerlo con la técnica adecuada.

Loa al espíritu de lo que son los museos

Para los miembros del Jurado la instantánea de Coque "ofrece un instante de inusitada comunicación entre el visitante de museo y las obras expuestas mediante un aparente cambio de papeles, sugiriendo la posibilidad de que sean estas quienes observen al observador, interviniendo todos en una conversación común". Vamos una loa al 'Feedback' que producen las piezas de museo en el espectador, a la retroalimentación de los personajes, del propio retrato del Ché (que, divertido, observa el debate que se produce entre los dos espectadores sobre él), y de los propios museos.

¿De cuántas maneras se puede interpretar esta fotografía? Esa es la esencia de una obra de arte, no sólo la belleza de la misma y la emoción o impresión que causa —Carmen Coque se dedica en exclusiva a la fotografía en blanco y negro, con la premisa de que no se debe tocar con Photoshop la esencia de lo que se captura en la misma cámara: es decir, la luz que entra, sale; salvo pequeños retoques similares a los que se harían en una ampliadora analógica— sino los mensajes e historias que sugiere su contemplación. La imagen, indudablemente, cumple todos esos criterios, haciendo que el espectador se haga cómplice de la mirada, se sonría sólo con verla, e incluso se piense incluido en la conversación. Eso es una de las características también del arte contemporáneo, que provoca que uno mismo sea parte lo que contempla, como si participara en una especie de red social que no existe.

La obra formará parte de la colección del Museo de León y se expondrá durante todo el próximo año natural, hasta la siguiente edición del concurso. Sumando la aparente 'bisoñez' en años fotográficos de su autora y la cantidad de historias que sugiere la ambigua mirada el Ché y su sonrisa ante sus dos acompañantes, todo indica que la obra de Carmen Coque (que ya ha expuesto en la Galería Cinabrio por primera vez en una cita conjunta hace dos años, en el café Ékole en octubre 2017 y en el Camarote Madrid con un espectacular retrato impreso en aluminio el pasado mes de abril), va a ser una de las que, además, va a dar mucho que hablar.

Y de las fotógrafas emergentes, con menos de dos años en exposición de su obra, de las que aún habrá más que contar en España. Fotografía con muchas historias por delante la de Carmen Coque. No se pierdan su próxima exposición para comprobarlo.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad