Quantcast

PRIVATIZACIÓN DE LA LUZ PÚBLICA EN LEÓN

PP y PSOE adjudican, por tercera vez, el contrato de privatización del alumbrado público de León

La comisión de Hacienda del Ayuntamiento de León da vía libre al polémico contrato, que privatiza el alumbrado público, por un montante de 20,8 millones de euros a la UTE OHL-Fermosán, prácticamente la cifra máxima de licitación. Es el tercer intento de adjudicación tras decaer los anteriores por recursos al Tarcyl.

Farolas en León
Farolas en León
A. Vega | 24/10/2018 - 08:39h.

Con los votos de PP y PSOE a favor, la abstención de Ciudadanos y UPL y el voto en contra de León en Común y León Despierta la comisión de Hacienda del Ayuntamiento de León ha dado vía libre a la adjudicación de uno de los contratos más polémicos y sustanciosos de todo el mandato, el que privatiza el alumbrado público de León durante 10 años.

El contrato lleva en licitación desde el año junio de 2017 y es la tercera vez en que se adjudica, tras sendas denuncias a la ajdudicación que estimó el Tribunal de Recursos Contractuales de Castilla y León (Tarcyl), lo que obligó a rehacer hasta en dos veces los pliegos y revisar los procedimientos del contrato.

La adjudicataria sigue siendo la misma que en las anteriores ocasiones, pese a no presentar la oferta más ventajosa económicamente. Es una UTE formada por la filial de servicios de la constructora OHL y Fermasa, que se ha impuesto a las ofertas de otros dos grupos constructores, FCC y Ferrovial. La oferta del grupo FCC fue descalificada por los técnicos municipales por contravenir distintos asuntos del pliego como tipología de luminarias o las temperaturas de color, según especifican en el informe de adjudicación al que ha tenido acceso ILEÓN.

OHL y Fermasán se adjudican la obra por 20,8 millones de euros y con una duración de 10 años. La cifra en concreto es de 20.789.012,30, lo que deja el ahorro en apenas 41.661,50 euros sobre el máximo de licitación. La segunda mejor oferta, descartada, contemplaba una rebaja del contrato en algo más de medio millón de euros.

El contrato se formalizará una vez que se apruebe en Junta de Gobierno y Pleno, siempre y cuando no haya nuevos recursos que impidan su formalización real. Se supone que esta tercera adjudicación ya recoge todos los inconvientes encontrados por este tribunal administrativo con sede en Zamora, que se encarga de vigilar el cumplimiento de la ley en la contratación pública.

Un contrato entre la polémica

La privatización del servicio de alumbrado de la ciudad de León fue explicada por el exconcejal de Infraestructuras, José María López Benito 'Yiyo', dimitido tras ser imputado en la trama Enredaderra, por el estado de las luminarias y la falta de fondos para su renovación. Inicialmente la intención del equipo de gobierno de Antonio Silván fue su renovación mediante un convenio con una empresa pública de la Junta de Castilla y León, Somacyl, pero informes en contra de los técnicos municipales dieron al traste con esa posibilidad.

La segunda opción buscada fue la privatización, pero para sacarla adelante el PP tuvo que cambiar de socio habitual ya que Ciudadanos rechazó apoyar este contrato, recibiendo el del PSOE, que ha mantenido su postura a favor hasta esta tercera, y supuestamente, última adjudicación.

Podemos y su grupo afín en el Ayuntamiento de León, 'León Despierta', ha sido la formación más crítica con esta privatización, llegando incluso a pedir la dimisión de 'Yiyo' al denunciar que se inflaban, a su juicio, costes como la reposición de cableado que supuestamente había sido robado en diversas calles de la ciudad. La formación morada remitió incluso a la Fiscalía el contrato pero esta cerró sus pesquisas previas concluyendo que no existían posibles ilícitos penales en su tramitación, por lo que el asunto fue archivado.

El contrato en 'Enredadera'

El jugoso contrato del Ayuntamiento de León también sale en las conversaciones interceptadas en el marco de la operación contra la corrupción que registró el Ayuntamiento de León durante el pasado 3 de julio. En concreto la UDEF señala este contrato como una de las pretensiones del entorno de la empresa Gespol en León dentro de "adjudicaciones que se tratan de lograr mediante el ejercicio de las influencias políticas".

Un llamada entre dos de los investigados en la trama, Diego Muro y Pablo de Ingunza, grabada el 17 de julio de 2017 recoge una conversación en la que hacen referencia a la licitación y que tienen socios "bien metidos" en el Ayuntamiento. Citan una empresa como posible socia, que no figura entre las contratistas que finalmente se presentaron al contrato, e incluso hablan de comisiones por ir en este contrato "a ver si nos vamos a quedar tu yo mirando, macho".

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad