Quantcast

medio ambiente

El coto de pesca sin muerte del Bernesga en León será una realidad en abril de 2019

Se están introduciendo alevines de trucha común para asentar una población estable.

imagen
Imagen de una excelente trucha pescada a escasos metros del puente de San Marcos, en la capital leonesa. / Pescarmona.es
Ical | 16/11/2018 - 18:07h.

El Consejo Territorial de Pesca de León anunció este viernes que el coto de pesca sin muerte en el río Bernesga a su paso por la ciudad de León será ofertado a pescadores a partir del mes de abril de 2019, una vez asentada una población estable al ya estar introduciéndose alevines de trucha común desde el mes de mayo para favorecer su adaptación al nuevo medio.

Este coto es el resultado de un acuerdo de cooperación ya firmado por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y la Confederación Hidrográfica del Duero. Según el acuerdo, la CHD se compromete a mejorar las condiciones de permeabilidad del cauce para hacer posible la pesca fluvial en el Bernesga como actividad lúdica y deportiva. También vigila el régimen de caudales y facilita la movilidad piscícola para permitir el paso de ejemplares por todo el tramo, tras las recientes actuaciones de mejora de la franqueabilidad.

El coto de pesca de trucha autóctona, en la modalidad sin muerte, es el primer coto urbano de la Comunidad, ya que está situado en el río Bernesga a su paso por la ciudad de León, en el tramo comprendido entre la pasarela peatonal que une la calle Cronista Luis Pastrana con la Avenida de los Peregrinos, como límite superior y el Puente de San Marcos, como límite inferior.

Tiene una longitud de 1,9 kilómetros y será ofertado a los pescadores que estén interesados a partir del mes de abril del próximo año, momento en el que habrá concluido la repoblación progresiva con ejemplares de trucha autóctona criada en cautividad en la piscifactoría de Vegas del Condado, a partir de líneas salvajes de linaje genético análogo al que en el pasado existía en este río.

Del mismo modo, el Consejo Territorial analizó los resultados de los estudios hidrobiológicos realizados en las cuencas de la provincia, en los que los muestreos de 2017, respecto a 2014, confirman un claro aumento del número de capturas de truchas, de la biomasa y de la densidad. En el caso del río Sil estos incrementos son menos patentes, pero en las cuencas del Boeza, Cabrera, Cúa, Burbia y Selmo, las capturas duplican a las de 2014 en la mayoría de las estaciones y en algunas ese incremento se multiplica por tres o por cuatro.

Por ello, el Consejo planteó establecer un cupo de cero truchas en las aguas no trucheras, justificado por el carácter de especie de interés preferente, que aconseja una protección de las poblaciones residuales o potencialmente colonizadoras de estas aguas, así como otro cupo de capturas de cero ejemplares de ciprínidos ibéricos durante los meses de mayo y junio, motivado por los movimientos prerreproductores primaverales y su mayor vulnerabilidad en esta época del año.

El resto del año dicho cupo se ampliará hasta los seis ejemplares de cada especie por pescador y día. En aguas trucheras de acceso libre, el cupo de estos ciprínidos será de cero capturas. Sólo podrán pescarse estos ciprídidos en aguas trucheras en los cotos, ARECs y EDS que así lo contemplen sus respectivos Planes de Pesca.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad