Quantcast

provincia

Tres leoneses murieron el año pasado tras 815 incendios domésticos tras años sin parques comarcales de bomberos

León, que acumula años de incumplimiento de las leyes de seguridad y sigue contando sólo con los bomberos de León capital y Ponferrada, fue la provincia de la Comunidad con más siniestralidad en la Comunidad autónoma aunque no con el mayor número de siniestros.

imagen
Interior de una vivienda en Santibáñez de Valdeiglesias en la que murió una anciana hace un año. / Astorgaredaccion.com
ileon.com  | 22/12/2018 - 18:05h.

Nueve personas, tres de ellas en la provincia de León, fallecieron el pasado año 2017 en los más de 7.300 incendios urbanos -es decir, no forestales- registrados en Castilla y León, lo que supone la segunda cifra más baja de víctimas mortales registradas en la Comunidad en lo que va de década, por detrás de los siete fallecidos contabilizados en 2015, y muy lejos de los 17 fallecidos de 2011, según se recoge en un informe de la Fundación Mapfre.

Totalmente diferente es la situación a nivel nacional, dado que el pasado año se contabilizaron 212 víctimas mortales la cifra más alta desde 2010, y 21 más que el pasado año. Andalucía fue la comunidad autónoma con mayor número de víctimas mortales, contabilizándose un total de 56 fallecimientos, lo que supone el 26,4 por ciento del total. Después se situó Valencia, con 36 muertes (el 16,9 por ciento del total), por delante de Cataluña, con 27 víctimas mortales (el 12,7 por ciento del total de víctimas mortales). En el lado opuesto se situó Asturias, donde no hubo que lamentar ningún fallecido.

En la Comunidad, los diferentes cuerpos de bomberos de la Comunidad realizaron el pasado año 17.585 intervenciones, de las que 7.035 correspondieron a incendios. Por provincias, la de León registró un total de 815 siniestros de este tipo, frente a los 1.572 de Burgos, Valladolid (1.502) y Salamanca (1.223). En el lado opuesto se situó Soria, con 180, seguida de Ávila (241) y Segovia (298). En Zamora, los bomberos intervinieron en 698 incendios, y en Palencia en 776.

Más muertos en la provincia sin parques comarcales

Sin embargo, el mayor número de víctimas mortrales fue en León, con tres, por delante de Soria, con dos. En Burgos, Salamanca, Segovia y Valladolid se contabilizó una víctima y en Ávila, Palencia y Zamora no hubo que lamentar ninguna.

Cabe recordar que en la provincia de León aún no está operativo el servicio provincial de parques de bomberos comarcales que la Junta y otras diputaciones sí han implantado en la práctica totalidad de las provincias de Castilla y León, a pesar de que hace doce años que lo aprobó el PP la Diputación leonesa y que es obligatorio por Ley de la Junta desde hace ocho años.

En la actualidad, la institución provincial avanza los trámites para la ejecución de ese plan, que bajo el nombre Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento (Sepeis) proyecta seis parques repartidos por la provincia y 75 bomberos privados, no funcionarios. Pero mientras eso se materializa son los parques de bomberos de León capital y de Ponferrada los que tienen que asistir a toda la extensa provincia.

La comunidad que presenta una tasa más alta de mortalidad en este tipo de sucesos es Extremadura, con una ratio de 7,4 fallecidos por millón de habitantes, seguida por Valencia, con 7,2, y Castilla-La Mancha, con 6,9. En Castilla y León la ratio es de 2,74, por debajo de la media nacional de 4,5. Por encima de la media también se sitúan Andalucía (6,6), País Vasco (6,3), Navarra (6,1) y Murcia (4,7). Las comunidades con mejores ratios son Madrid (1,6) y Baleares (2,6).

Causas

Los incendios por causas eléctricas fueron los que produjeron el mayor número de fallecimientos. Concretamente, fueron responsables del 25,6 por ciento de las víctimas en las que se conoce la causa probable del inicio del incendio. La electricidad, por sobrecalentamiento o cortocircuito, puede provocar incendios. Sin embargo, normalmente el fuego surge por el mal uso y descuido en los aparatos eléctricos, una incorrecta instalación o mal estado de la misma y la sobrecarga de los circuitos a través de los cables de extensión, 'ladrones', regletas no homologadas, etcétera.

Los aparatos productores de calor (estufas, braseros o chimeneas) fueron la primera causa los anteriores tres años. Pero en 2017 bajaron en un 39 por ciento respecto a 2016, pasando a colocarse como segundo foco de ignición de los incendios.

Por su parte, la fuga de gas se incrementó de manera considerable, colocándose como la tercera causa probable de los incendios con víctimas mortales. El campo 'fumadores' todos los años registra numerosas víctimas. En 2017 se contabilizaron diez muertes, frente a la 17 víctimas de 2016 y las 22 en 2015.

En cuanto a la época del año, los seis meses más fríos (enero a marzo y octubre a diciembre) volvieron a concentrar la mayor parte de los incendios y provocaron el 57,5 por ciento de las víctimas mortales, aunque llama la atención el incremento de los fallecidos en verano, circunstancia provocada por las olas de calor y, como consecuencia, por una mayor carga energética provocada por los equipos de aire acondicionado. A nivel nacional sólo en julio fueron 20 las víctimas mortales, mientras que en Castilla y León se contabilizaron dos fallecidos.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad