Quantcast

robot contra el acoso escolar

Inteligencia artificial y talento leonés al servicio de la lucha contra el bullying

Los leoneses Segundo Valle y Ana Belén Menéndez forman parte de la empresa tecnológica Kio AI que ha puesto en marcha un sistema pionero para luchar contra el acoso escolar y mejorar la convivencia que utiliza las últimas innovaciones tecnológicas de la compañía IBM y se presenta ante los escolares en forma de robot. Colegios de Asturias, Madrid, Barcelona y Perú ya han probado con éxito esta aplicación que también se va a comenzar a aplicar en centros escolares de Moscú (Rusia).

Segundo Valle y Ana Belén Menéndez junto a Snow.
Segundo Valle y Ana Belén Menéndez junto a Snow.
Alba Mañanes | 04/05/2019 - 10:28h.

Los colegios leoneses registraron el pasado curso 68 casos de posible acoso escolar, una cifra que se eleva a 410 menores afectados a nivel de Castilla y León, según datos del último informe de convivencia en el entorno escolar elaborado por la Junta de Castilla y León.

Para abordar esta problemática que trae de cabeza a padres y docentes, la empresa tecnológica Kio AI, de la que forman parte educadores leoneses, ha puesto en marcha WatsomApp, una plataforma 'on line' pionera que utiliza la inteligencia artificial para mejorar la convivencia en los centros escolares y que permite detectar e incluso prevenir casos de bullying entre sus alumnos.

Se trata de una herramienta que utiliza las tecnologías más avanzadas de IBM y que se presenta a los menores a través de 'Snow' y 'Qbe', dos robots cuya misión es interactuar con los más pequeños para detectar los posibles problemas de convivencia. Aunque el rango de edad al que está destinado es flexible, está orientado a alumnos desde 3º de Primaria y hasta 4º de la ESO.

Snow, el robot que lucha contra el acoso escolar.
Snow, el robot que lucha contra el acoso escolar.

Segundo Valle, natural de Ponferrada, es uno de los creadores de WatsomApp y junto a Gustavo Beltrán, CEO de la compañía, ha desarrollado esta tecnología que desde el curso pasado ya utilizan colegios en Asturias, Madrid o Barcelona, pero que también demandan en centros escolares de Perú y que próximamente utilizarán alumnos de diferentes colegios de Moscú. También trabaja activamente en este proyecto Ana Belén Menéndez, una educadora y pedagoga nacida en León.

El análisis de los datos permite obtener el rol de cada niño en el grupo: acosador, acosado, observador o mediador, entre otros

Valle, que actualmente trabaja como orientador en un centro de Secundaria, pero que ha ejercido como docente en todas las etapas educativas desde Infantil hasta la Universidad, explica que este novedoso sistema se ha creado ante la problemática en aumento de los casos de acoso escolar. "La idea surgió sobre todo porque cada vez salían en los medios más casos de acoso en niños y adolescentes, que incluso en alguna ocasión acababan quitándose la vida. Gustavo Beltrán empezó a pensar cómo podría ayudarse a esos niños y adolescentes utilizando las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial y ya se puso en contacto conmigo y empezamos a darle vueltas a la idea", precisa.

Así funciona WatsomApp

El funcionamiento de la tecnología de WatsomApp es muy sencillo y tan sólo requiere un ordenador y conexión a internet. Mediante un juego 'on line' todos los alumnos de cada clase tienen que resolver distintos ejercicios, preguntas, pruebas de habilidad o dilemas sociales. A través de sus respuestas y las interacciones que realizan entre ellos utilizando sus respectivos avatares en el juego se recopilan una serie de datos. Estos datos se comparan con unos parámetros previamente establecidos elaborados a lo largo de miles casos de estudios y a partir de ahí se obtiene la información que se utilizará para mejorar la convivencia.

Por un lado, se obtendrá un análisis de cada uno de los niños que determinará el porcentaje de riesgo que tiene para ser acosado y en el que también aparece el rol que desempeña en el grupo: acosador, acosado, observador, testigo, líder o mediador, entre otros. Además, también se analiza el grupo en su conjunto, su grado de cohesión, si hay segregación por género o si por el contrario hay una buena integración.

"Cuando hay perfiles de riesgo el robot lo que hace extraer más información a través de una conversación personalizada con cada niño"

Toda esta información, explican los dos leoneses que trabajan en este proyecto, se pasa a los responsables de los centros, a cada tutor de grupo, director y orientador. Con toda esa información pueden intervenir directamente o bien seguir solicitando más apoyo y colaboración de Watsomapp.

En una segunda fase se pasaría a la intervención directa con el robot. "Cuando hay una serie de perfiles de riesgo, bien porque sea que tengan un alto porcentaje de ser acosados o de ser acosadores, el robot lo que hace es extraer más información a través de una conversación personalizada con cada niño que tiene ese perfil de riesgo. A través de esa conversación todavía extraemos más información para después poder intervenir. Con mejores datos y mejor información siempre se toman mejores decisiones", añade Segundo Valle.

Aquí es cuando interviene 'Snow' y 'Qbo', los dos robots físicos que tiene la compañía y que están pensados para interactuar con los escolares. "El robot únicamente sirve para conseguir la empatía con el niño, la cercanía. El programa físico no está dentro del robot, está en el servidor de IBM con lo cual eso podría hacerlo hasta un teléfono móvil", precisa.

De iz a decha: Segundo Valle, Gustavo Beltràn (ambos cofundadores de WatsonApp), uno de nuestros informáticos del equipo y la educadora y pedagoga Ana Belén Menéndez.
De iz a decha: Segundo Valle, Gustavo Beltràn (ambos cofundadores de WatsomApp), uno de nuestros informáticos del equipo y la educadora y pedagoga Ana Belén Menéndez.

La principal ventaja de obtener los datos a través de la app primero y los robots después es la objetividad. "Los niños se expresan más libremente porque están frente a la máquina y no con sus profesores y no tienen la presión sobre cuáles van a ser las consecuencias, que perspectiva va a tener de esto mi madre, o cómo influirá en la relación con mi profesor... entonces las respuestas está demostrado que son mucho más sinceras, honestas y la información es mucho más ajustada, cuánto más ajustada sea, más oportunidades tienes tu después de intervenir con garantías de eficacia", asevera Ana Belén Menéndez.

"La inteligencia artificial lo que hace es aprender, mejorar, de todos los datos que va recopilando de los alumnos y de todas las pruebas que se pasan"

Aunque ya existen en el mercado otras herramientas para acabar con el acoso escolar, lo que tiene de nuevo WatsomApp es que utiliza la inteligencia artificial a través de la empresa IBM. "La inteligencia artificial lo que hace es aprender, mejorar, de todos los datos que va recopilando de los alumnos, de todas las pruebas que se pasan. Esto permite WatsomApp ir sacando conclusiones, mejorando y la prueba nunca es algo estático, si no que siempre sigue modificándose y mejorándose para adaptarse a la realidad", explica Valle.

Se trata, además, de un proceso completamente seguro, insiste Menéndez, ya que el proceso de extracción de información es prácticamente instantáneo. "En ningún momento hay intermediarios, ni siquiera nosotros, que estemos trabajando con esos datos. La información se genera de forma automática en décimas de segundo, el acceso que tenemos a los datos es encriptado. Esos resultados solo los van a tener los docentes y educadores que intervienen", asegura.

Reducción de hasta el 40% de problemas de convivencia tras su aplicación

El primer centro escolar en el que se ha implantado WatsomApp es el Colegio de Santa María del Naranco de Oviedo, un centro muy implicado en la mejora de la convivencia y prevención del bullying. Este sistema se puso en marcha por primera vez el curso pasado y ya se han logrado los primeros resultados satisfactorios.

El Colegio de Santa María del Naranco de Oviedo ha sido el primer centro en el que se ha usado WatsomApp que ha reducido en un 40% los problemas de convivencia

El pasado curso, el primero en el que se utilizó WatsomApp, los problemas de convivencia en el centro se redujeron en torno a un 40%. Además, a lo largo del curso actual, 2018/19, esta tecnología se ha seguido aplicando con lo que se espera que los resultados sean aún mejores ya que toda la información recopilada hace que el programa continúe aprendiendo y ofreciendo mejores resultados. No obstante, habrá que esperar a junio para conocer los datos definitivos.

Tanto Valle como Menéndez quieren hacer un llamamiento a centros escolares leoneses a los que ofrecen este sistema pionero que ya se ha demostrado logra resultados prometedores en la lucha contra el bullying. Ambos educadores reconocen que, en algunas ocasiones, existe cierto reparo por parte de los centros para actuar ante este tipo de conductas y se opta por ocultarlo con lo que el problema se acrecienta aún más.

"No hace falta que tu tengas un problema de acoso para que tengas problemas de convivencia, en todo grupo humano va a aparecer, también en las aulas que son como micro-sociedades", explica Menénez que cree que el bullying debería dejar de ser un tema tabú en el ámbito educativo. "WatsomApp es muy positivo para detectar todas esas cosas que pasan mucho antes de llegar a una situación de acoso".

Ana Belén Menénez y Segundo Valle, dos de los responsables de proyecto WatsomApp.
Ana Belén Menénez y Segundo Valle, dos de los responsables de proyecto WatsomApp.
publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad