Quantcast

POLÉMICA EN EL CAMINO DE SANTIAGO

La 'autopista' parcelaria de Maragatería destruye petroglifos, encinas centenarias y un tramo del Camino de Santiago

Propietarios de fincas, vecinos y veraneantes en el municipio de Santa Colomba de Somoza han comenzado a organizarse para denunciar los destrozos en el patrimonio natural, histórico y arqueológico que ha provocado la concentración parcelaria en el municipio, así como para iniciar una campaña en los pueblos con el fin de que no proliferen las plantaciones de pinos.

Concentración parcelaria en Santa Colomba de Somoza 1
Los camino del aparcelamiento han dejado estampas como esta, donde se observa cómo han arrasado con especies autóctonas.
M.A. Reinares/Astorgaredacción.com | 16/08/2019 - 15:20h.

El Casino de Santa Colomba se convertía en la tarde-noche de este jueves en el foro donde vecinos, propietarios y veraneantes expresaron todas las protestas que ha desatado la concentración parcelaria en el municipio maragato, un aparcelamiento que la Junta de Castilla y León ha tardado casi 20 años en ejecutar y cuando lo ha hecho, se ha llevado por delante un tramo de un kilómetro del Camino de Santiago en Rabanal del Camino, el petroglifo de la zona del Urceo de Turienzo de los Caballeros y encinas centenarias.

Los afectados pusieron de manifiesto su impotencia ante la falta de información por parte de la Consejería de Agricultura y las dificultades a la hora de acceder al estudio ambiental para comprobar si están reflejados los impactos ecológicos y sobre el patrimonio que han provocado las obras.

Los participantes en la reunión fueron detallando las pérdidas irreparables, entre las que destacaron el destrozo en el Camino de Santiago que la Fraternidad Internacional de la vía histórica hará llegar a la Unesco y la destrucción de los grabados rupestres dados a conocer en 2009 por el investigador astorgano Juan Carlos Campos en su blog Tierra de Amacos, en la que haciendo alusión a un artículo publicado en El Faro Astorgano el 18 de septiembre de 1992, señalaba lo siguiente: "el petroglifo en cuestión se encuentra en el Urceo de Turienzo de los Caballeros, frente al Monte Santiago de Andiñuela, dominando el ángulo recto que aquí hace el río y, relativamente próximo al camino que va de Turienzo a esa población".

En aquella entrada del blog, Campos ya alertaba de la desprotección del petroglifo, destacaba el investigador en 2009 que los petroglifos, "abandonados a su suerte, han permanecido olvidados durante dos décadas en las que han soportado agresiones de personas que han grabado nombres en la roca y (sospecho) que han añadido una cruz. Por si fuera poco, una máquina forestal abrió un cortafuegos tan cercano a los grabados que seccionó parte de la roca. Seguramente no sabían la importancia de la roca y es un milagro que no la arrasaran totalmente". Hoy, desgraciadamente, y según los testimonios aportados en la reunión de este jueves en Santa Colomba, han sido completamente arrasados.

Tronco de una encina talada en Turienzo de los Caballeros, donde ya han comenzado las plantaciones de pinos.
Tronco de una encina talada en Turienzo de los Caballeros, donde ya han comenzado las plantaciones de pinos.

 

Uno de los petroglifos de Turienzo en una foto del investigador Juan Carlos Campos.
Uno de los petroglifos de Turienzo en una foto del investigador Juan Carlos Campos.

Despoblación y desarraigo

Una de las principales conclusiones extraídas en el encuentro del Casino de Santa Colomba, es que estos atropellos sobre el patrimonio arqueológico y natural, en parte, son debidos a la severa despoblación y el desarraigo de los descendientes de quienes emigraron. Solo el Ayuntamiento presentó alegaciones al estudio de impacto ambiental de una concentración parcelaria, que como también se recordó, fue votada favorablemente por los propietarios de los terrenos. Otra de las conclusiones destacadas fue que el aparcelamiento ha sido tratado por parte de quienes "lo diseñaron desde los despachos de una ciudad" como si de parcelas de regadío se tratara, sin tener en cuenta que buena parte de las fincas se encuentran en el monte y su transformación ha provocado la pérdida de robles y encinas centenarias, en lo que fue calificado por los presentes como "un atentado contra el patrimonio natural".

 

Reunión de vecinos por las obras de concentración de Santa Colomba de Somoza. Foto: Astorgaredaccion.com
Reunión de vecinos por las obras de concentración de Santa Colomba de Somoza. Foto: Astorgaredaccion.com

Ahora sin vuelta atrás, en lo que se refiere a las obras del aparcelamiento, buena parte de los esfuerzos de quienes este jueves se reunieron en Santa Colomba, y que utilizarán las redes sociales para coordinar las actuaciones, se centrarán en detener las plantaciones masivas de pinos. Está previsto que realicen una intensa campaña de información entre los propietarios de las parcelas para que no acepten las ofertas que les han comenzado a llegar por parte de empresas especializadas en este tipo de plantaciones, que una vez que cobran las subvenciones de las administraciones dejan en manos de los propietarios (prácticamente todos residentes fuera del municipio) el cuidado de los pinos, que por falta de atención porque "a la mayoría no les importa ya que no viven aquí", acaban invadidos de procesionaria y secos, como ya está ocurriendo en la mayor parte de las plantaciones realizadas en los municipios maragatos de Val de San Lorenzo y Santiagomillas.

La preocupación por la invasión de pinos en montes donde lo suyo sería plantar especies autóctonas, provocó que en junio de 2018 el alcalde de Santa Colomba, José Miguel Nieto, reuniera en el Ayuntamiento a ganaderos del municipio con técnicos especializados en Medio Ambiente, en la que el ingeniero agrónomo Emilio Miguel Gómez, que asesoró al Ayuntamiento advertía de que la desaparición de pastizales desplazará a especies autóctonas como perdices, conejos o liebres.

Antes de que finalicen las vacaciones y los pueblos del municipio vuelvan a quedar prácticamente desiertos, los reunidos en el Casino se coordinarán para proceder, en los próximos meses, a denunciar la tala de encinas, informar en los pueblos sobre los pinos, estudiar las posibles iniciativas legales para proteger el suelo rustico así como buscar amparo ante el Procurador del Común, además de buscar empresas que realicen plantaciones de encinas y especies autóctonas.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad