Quantcast

Infraestructuras

Adif confirma que la Variante de Pajares entre León y Asturias sólo tendrá una vía de alta velocidad, como a Palencia

La empresa pública del Ministerio de Fomento impulsa un nuevo contrato de 17,27 millones para desarrollar las líneas aéreas del tramo La Robla-Campomanes, admitiendo que sólo la vía del túnel este bajo la Cordillera Cantábrica dispondrá de ancho mixto de triple hilo porque la otra se compaginará con mercancías, lo que reducirá la alta velocidad.

imagen
Uno de los túneles bajo la Cordillera Cantábrica entre León y Asturias de la variante de Pajares.
ileon.com / ICAL | 10/10/2019 - 08:51h.

La conexión de alta velocidad entre León y Asturias, o lo que es lo mismo, del Principado con la meseta hacia Madrid, será una línea de AVE coja, como lo sigue siendo desde 2015 la vía entre León y Venta de Baños (Palencia), donde una de las líneas es de ancho de alta velocidad y la otra permanece de ancho para trenes convencionales.

Los últimos proyectos licitados por la empresa pública Administración de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), dependiente del Ministerio de Fomento, certifican que se pondrá en marcha una solución final que pasa por adaptar el tramo León-La Robla con vías de triple hilo (también llamado ancho mixto), prolongar ese tipo de conexión AVE por el túnel este de la Variante de Pajares, pedo dejando el túnel oeste con ancho internacional. La solución permite el paso del AVE junto al de las mercancías, pero al precio de limitar la velocidad máxima de los trenes AVE, además de suponer una mayor inversión.

Adif Alta Velocidad busca ya empresa con la licitación del contrato de ejecución de la línea aérea de contacto y sistemas asociados del tramo La Robla-Campomanes, en la variante ferroviaria de Pajares que ha de conectar por alta velocidad a las vertientes leonesa y asturiana. Las empresas podrán presentar sus ofertas hasta el 7 de noviembre, puesto que se abrirán el día 27 de ese mes, según publica en su edición de hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El presupuesto de licitación alcanza los 17,27 millones de euros, con el IVA incluido, y el proyecto abarca 47 kilómetros de actuación, entre el enlace con la línea León-Gijón existente a la altura de la localidad leonesa La Robla y el viaducto de Foraca, ya en Asturias.

El contrato comprende la ejecución de la electrificación del tramo, con catenaria alimentada a 25 kilovoltios de la variante de Pajares, incluyendo los Puestos de Adelantamiento y Estacionamiento de Trenes (PAET) que están diseñados en La Robla y Campomanes. En ambos extremos mencionados de la actuación se ejecutará catenaria a tres kilovoltios para su conexión con los tramos adyacentes alimentados a esta tensión.

El proyecto también incluye la iluminación de la galería de mantenimiento de Folledo, en León, y los sistemas de calefacción de agujas para desvíos.

El anuncio explica que la retrasadísima y con multimillonario sobrecoste de la obra de la variante de Pajares, de 49 kilómetros de longitud, optimizará los tráficos de alta velocidad y mercancías entre León y Asturias, "prestando el mejor servicio a ciudadanos, empresas y operadoras ferroviarias".

Dos tipos diferentes de vía

Además, se indica que en la primera fase se pondrán en servicio los dos túneles de base (24,6 kilómetros) simultáneamente, con una configuración en la vía Este de ancho mixto de triple hilo, es decir, compaginando por un lado el ancho estándar o UIC con el ancho ibérico; mientras en la vía Oeste tan sólo se habilitará ancho ibérico, de 1.668 milímetros, con traviesa polivalente.

Adif resalta que esta solución de "vías compartidas" permite que ambas vías sirvan para el tráfico de pasajeros y de mercancías "sin afectar a los tiempos de viaje ni a la capacidad de la infraestructura", a la vez que favorece la conexión ferroviaria con los puertos asturianos y "reduce el impacto de posibles incidencias".

Además, la empresa pública quita hierro a la decisión de abrir sólo ahora una vía de real alta velocidad, asegurando que la "traviesa polivalente" en la vía Oeste permite el cambio a ancho estándar en fases posteriores de la explotación, más adelante. Lo mismo que se dijo cuando en 2014 se impulsó esta solución en el tramo de León a Venta de Baños en la línea León-Valladolid, pero que sigue sin contar con inversión para convertir este tramo en doble vía AVE completa.

Pese a todo, Adif destaca los principales beneficios de la decisión adoptada de 'vía coja': afirma que con esta actuación habrá reducción del tiempo de viaje en el trayecto entre Asturias (Oviedo-Gijón) y Madrid, así como hacia León o Valladolid; el incremento de la capacidad y la regularidad, como resultado de disponer de doble vía en todo el trayecto de este tramo; y el "aumento del confort", al establecerse unas condiciones óptimas de rodadura, debido a los parámetros de trazado y a la elasticidad del equipamiento de la vía adoptado.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad