Fauna

La Junta aprueba permitir matar a tiros 153 lobos en León en los próximos tres años

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente tiene en cuenta cálculos de 433 ejemplares en la provincia repartidos en 55 manadas, cifras que los ecologistas discuten, criticando los planes autonómicos.

lobo ibérico naturaleza fauna león ataques protección caza especies picos de europa cacería
Dos ejemplares de lobo abatidos a disparos. / Estudio Ecologistas en Acción
ileon.com / ICAL | 24/10/2019 - 13:30h.

La Dirección General de Patrimonio Natural y Política Forestal de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente que preside el leonés Juan Carlos Suárez-Quiñones ha aprobado acabar con un total de 153 ejemplares de lobo a través de la caza en la provincia de León en los próximos tres años, es decir, hasta 2022.

Es la cifra que forma parte del eufemístico plan llamado "de aprovechamientos comarcales de lobo en los terrenos cinegéticos situados al norte del río Duero en Castilla y León" para las temporadas 2019-2020, 2020-2021 y 2021-2022, según se publicó este miércoles el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl).

A partir de la metodología de cálculo establecida se determina el cupo de lobos al norte del río Duero en Castilla y León para cada una de las tres temporadas de vigencia del presente plan de aprovechamientos, resultado de aplicar el porcentaje de extracción a la estima poblacional de cada comarca lobera será de 113 ejemplares al año en Castilla y León (339 hasta 2022) sobre una población estimada de 1.051 ejemplares. En concreto, según la resolución del Bocyl, se trata de 51 ejemplares en la provincia de León, con diferencia la que más, 29 en Zamora, 20 en Palencia, nueve ejemplares en la provincia de Burgos y cuatro en Valladolid.

El plan contempla 28 unidades de gestión, denominadas "comarcas loberas". En la provincia de León serán ocho zonas y por lo tanto se permitirá la caza en prácticamente toda la provincia, exceptuando parte del sur del Páramo, Esla-Ca,mpos y Sahagún.

El reparto por comarcas y reservas de caza

El mapa abarca las comarcas de la reserva regional de Ancares (5 ejemplares), Astorga y La Bañeza (7), Cotos del Bierzo (5), Cotos de la Montaña de Riaño (3), La Cabrera (5), Montaña de Luna (7), el Parque Nacional de Picos de Europa (se reocgen 0, aunque la Junta siempre ha defendido que se cace también aquí), Tierras de León en el entorno de la capital leonesa (4 lobos cazables) y la reserva regional de Mampodre y Riaño, que es la que más ejemplares prevé, con 15 piezas cazables.

En Burgos están Bureba-Ebro, Burgos Centro-Oeste, Merindades Este, Merindades Oeste, Páramos, Sabinares y Sistema Ibérico-Demanda; en Palencia, Cotos de Guardo-Cervera y Aguilar, El Cerrato y Tierra de Campos, Fuentes Carrionas y Saldaña-Valdavia y Boedo-Ojeda; en Soria, Soria N.Duero; en Valladolid, Valladolid N.Duero; y en Zamora, Benavente y Los Valles, Campos-Pan, Cotos de Aliste, Cotos de Sanabria y La Culebra.

La Junta ha diseñado un modo de cálculo de ejemplares que estima estima de ejemplares de verano, es decir en agosto-septiembre, que incluye tanto a los lobos que viven en el núcleo de las manadas como a lobos solitarios. Y partiendo de las 128 manadas confirmadas en la actualización de manadas (2019), multiplicadas por el factor de nueve lobos, y de 4,5 lobos en el caso de las zonas compartidas, se obtiene "una estima poblacional" de 1.051 ejemplares -433 en León, 113 en Burgos, 194 en Palencia, 63 en Valladolid y 248 en Zamora-.

Para cada comarca lobera se ha analizado la mortalidad no natural conocida histórica (desde el periodo reproductor 2013-2014 hasta el 2017-2018) debida a causas diferentes al aprovechamiento cinegético, en términos porcentuales de número de ejemplares muertos frente la estima poblacional de cada comarca lobera.

Para el cálculo de la estima poblacional de cada comarca se han utilizado los datos de manadas del Censo Regional 2012-2013 multiplicándose por los factores 9 y 4,5 en el caso de manadas consideradas compartidas. Del análisis llevado a cabo se concluye que la comarca Valladolid Norte Duero es la única que presenta mortalidad significativa.

La consejería de Suárez-Quiñones consideran que el plan de caza parte del "principio de la prudencia" y valoran otras causas de mortalidad, ajenas a la caza, que afectan a la dinámica de la especie, por lo que se han establecido tres niveles de aprovechamiento cinegético (6, 11 ó 17 por ciento) sobre la estima de ejemplares en la época precaza.

Tan solo en Valladolid Norte Duero se aplica el porcentaje del seis por ciento, es decir, la mortalidad por causas no naturales diferentes al aprovechamiento cinegético es "significativa"; en el caso de las comarcas de Ancares-Mampodre y Riaño (León), Fuentes Carrionas (Palencia) y La Culebra (Zamora) se aplica el porcentaje del 17 por ciento, ya que existe mayor dotación de medios de vigilancia y la mortalidad conocida por causas no naturales diferentes al aprovechamiento cinegético no es significativa.

En el resto de comarcas loberas, se aplica el porcentaje del 11 por ciento, ya que la mortalidad por causas no naturales diferentes al aprovechamiento cinegético no es significativa y además, no existe mayor dotación de medios de vigilancia o en el caso que existiendo mayor dotación, se constata que la mortalidad por causas diferentes al aprovechamiento cinegético es significativa.

Con datos de 2013

El último censo de lobo en Castilla y León, que data de los años 2012-2013, inventarió 179 manadas en Castilla y León (163 exclusivas de la Comunidad y 16 compartidas con otros territorios), de las que 152 se ubicaban al norte del río Duero, del total de 297 que se localizaron en todo el territorio nacional.

Por provincias, el mayor censo se situó en León, con 54 manadas, seguida de Zamora, con 42; o Palencia, con 29. En el resto de provincias se detectaron 17 en Burgos, siete en Valladolid y tres en Soria.

Sin embargo, la actualización -no se especifica de qué año es- alude a 128 manadas en el norte, de las que 110 son de las 152 determinadas en el último censo regional, además de que se han determinado 18 manadas postcenso, según recoge la resolución. De ellas, 55 están en León, 30 en Zamora, 23 en Palencia, 13 en Burgos y siete en Valladolid.

Razones en contra de los Ecologistas

Oficialmente, recuerda la Junta, la Ley de Caza de Castilla y León otorga la condición de "especie cinegética y cazable" al lobo al norte del río Duero y establece que la caza de este animal en los terrenos donde tenga la consideración de especie cinegética se realizará conforme a lo previsto en los planes de aprovechamiento comarcales aprobados por la Dirección General competente en materia de caza, y que actuarán de marco de los planes de los diferentes acotados.

Estas cifras siguen siendo discutidas por diversas organizaciones ecologistas, que consideran que no tienen fiabilidad alguna, y que los ejemplares son mucho menores. Uno de los motivos por los que se siguen oponiendo al control de la especie al Norte del Duero con este tipo de batidas.

De hecho, consideran que las propias cifras oficiales de la Junta determinan que los daños a la ganadería son mínimos y apenas hay conflictividad social, y en todo caso, si la hay es por la falta de diligencia de la administración por facilitar medidas para evitar ataques o para pagar compensaciones de daños.

Cómo pedir matar un lobo

Según se informa desde la Junta, una vez aprobados los cupos, los titulares de los cotos de caza que tengan reconocido el aprovechamiento del lobo en sus planes cinegéticos recibirán una carta informativa donde se les explica que, para poder cazar el lobo, deberán solicitarlo a través de un modelo disponible en la Sede Electrónica de Castilla y León www.tramitacastillayleon.jcyl.es y, por tanto, no podrán hacer uso del precinto (sistema que sirve para garantizar la trazabilidad de todo animal cazado) hasta que no reciban resolución expresa de autorización del Servicio Territorial de Medio Ambiente.

En Castilla y León las modalidades de caza que se pueden solicitar son el aguardo o espera -que también habilitaría la modalidad de rececho- y la montería y gancho/batida. La Dirección General de Patrimonio Natural y Política Forestal ha establecido un sistema de autorización de cacerías simultáneas en diferentes cotos de caza de la misma comarca lobera que aplica mecanismos de seguridad que garantizan no capturar más ejemplares de los planificados, pudiendo incluso anular cacerías ya autorizadas cuando se superen los umbrales de capturas preestablecidos.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad