Cultura

Merino, Aparicio y Mateo Díez honraron a Pedro Argüelles como 'alma' de la Casa de León en Madrid

Un calecho literario y un concierto sirvieron para homenajear póstumamente al presidente de honor.

calecho casa de León Madrid José María Merino, Juan pedro Aparicio Luis Mateo Díez
José María Merino, Juan pedro Aparicio y Luis Mateo Díez en el acto de la Casa de León en Madrid.
ileon.com  | 29/11/2019 - 08:31h.

Este jueves 28 de noviembre de 2019 se celebró en la Casa de León en Madrid un nuevo y entrañable acto de arraigo en la tradición literaria leonesa. Pedro Argüelles, quien fuera presidente de la Casa de León, que con su personalidad y gestión marcaron el devenir de la Casa, fue el protagonista de un acto cultural, un calecho protagonizado por tres grandes de las letras leonesas: José María Merino, Juan Pedro Aparicio, y Luis Mateo Diez.

Todos los presentes recordaron la impronta de Argüelles como clave en el desarrollo de la entidad en la capital de España, motivo por el que fuera nombrado presidente de honor. Durante su mandato, precisamente, una de las generaciones más brillantes de la literatura española se reunía con asiduidad en la Casa. Y por ello, los archiconocidos escritores volvieron a participar en este calecho (también llamado filandón), ámbito en el que tan bien se mueven, para homenajear a Pedro Argüelles, como presidente y como amigo de todos ellos.

La tarde se llenó de anécdotas e historias que llenaron la fría noche madrileña, y deleitaron al numeroso público que acudió al salón de actos. Como detalle de la labor imprescindible de Argüelles destacó el hecho de defender la identidad leonesa de la Casa, por lo que rechazó integrarse en 1983 en la federación de Casas Castilla y León, conservando su independencia y tradición.

Esos años, la Casa vivió un momento álgido y esplendoroso, donde la actividad cultural, lúdica y empresarial era la envidia de cualquier centro regional.

También acudió al acto el Presidente del Consejo Superior del Centro Asturiano, Francisco Rodríguez. Pero las intervenciones más emotivas, fueron las de su viuda Marta, y su nieta Beatriz, rememorando su pasión por Caboalles y La Braña.

La velada acabó con un concierto de un cuarteto de voces, capitaneados por uno de los hijos de Pedro, Jorge, interpretando las típicas canciones leonesas y de Laciana. Un acto para la posteridad.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad