Quantcast

Crisis del coronavirus

Una red solidaria para fabricar mascarillas y batas crece como la espuma en León

Una iniciativa en redes sociales moviliza a cientos de personas en León, abrumadoramente mujeres, así como a establecimientos comerciales para dotar a los sanitarios del Hospital y residencias del material que les falta en plena crisis sanitaria.

imagen
Una de las decenas de voluntarias leonesas confeccionando mascarillas con urgencia. Campillo / ICAL
ileon.com / Miriam Badiola / ICAL | 21/03/2020 - 14:20h.

Un sonido inunda las viviendas leonesas durante estos días de cuarentena. No se trata de los aplausos en los balcones a las 20.00 horas, que también, ni de las risas de los más pequeños que intentan sobrellevar con su alegría característica el encierro. Es el sonido de más de medio centenar de mujeres leonesas cosiendo al unísono mascarillas de algodón y batas impermeables que posteriormente donarán al Hospital de León o a residencias de ancianos.

La iniciativa 'Sosleon' nació en la tarde ayer viernes en redes sociales y tan solo dos horas después de su primer mensaje en redes sociales para pedir ayuda ya contaba con una cuarentena de voluntarias, sin apenas hombres, por cierto. El objetivo: confeccionar mascarillas y batas parara los sanitarios del Complejo Asistencial de León, ya que "la iniciativa está respaldada por el hospital de León y cumple estrictamente todas las medidas necesarias, ciñéndonos a lo que ellos necesitan".

La propietaria de la Mercería Pincha y Cose, Sonia Llamazares, es la coordinadora de la iniciativa, que surgió a raíz de que "el marido de una de las chicas que viene a clase de costura en la Mercería hablase con el Hospital, que fueron quienes nos dijeron qué necesitaban y cómo teníamos que hacerlo".

Aunque han ofrecido dos contactos, uno telefónico de coordinación (645 264 484) y otro fijo para avisar para la entrega de material, tanto telas como plasticos -sin bajar del propio coche, avisan- (987 101 122), lo cierto es que hoy ya no es fácil contactar, ni siquiera a quienes a través de las redes sociales piden detalles de cómo colaborar, por ejemplo, disponiendo de patrones.

La propietaria de la mercería Pincha y Cose de León, Sonia Llamazares, recibe materiales de voluntarios para fabricar mascarillas y batas de protección. / Campillo / ICAL
La propietaria de la mercería Pincha y Cose de León, Sonia Llamazares, recibe materiales de voluntarios para fabricar mascarillas y batas de protección. / Campillo / ICAL

 

Esterilizar antes de entregar

"Estamos haciendo mascarillas y batas, lo que nos ha dicho el Hospital que necesita, las mascarillas con algodón cien por cien y goma y las batas, que tienen que ser impermeables, con tela como de plástico", explica Sonia, quien además aporta desde su propia mercería todo el material que tiene a su disposición, aunque "hemos establecido en la tienda, situada en la calle Villafranca, número siete, un punto de recogida para que la gente que tenga tela nos la done, porque somos mucha gente y nos quedaremos pronto sin tela".

Además, para que nadie salga de su vivienda más de lo necesario "le llevamos la tela a casa a todos aquellos que no tienen el material para empezar a coser y, cuando tengan un número determinado de mascarillas o batas ya hechas, se las recogeremos también en sus casas". Después, "una lavandería que trabaja directamente con el Hospital se ha ofrecido a esterilizar todas las prendas antes de entregarlas".

Es importante saber que el único material válido para confeccionar mascarillas que sirvan de algo debe ser 100% algodón y utilizar una doble capa, no importa el estampado. El patrón indica que sean de un tamaño de 20 cm x 10 cm.

Telas de otros comercios

Para la confección de las prendas, desde el Hospital proporcionaron a Pincha y Cose una bata modelo, que Sonia ha dado a las modistas de la tienda para que saquen los patrones. Otros negocios de telas de León, como Almacenes San Froilán o El Mandil de la Abuena, entre otros, no han dudado en sumarse entregando material.

En cuanto al perfil de las voluntarias, una veintena son las chicas que acuden a las clases de costura de la mercería, por lo que tienen nociones básicas de costura, aunque "el resto también las tiene, porque todas tienen máquina de coser en sus casas", pero a las que más nivel tengan será a las que se les pida las batas, "porque al final es confección".

Sonia Llamazares también quiso recordar que desde el Hospital también pidieron ayuda para conseguir geles hidroalcholólicos. Además, en breve se habilitará una cuenta bancaria al objeto de recibir donaciones, para adquirir algún material en el caso de que fuera necesario.

Servicio de ventana

Algo similar a lo que hace este grupo, lo hace Tina Marote, la propietaria de la tienda Tejidos Marote, situada en la avenida de Nocedo, desde su propia casa. "Cuando vi que se iba a decretar el Estado de Alarma me desplacé a casa de mi madre y me traje la máquina de coser para amenizarme los días, nunca me imaginé que iba a acabar haciendo mascarillas", cuenta.

Sin embargo, hace unos días, una residencia de ancianos se puso en contacto con Tina solicitando material porque tenían a una persona que iba a confeccionar 62 mascarillas de algodón. "De la que fui a la tienda a por ese material, cogí más para mí y me puse de a hacer más por mi cuenta".

"Siguiendo un tutorial por Internet, es súper fácil hacerlas, alguien que esté acostumbrado a coser en media hora la tiene, y quien no, en hora y media", detalla la propietaria de Tejitos Marote, que después de donar alguna mascarilla más a la residencia de ancianos, cosió otras seis para una amiga que las estaba haciendo para Calor y Café y ahora se dedica a "ofrecerlas por la ventana".

De esta manera, Tina Marote lleva a cabo lo que ella denomina "servicio de ventana", ya que cuando alguna vecina la llama a voces pidiendo una mascarilla ella se la tira por la ventana. "El otro día vi pasar a una clienta y a voces le pregunté si su madre tenía, ya se la tiraré por la ventana", señala.

También para Correos

En medio de esta 'labor ventanal' , Tina leyó en un comunicado que "los carteros no necesitaban mascarilla y me pareció una aberración", por lo que, como tiene una prima cartera, está haciendo mascarillas para sus compañeros, "porque aunque cuando salgan de la central se pueden poner lo que quieran para protegerse, Correos no se lo proporciona".

Hasta el momento, ya lleva una treintena de mascarillas confeccionadas ella sola, que también ideó un tutorial de cinco sencillos pasos para que quien quiera ponerse a coser en sus casas, pueda. "Con una tela de algodón, una sábana mismamente, cortas dos cuadrados de 19x19 centímetros y los coses encarados, intercambiando en dos laterales goma para meter por las orejas, o, si quieres un modelo más fácil, unes dos rectángulos de tela por dos partes, haces dobladillo a izquierda y derecha y metes una goma".

Un paso a paso en cinco fotografías que Tina Marote ha enviado ya a todos sus contactos de Whatsapp para que puedan ponerse manos a la obra en la tarea de coser mascarillas. "Las habrá mas bonitas, pero no esto no se trata de estética, es algo rápido y fácil que todo el mundo pueda hacer en casa. Hasta una amiga que está en Ceuta en el Ejército me mandó una hecha con dos servilletas verdes".

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad