TRIBUNALES

La justicia anula las licencias para la central de calor de Ponferrada y suspende su uso

El Juzgado de los Contencioso da la razón a dos entidades recurrents y considera que las licencias otorgadas por el Ayuntamiento de Ponferrada fueron ilegales, condenando al Consistorio y a la la Junta, promotora del proyecto, a costas.

Red de calor central de biomasa Compostilla Ponferrada
Red de calor del barrio de Compostilla, en Ponferrada.
ileon.com  | 17/07/2020 - 18:45h.

A punto de entrar en funcionamiento la central de calor ubicada en el barrio de Compostilla de Ponferrada se ha quedado sin licencias al considerar el Juzgado de lo Contencioso Número 1 de León que las licencias otorgadas por el Ayuntamiento de la capital del Bierzo no se ajustaban a derecho y las declara nulas.

Las instalaciones, propiedad de la empresa pública de la Junta Somacyl, estaban ya terminadas para su puesta en funcionamiento aunque ahora el Juzgado ordena "llevar a cabo la paralización de la construcción y cese de la actividad que, en su caso, se estuviera desarrollando".

La denuncia contra el proyecto fue presentada por la Asociación de Vecinos Compostilla y Bierzo Aire Limpio, a través del Bufete Cordal, y el juzgado condena además a los codemandados, el Ayuntamiento de Ponferrada y la Junta de Castilla y León a través de Somacyl, a pagar las costas.

Los denunciantes sostenían que las licencias municipales para las obras estaban plagadas de ilegalidades como que la instalación que se promovía no era un equipamiento sino un edificio y uso industrial, una central térmica; que el uso industrial previsto para el nuevo edificio de Central Térmica no es un 'uso provisional'; que el edificio se proyectó en ua zona con incompatiblidad de uso y que el proyecto carecía de documento ambiental.

Somacyl adjudicó en marzo de 2018 a la UTE ACSA-Maderas Castañeiras, por 3,3 millones de euros más IVA, la construcción del proyecto, para instalar una caldera de biomasa de 4,5 MW, con una instalación preparada y diseñada para albergar otras dos calderas de 4,5 MW - y una potencia máxima futura 13,5 MW-. La instalación en Ponferrada pretendía llegar a proporcionar calor y agua caliente a una docena de edificios públicos de la ciudad.

La sentencia es recurrible ante la Sala correspondiente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad