Quantcast

EDUCACIÓN EN TIEMPO DE CORONAVIRUS

El curso arrancará presencial, con hasta 25 alumnos por aula y sin mascarilla, pero cerrará centros si hay rebrotes de Covid

La Consejería de Educación de Castilla y León publica por fin las esperadas normas a seguir en los colegios e institutos respecto al curso 2020-2021, con medidas como diferenciar entradas y salidas, filas y siestas con separación de metro y medio, dejar al mínimo el material común o garantizar la educación online por internet si se decreta el cierre de un centro, entre otras muchas novedades de complejo cumplimiento para estudiantes, familias y profesores.

colegio educación infancia niños niña madre coronavirus alergia covid-19 sanidad colegio enseñanza
Una pequeña alumna en tiempo de pandemia de coronavirus. / Adobe Stock
C.J. Domínguez / Uribe | 14/08/2020 - 13:27h.

La Junta de Castilla y León planifica que las autoridades sanitarias, es decir, la Consejería de Sanidad, podrá decretar cierres de centros educativos en el curso 2020-2021 "ante un rebrote". Se trata de una de las novedades que recoge el Protocolo de Prevención y Organización del Regreso a la Actividad Lectiva en los centros Educativos de Castilla y León que por fin ha hecho pública la Consejería de Educación este viernes 14 de agosto, a tres semanas del inicio de las clases, que arrancan con Primaria el 9 de septiembre según el calendario escolar en vigor (consúltalo aquí).

Entre las muchas medidas a adoptar, muchas de ellas de complejísimo cumplimiento, destaca por ejemplo que las aulas no podrán superar "grupos estables de convivencia" de 25 alumnos, contando al profesorado.

Pero lo más llamativo es que la clase será tratada como una unidad de convivencia, como si de una familia se tratara; es decir, "el movimiento dentro del aula es libre sin tener que cumplir la restricción de la separación de seguridad de 1,5 metros ni el uso de mascarilla", dice el documento oficial textualmente.

Tan complicado como esto, la Junta establece que "cada grupo estable de convivencia", cada clase, "debe tener asignado su acceso, zonas de paso, de recreo, comedor, aseos, etc., procurando no utilizar los espacios designados a otro grupo en ningún momento".

De este modo, concluye Educación que esta "zonificación" permita "aislar todo el grupo ante la aparición de un brote" de manera que inicialmente se reaccione poniendo "en cuarentena a las personas, mientras que los demás grupos sigan funcionando bajo un sistema de estrecha vigilancia y alerta".

Sin embargo, con carácter general la Junta define que "con la finalidad de realizar la planificación del curso académico 2020/2021" se prevé que se tome en consideración "la posibilidad de que, ante un rebrote, las autoridades sanitarias puedan decretar el cierre del centro educativo y se suspenda la actividad educativa presencial" en su totalidad.

Ahora la decisión podría llegar a ser mandar todos los alumnos, y se sobreentiende que al profesorado, de cada colegio o instituto a casa para seguir su formación de forma telemática.

Previendo este escenario más grave, la Consejería de Educación indica en este protocolo que "todos los centros educativos públicos implantarán aulas virtuales para todos los niveles educativos, en el caso de que no cuenten con ellas".

Diferenciando esta orden en el caso de los centros privados concertados que no cuenten con dicha plataforma, "que podrán solicitar a la Consejería de Educación el uso de las herramientas ofrecidas en el Portal de Educación", haciendo uso libre de este recurso público.

Prepararse para clases digitales

La pretensión de la Consejería de Educación es clara: "Los centros educativos fomentarán la formación en competencia digital tanto para docentes como para alumnos y la colaboración entre docentes para la planificación y el diseño de actividades, de forma que se puedan prestar de forma presencial o a distancia", apunta el Protocolo.

La aplicación de Educacyl, caída.
La aplicación de Educacyl, caída.

Y sobre los alumnos que no disponen de posibilidad para conectarse, al que pasan a llamar "alumnado desconectado o con dificultades de conectividad", el documento sólo indica que "la Consejería de Educación establecerá las medidas oportunas para dotar de equipos y conectividad al alumnado que más lo necesite, con especial atención a aquellos en los que, en función de su edad y nivel de autonomía, se garantice un rendimiento óptimo en este tipo de enseñanza".

"Para el resto de los cursos de la etapa de Educación Primaria y toda la etapa de Infantil, la Consejería de Educación colaborará con los centros educativos en la articulación de las medidas de accesibilidad de materiales por parte de las familias a través del Portal de Educación. En el ámbito de las enseñanzas de formación profesional y de régimen especial, la Dirección General competente, establecerá los medios técnicos y tecnológicos de los entornos virtuales de aprendizaje que faciliten el proceso de enseñanza aprendizaje, la participación del alumnado, su seguimiento, evaluación y el trabajo del profesorado", apunta el protocolo.

El 'baile' de la mascarilla

Otras medidas es que las mascarillas serán obligatorias para todo alumno de menos de 6 años, es decir, para todos los de Infantil y Primero de Primaria. Aunque una vez en el aula, "es obligatorio el uso de mascarilla cuando no se pueda mantener una distancia de seguridad mínima de 1,5 metros", pudiéndose librar cuando "estén sentados con sus pupitres".

"Se limitará el acercamiento del docente al alumno"

En cuanto a los profesores, igualmente es voluntaria esta protección mientras estén dando clases a "grupos estables de convivencia" o obligatoria el resto del tiempo. Por cierto, la Junta obliga a los centros a disponer de mascarillas "a cargo de la Consejería de Educación para el caso de que alguien inicie síntomas y para poder reponer las mascarillas del alumnado en caso de necesidad por rotura o deterioro".

Pero en otro punto explica que "se limitará el movimiento en el aula y el acercamiento del docente al alumnado", los cuales no podrán sentarse nunca cara a cara, e incluso "se señalizará el sentido de circulación de las zonas de la clase de manera que se eviten los cruces entre el alumnado".

La orden establece que "se establecerán tantos accesos" al colegio o instituto "como sea posible, y todos controlados por personal del centro educativo", dotado con gel hidroalcohólico, y se habilitarán distintos puntos de entrada y de salida, obligando a la distancia mínima de metro y medio en las filas.

Medidas para los más pequeños

Entre la extensa cantidad de medidas a tomar por parte de los centros educativos de la Comunidad autónoma destacan también las medidas para los más pequeños, los que cursen Educación Infantil de 3 a 6 años. Ellos "no deben acudir al centro con objetos o juguetes de casa" e incluso para las siestas, "se recomienda colocar las colchonetas a 1,5 metros de distancia, intercalando la dirección en la que se colocan los alumnos (cabeza y pies en diferente dirección). Cada alumno utilizará sus propias sábanas y/o almohadas que deberán ser sustituidas semanalmente y siempre que estén sucias".

La norma, que se desarrolla en 19 folios, regula la complejísima 'nueva normalidad' educativa respecto a las salas de profesores, departamentos y reuniones con las familias; todos los despachos, que deben estar exentos de decoraciones para facilitar su completa higiene; o la hora del recreo, que "escalonará en la medida de las posibilidades las salidas y regresos", pudiéndose acortar si fuera preciso, y prohibiendo juegos con intercambio de objetos -léase, fútbol, por ejemplo.

También se intenta organizar el uso de los baños, teniendo en cuenta que la higiene personal es absolutamente prioritaria en pandemia; en los comedores, tratando de agrupar a los comensales por grupos de convivencia, es decir, compañeros de aula; e incluso del transporte escolar.

En cuanto a las actividades complementarias, el documento reza vagamente que "antes de la apertura de los centros escolares se debe reflexionar sobre la organización de este tipo de actividades para determinar el uso de las aulas correspondientes (música, plástica, tecnología, informática, laboratorios, aulas taller etc.) de manera que las condiciones de seguridad sean respetadas".

Ya en el ámbito más profesional, la Junta desvela por primera vez cómo pasará en detalle a ser el nuevo modo de trabajo diario de los profesores de todos los centros, con no pocas novedades y recomendaciones. Y por último, el cumplimiento y seguimiento de todas estas medidas recaerá en los funcionarios de la Inspección de Educación.

A continuación dejamos el documento oficial completo.

Nota: si no puede visualizar el PDF en su navegador puede hacerlo pinchando en este enlace.

Descargue el protocolo Covid-19 de la Junta de Castilla y León para el curso educativo 2020-2021 pinchando aquí

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad