Violencia de género

El confinamiento casi duplicó en León las llamadas al 016 mientras se contuvieron las denuncias por violencia de género

La aplicación de las restricciones más duras derivadas del primer estado de alarma disparó las comunicaciones con el número de teléfono de asesoramiento a las víctimas, que tuvieron más dificultades por las propias limitaciones de movilidad para acudir a presentar denuncias ante la Policía Nacional y la Guardia Civil.

imagen
César Fernández | 25/11/2020 - 09:13h.

¿Qué efecto tendría el confinamiento en las víctimas de violencia de género? La pregunta, que estuvo sobre la mesa en primavera durante las restricciones más estrictas, ya tiene respuestas en datos. Y la estadística revela lo que a simple vista podría parecer una contradicción: entre marzo y mayo de este año casi se duplicaron las comunicaciones con el 016 (la línea gratuita y que no deja rastro en la factura), mientras se contuvieron las denuncias en la provincia de León. Precisamente la reducción de movilidad en el primer estado de alarma podría explicar la caída del segundo apartado por las dificultades para personarse en comisarías de la Policía Nacional o cuarteles de la Guardia Civil.

Las comunicaciones con el 016, abierto a otros medios telemáticos como correo electrónico o whatsapp, ya experimentaron un importante incremento en marzo (el día 14 se decretó el primer estado de alarma). La comparativa de las conexiones (36 en 2019 y 66 en 2020) arroja este mes un incremento de un 83,3%. Casi llegaron a duplicarse en abril: de 37 a 72, un 95% más. Y se quedaron en un 81,4% en mayo al pasar de 44 a 81, según datos ofrecidos por la Subdelegación del Gobierno en León en vísperas de la celebración este miércoles 25 de noviembre del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Las comunicaciones con el 016 casi se duplicaron en abril, se contrajeron hasta prácticamente igualarse con el inicio de la desescalada en junio y volvieron a dispararse hasta superar el doble en agosto

Aunque, coincidiendo con el período de desescalada, la estadística se contrajo en junio con una diferencia muy escasa (de 45 comunicaciones en 2019 a 52 en 2020), el caso es que en julio fueron más del doble (de 48 a 101) y en agosto también hubo una distancia notable (de 40 a 67). La utilización de este teléfono que ofrece información y asesoramiento a posibles víctimas de violencia de género parece haberse reforzado como consecuencia de la crisis sanitaria. Y es que, a escala nacional, los meses de verano también registraron algunos de los datos más altos de la serie histórica con incrementos mensuales con respecto al año anterior que oscilaron entre el 16,2% de agosto y el 39,2% de junio.

Faustino Sánchez, en su despacho en la Subdelegación del Gobierno, en vísperas del Día por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
Faustino Sánchez, en su despacho en la Subdelegación del Gobierno, en vísperas del Día por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Atentos a las consecuencias de la aplicación del toque de queda

En otro sentido, las denuncias por violencia de género se contuvieron en la provincia durante el confinamiento del primer estado de alarma. La estadística, que había apuntado al comienzo del año 25 tramitaciones en enero y 31 en febrero, cayó hasta 20 denuncias en marzo y abril, 22 en mayo e incluso 19 en junio para sumar 81 en los meses de mayores restricciones a la movilidad. Las cifras aumentaron en los cuatro siguientes (de julio a octubre) a un total de 126, lo que representa un 55,5% más que el cuatrimestre anterior.

"La violencia de género no desapareció en los meses del confinamiento. Estaba en efervescencia. Pero restricciones tan estrictas de movilidad pudieron hacer que algunas mujeres no acudieran físicamente a presentar denuncia", expone el subdelegado del Gobierno

El subdelegado del Gobierno en León, Faustino Sánchez, ofrece una doble lectura para interpretar esta diferencia en la estadística de comunicaciones con el 016 y en la de denuncias que 'condenó' a las víctimas a estar más tiempo bajo el mismo techo con los agresores. "La violencia de género no desapareció en los meses del confinamiento. Estaba en efervescencia. Y lo que sucedió fue que las restricciones tan estrictas de movilidad pudieron hacer que algunas mujeres no acudieran físicamente a la comisaría de Policía o al cuartel de la Guardia Civil a presentar las denuncias", expone el representante del Ejecutivo central en la provincia, que admite que esta circunstancia podría reproducirse con las limitaciones derivadas del toque de queda, si bien esa eventualidad todavía no se refleja en la estadística.

Sánchez va más allá al referirse a la estadística de víctimas mortales, que refleja 41 en lo que va de año en España (ninguna en la provincia y sólo una en la Comunidad Autónoma, en Segovia concretamente) frente a las 55 de todo 2019. "Y hasta en un 85,9% de los casos de este año la mujer no había denunciado. Sólo lo habían hecho seis de esas víctimas", dice para marcarse el reto de lograr que la mujer "no se calle". "No puede soportar bajo ningún concepto estas situaciones", agrega.

La Policía Nacional y la Guardia Civil se consolidan como las primeras puertas de la administración a las que acuden las mujeres en estas circunstancias. "Son las instituciones más valoradas por las víctimas. Están abiertas las 24 horas del día y los 365 días del año para que ellas sean escuchadas y atendidas", remarca Sánchez para destacar también la labor de las policías municipales, principalmente en el caso de los ayuntamientos de mayor población de la provincia con los que existen convenios de colaboración con la Subdelegación: León, Ponferrada, San Andrés del Rabanedo, Villaquilambre, La Bañeza, Astorga, Villablino y Bembibre.

El subdelegado observa un incremento "paulatino" de la implicación del entorno de la víctima: "Cada vez hay más llamadas de vecinos. Y va calando en la sociedad que no hay que mirar para otro lado ante este tipo de situaciones"

Y es que la violencia de género no entiende de divisiones territoriales (aunque sí hay matices diferenciales entre el medio urbano y el rural) ni de otras variables. "Afecta a todas las zonas y a todas las edades. También se dan casos en la población mayor", advierte el subdelegado, quien observa un incremento "paulatino" de la implicación del entorno de las víctimas a la hora de denunciar abusos. "Cada vez hay más llamadas de vecinos. Y va calando en la sociedad que no hay que mirar para otro lado ante este tipo de situaciones", señala.

Sin esconder que en las sociedades todavía subsiste un componente de violencia estructural, el subdelegado del Gobierno apela a la conciencia de los maltratadores. "Los hombres deberían darse cuenta de que cualquier tipo de violencia sobre la mujer nos debería avergonzar y humillar", apunta. Las conmemoraciones del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer también quedarán condicionadas por la pandemia al reducirse a un minuto de silencio este miércoles a las puertas de la Subdelegación del Gobierno. "Y, ante las restricciones, animamos a la población a seguirlo desde aquí o desde donde estimen oportuno", concluye Sánchez.

publicidad
--- patrocinados ---

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad