TRIBUNA DE OPINIÓN

De autonomías y regiones

El sociólogo David Díez Llamas indica cómo las palabras región y autonomía no siempre son sinónimas, y recuerda que una autonomía cuyo nombre tiene una conjunción copulativa, como la de Castilla y León, indica claramente que tiene dos territorios: dos regiones distintas.

Región Leonesa Región de Castilla
David Díez Llamas | 10/02/2021 - 18:30h.

Es habitual en los medios de comunicación y también en las declaraciones políticas el identificar una comunidad autónoma con una región. En todo caso se evita aplicar el término 'región' a las que se han vinculado a los conceptos de Comunidades históricas'. Así no escucharemos hablar de la Región de Cataluña pero sí de Castilla y León como una región.

Creo incorrecto asociar lo que es un marco administrativo como es una comunidad autónoma con el concepto de región. Así el diccionario de la Real Academia define Región como: "cada una de las grandes divisiones territoriales de una nación, definida por características geográficas e histórico-sociales y que puede dividirse a su vez en provincias o departamentos". Es decir el concepto de región es algo que trasciende a una división política y de poder. Se vincula a conceptos como la historia y la geografía.

En ese sentido no creo que a todas las actuales comunidades autónomas cabría aplicar el concepto de región. Si repasamos la historia podríamos decir que habría comunidades autónomas actuales que carecen de tradición en lo que ha sido la división histórica regional de España. Esto ha sido así hasta el punto de que algunas de ellas han tenido la necesidad de cambiar su propia denominación. Así, por ejemplo, recordaremos que Santander y Logroño formaban parte de la Región de Castilla La Vieja en el momento en que se crea la España de las Autonomías. Cuando se desvinculan de la autonomía de Castilla y León deciden cambiar su denominación por Cantabria y por La Rioja. Ahora se les aplica el concepto de región. No discuto en todo caso el derecho que puedan tener en formar una autonomía propia, pero si puede ser más discutible que a esas autonomías se les aplique el concepto de región.

También sería muy cuestionable el concepto de comunidades históricas. Habría que preguntar hasta donde llega esa historia. Para algunos la historia termina en un siglo antes de donde vivimos actualmente. Sin embargo nosotros creemos que la historia es un periodo mucho más largo. Por decirlo de alguna manera la historia vendría a ser todo lo que viene después de la prehistoria. En ese sentido el propio escudo de España vendría a definir mucho mejor lo que son las comunidades históricas. En ese escudo encontramos a Navarra, Castilla, Aragón y León. Curiosamente las que se denominan nacionalidades históricas no aparecen, por cuanto se incluirían en alguna de esas cuatro grandes divisiones (y no por formar núcleos independientes).

La simplificación de las cosas lleva muchas veces al error. Cuando algunos protestábamos por el hecho de que en los medios se haga referencia a "las dos Castillas" ha habido algún periodista que lo ha justificado como "economía del lenguaje" y nos ha criticado por ser quisquillosos. En esa misma línea resulta "más fácil y cómodo" asociar autonomía con región. En el medio social actual la comodidad es un valor predominante y eso es aplicable también al mundo del periodismo.

León y Castilla son dos regiones

Es habitual que se trate la Comunidad de Castilla y León como una región. Todo ello aun cuando no ya desde León sino incluso desde el Ayuntamiento de Valladolid se diga que esta Comunidad la componen dos regiones. Les pondré un ejemplo: "Andrés y Sonia pueden ser un matrimonio pero no son una persona". La conjunción Y separa dos cosas que son unidades distintas. Son dos personas (Andrés y Sonia en nuestro ejemplo), dos cosas (un tenedor Y una cuchara) o dos regiones (Castilla y León).

El peligro muchas veces es que la simplificación pueda vencer a la razón. No se trata tanto de que se nos debata con argumentos distintos como que se obre por la vía de los hechos repitiendo una y otra vez los mismos errores. La reiteración en ellos puede hacer creer a muchas personas que lo que se dice responde a "una verdad". Ya sabemos que vivimos en un tiempo en el que se prima la imagen y la simplificación en los contenidos.

Los valores democráticos se sustentan en el reconocimiento de la pluralidad social. La uniformidad es algo más propio de las dictaduras. La cohesión en la unidad se construye desde el reconocimiento de la diversidad y no desde la imposición. La autonomía de Castilla y León se ha creado sin que los leoneses pudieran expresar su voluntad. Se diseña a modo de dique de contención de los nacionalismos periféricos. La España de las autonomías la lidera un ministro que procede del franquismo y que no cree en esa división territorial. Se imponía su criterio a lo que era la propia voluntad de la ciudadanía o incluso la de los representantes leoneses de su partido.

En definitiva quisiéramos reclamar a los medios de comunicación que eviten asociar el concepto de región al de un marco autonómico. Que sean capaces de distinguirlos y que en el caso de Castilla y de León distingan que la actual autonomía la componen dos regiones.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad