CONVERSACIONES LEONESISTAS (I)

Los primeros pasos de la reivindicación leonesista

Máximo Soto Calvo recuerda transcribiendo una conversación con Félix José Pérez Echevarría, 'Cheva', los inicios del leonesismo en los años setenta, ochenta y noventa del siglo pasado.

imagen
La primera manifestación leonesista el 18 de marzo de 1978. Imagen de @ReinudeLlion
Máximo Soto Calvo | 28/02/2021 - 12:30h.

Si decimos a modo de entrada o presentación que siempre se le ha vinculado al activismo reivindicativo leonés, al que llegó  impulsado por un fuerte compromiso leonesista y colocamos a continuación su nombre completo: Félix José Pérez Echevarría, puede que alguien tenga instantes de vacilación, pero si citamos su apelativo más familiar y difundido: Cheva, podremos comprobar de inmediato la amplia difusión del nombre y de su "obra".

Por mi parte, puede que el lector ocasional de estas páginas, haya tenido oportunidad de ver, con anterioridad, alguno de mis escritos sobre León, lo leonés, siempre entre el sentimiento y la reivindicación, de modo especial la identitaria, mas, tan sólo apareceré como  voz relatora.

El compromiso compartido será intentar poner en  orden pensamientos y vicisitudes, rumbos y recuerdos en el vivir lo leonés,  rescatados especialmente de la memoria de Cheva.

En las manifestaciones de rechazo a la autonomía con Castilla, con los lemas: 'León sin Castilla' o 'León Solo' los años 78, 80, 83 y 84...  Su presencia fue como un leonés más, eso sí  activo y comprometido. Entonces su ocupación comercial de viajante, justamente por la región leonesa  triprovincial, le estaba permitiendo palpar lo leonés: sentimientos, lengua, cultura, etc. en pueblos, aldeas y núcleos vecinales. Su lema: Autonomía Leonesa.

Nos conocimos en UPL, en la primera sede de esta formación política que nacía con ánimo de salvaguardar lo leonés, amenazado seriamente por el ente autonómico. Se inscribió bastante tiempo antes que yo, en la década de los 90 del pasado siglo, eran tiempos de euforia leonesista como contraposición al proceder del ente autonómico que nos estaba engullendo.

Curiosamente esta formación se había horneado allá en El Egido,  en un restaurante llamado 'Horno'. La idea partía de un generoso grupo de personas, significados leoneses,  on intención de que ocupara el espacio que el Prepal no conseguía llenar y el hueco que dejaba Unión Leonesista (UNLE) que no aguantó el tirón  más que un par de años. ¿Qué espíritu presidía las reuniones? Es lógico preguntarse. Y fácil responder: leonesismo, en forma de sentimiento compartido.

Hemos convenido dejar aquí señalado que, tanto en UNLE como en su prolongación UPL, en los albores político/leonesistas contrapuesto el engendro autonómico, ya estaba Óscar García Prieto, el gran leonesista ya fallecido. Un gran maestro con empuje emocional vehemente, didáctico e incansable, que supo asesorarnos con moderada voz, siempre docta y vindicativa. Presidente de Honor de Unión del Pueblo Leonés.

Cuando Cheva accedió a UPL alertado por el profesor Hermenegildo López, llevaba en su haber como persona, todo aquello que los actos reivindicativos le habían servido de lección y aprendizaje. Pero había algo que aunque durante largos años de práctica no valorara así, nos referimos al rugby, esa disciplina deportiva de fuerte contacto y "en equipo", llegaría a aportarle garra e ímpetu, sin olvidar el respeto al rival. Un bagaje a no perder de vista en su comportamiento político activista en el que pronto se iba a implicar en clara progresión.

La creación de la UPL

Nos atrevemos a dejar señalado que la presencia de José María Rodríguez de Francisco, invitado a participar en la creación de UPL. fue decisiva, de tal modo que la sede quedó establecida en Ordoño II, en febrero del capicúa año 1991. En las primeras tertulias en la sede, reuniones de trabajo y puestas en común entre los fundadores y los militantes que iban incorporándose,  empezó Cheva a mostrar carácter,  ideas de partido  y protesta ante lo autonómico,  que encontraban eco en los asistentes, y de ello no tengo más remedio que dar fe.  Burbujeaba el leonesismo y se inflamaban los ánimos.  Siempre dispuesto a dar un paso más... adelante.

En junio de 1991 y en el Conservatorio de Música de la capital, tuvo lugar el primer Congreso de la incipiente formación, un abrazo entre miembros de UNLE y de UPL que estaba a punto de vestirse con ropajes de ejercicio político.  Los primeros estatutos por los que empezaría a regir, serían los transferidos de UNLE. Cheva no tuvo dificultad en conseguir ser miembro del primer Comité Ejecutivo, bien lo recuerda, una grave responsabilidad que habría de sopesar.

De Francisco sería el primer presidente y Hermenegildo el primer Secretario General. En el 92 en las elecciones municipales de la capital se consiguieron  tres concejales, y en la provincia algunos alcaldes y concejales, un éxito moderado, esperanzador. Se podía conseguir la alcaldía de Riaño, donde se había impugnado el resultado, y allí acudió junto a José María y algún ejecutivo más. Resultó eficaz el desembarco puesto que, en los nuevos comicios salió el alcalde por UPL. Que luego fuera un fiasco, es otra historia. Aprender a desconfiar, para seguir.

Por razones que no hacen al caso, cesó en la actividad comercial empezando a trabajar en Antibióticos, donde, el hecho de laborar a turnos, pronto le hizo comprender que no lo podía compatibilizar con su puesto en el ejecutivo. A voluntad propia  pasará a la Comisión Delegada, tras los trámites oportunos, siendo portavoz de ésta en el Comité ejecutivo aunque si voto, eran tiempos de limpios comportamientos.

Cuando la Junta autonómica, en abril de 1996 nos "amenaza" con el discurso institucional itinerante, UPL ya había ido engrasando la maquinaria y participado en elecciones municipales, con aceptable resultado para tan neófita formación.  Tal discurso, asegura muy bien Cheva, tenía que haber sido el año anterior, pero: "Nos tuvieron miedo a los leonesistas" (le sale la vena de quien la protesta pública le motiva, y mucho), el correctivo que junto al público leonés los propinamos en la plaza de San Marcos el que llamaban 'Día del Estatuto' ( 25/2/93), mediante rechazos en alta voz "NO al Estatuto" y en  pancartas; increpaciones y silbidos, logramos ennegrecer el acto, de modo que decidieron esperar a que se asentaran los ánimos.

La manifestación de San Marcos del 23 de abril de 1996 contra el Estatuto

La osadía de venir con  el "discurso itinerante institucional" había que "premiársela". Todo el poder autonómico (ejecutivo y legislativo) se iba a personar en León el 23 de abril de 1996 ¡Había que hacer algo! No se podía perder la oportunidad de salir a la calle a decir que NO, que no era ni nuestro Día, ni nuestra Fiesta. Pintiparada ocasión para entrar en faena, y dar salida a su vena activista, pensaba Cheva, con fuerza y osadía  intactas. Su frase autonómica: "Castiga León"

Con buen criterio se decidió en UPL, que se había de montar un acto reivindicativo leonés, de rechazo a la forzada Comunidad.  Se tuvieron en cuenta las dos vertientes: política y social o ciudadana. Esto es movilizar al leonesismo político desde UPL y al leonesismo  social o  sencillamente leonés, desde un grupo asociativo creado ad hoc, eso sí, sin limitaciones ni barreras e intercambiando ideas entre ambos grupos. Todo un acto de  protesta, sacando a la calle al "respetable". Hubo que trabajar duro, pues cuesta lo suyo la movilización, pero esto nunca le ha metido miedo a nuestro activista. Invitar a hacer, pero predicando con el ejemplo.

UPL había lanzado una importante Revista llamada León. Rompe Cadenas, que pasado un tiempo fue sustituida por un Boletín con el mismo nombre e igual de reivindicativo. Recuerda Cheva, que, con buen número de ejemplares de éste, y acompañado de Amadeo Núñez, sorprendieron a los que en el hostal de San Marcos estaban alojados la noche del 22/4/96, muchos de ellos políticos foráneos, del ente, repartiendo ejemplares que nadie rechazaba. Aunque fuera modestamente era una manera de mostrar cómo "el León enseñaba las garras".

¡Ya quedaban alertados! Y más la policía antidisturbios, que en la mañana del 25, tenían vallada  y tomada la gran explanada de San Marcos. Y tras vallas el pueblo leonés expresando de viva voz su protesta, rotunda  en número, que hablaba del éxito de una muestra de rechazo.

Me permite Cheva colocar aquí mi opinión de que, cual piedra de toque, le sirvió para valorar sus capacidades de agitador,  conductor de  grupos de protesta, lo de masas, para esta primera ocasión, quedaría un puntín exagerado.  Y también algo más en lo que estamos plenamente de acuerdo: Por la gran presencia de leoneses, consignas coreadas, toma de conciencia leonesa, etc, "ganamos la batalla pero perdimos la guerra". Las cadenas políticas nos siguen amarrando al ente. Nos molestaban entonces y ahora nos hieren.

No como inciso, sino por derecho propio intercalamos aquí una cita a la Asociación llamada Raigañu y de modo especial a Chema Vicente. Siempre activo en el leonesismo, ha sabido captar con su cámara momentos  muy importantes,  verdaderos reportajes, un lujo.  Diseñador de letreros reivindicativos y más, bastante más.  Aquí queda una muestra.

Muy próxima la Navidad de 1996, días fraternales y  de parabienes, un grupo de directivos de UPL, entre los que nos encontrábamos Cheva y quien esto relata, entregamos al líder de UPL, las cartas de dimisión, las razones requieren larga explicación, que ahora dejaremos en desavenencias.  A partir de ahí, vendrían un sin número de actuaciones sociales, reivindicativas, de protesta y reclamación con verdadera vocación de activista, cuando las pilas para esta ocupación estaban bastante cargadas y bien conocidos los métodos y abordajes.

Nuevo rumbo político-social

Nuevo rumbo político-social  para Cheva. Participó en Proidentidad Leonesa. Y especialmente junto a Davíd Álvarez, todo un personaje leonesista, valioso, eficaz  e incansable, más Amadeo Núñez también  dimisionarios, crearían una Asociación  que denominaron Esllabón Lleonesista. Corría el año 1997, y no tardarían en sacar a la luz pública un "boletín"  que llamaron Bolteo, todo un "toque de campana", metálica voz de llamada para hacer ver el mal rumbo que imponía el ente a los leoneses. Asociación, personas y boletín reivindicativos a tope, verdaderos activistas, en cuanto a denuncias y rechazos.

Si bien,  en agosto de 1998, como Asociación también cultural, acudieron a la reunión de éstas, en  los Primeirus Alcuentros de Cultura Llionesa en Molinaferrera, promovidos por Conceyu Llionés en Cataluña Xaime Andrés. Allí entregarían el número 1 de su revista Bolteo.

Rotular la protesta. Algo más que anécdota para valorar una acción sencilla sin el arte del graffiti, pero mil por mil expresiva. Casi fueron pillados infraganti, David, Cheva y Amadeo, en el momento que, por iniciativa de este último, pintaron el añadido 'Pucela', al letrero propaganda del ente en la Plaza de Santa Ana. Como denuncia clara del centralismo de Valladolid.

Nos tomamos un respiro. En siguientes entregas, con redoblado ánimo, arrancaremos con este tema.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad