Economía

Endesa emplaza a septiembre la elección del proyecto industrial que ocupará el solar de la térmica de Compostilla II

Las labores de desmantelamiento en las instalaciones de Cubillos del Sil se desarrollarán durante los próximos cuatro años.

Endesa central térmica Compostilla II Cubillos del Sil desmantelamiento Miguel Temboury Francisco Naya
Labores de desmantelamiento de la térmica de Compostilla II en Cubillos del Sil. / César Sánchez / ICAL
D. Álvarez / ICAL | 30/06/2021 - 13:39h.

El director general de Endesa en el Noroeste, Miguel Temboury, anunció este miércoles que la compañía eléctrica dará a conocer en el próximo mes de septiembre el proyecto industrial seleccionado por el plan Futur-e, que busca candidatos para instalarse en el emplazamiento de la central térmica de Compostilla II, en el municipio berciano de Cubillos del Sil. Según explicó Temboury, el comité de selección, formado por representantes de la Junta, el Instituto para la Transición Justa (ITJ), la Universidad de León (ULE) y los ayuntamientos de Ponferrada y Cubillos, deberá evaluar la decena de proyectos que optan a esta posibilidad.

Estas iniciativas están relacionadas con sectores como la movilidad sostenible, los servicios sociosanitarios o la fabricación de materiales de construcción y algunas habrían solicitado parte del equipo de la central para su actividad industrial. Por su parte, Endesa colabora con un de generación de hidrógeno verde para el que ya se ha construido una planta solar fotovoltaica, así como en otros dos proyectos de economía circular para el reciclaje de baterías de vehículos eléctricos y de palas de aerogeneradores. Estas iniciativas están sujetas a la concesión de ayudas por parte de los Fondos Next Generation de la Unión Europea, remarcó Temboury.

Desmantelamiento de la central

En la jornada de este miércoles, los responsables de la compañía eléctrica quisieron dar el pistoletazo de salida a las labores de desmantelamiento en esta central, que empezó a operar en el año 1972. Los trabajos supondrán la demolición de los grupos III, IV y V, que se solapará con la de las dos unidades de producción más antiguas, en marcha desde el 2018. En total, está previsto que las labores generen unas 267.000 toneladas de residuos, que gozarán de una segunda vida ya que se aplicarán criterios de economía circular para segregarlos y valorizarlos.

Al respecto, el responsable del proyecto de desmantelamiento, Francisco Naya, señaló que los trabajos se extenderán sobre una superficie total de 375 hectáreas, ya que también se clausurarán los vertederos utilizados durante los años de actividad de la central. Naya explicó que la sostenibilidad será uno de los ejes que guíe todo el proceso, con un consumo mínimo de agua potable y una previsión de recuperar al menos el 90 por ciento de los residuos generados, exceptuando aquellos de más difícil reciclaje, como la lana de roca o el amianto.

A día de hoy, ya se han recuperado cerca de 500 toneladas de residuos, procedentes de las labores que ya se están llevando a cabo para desmontar las cintas transportadoras que conectan la central con el vertedero. También se han vaciado ya los tanques de combustible y aceites, así como el cableado, los cuadros eléctricos o las luminarias. Algunos de estos equipos se venden a empresas externas para una segunda vida mientras que otros se donarán a las instituciones colaboradoras.

Sobre el terreno, el proyecto de demolición se divide en siete zonas diferenciadas. Uno de los puntos culminantes del desmantelamiento será la voladura de las chimeneas y las torres de refrigeración del complejo industrial, que requerirán de un permiso específico para el uso de explosivos. Según la actual planificación, las fechas provisionales previstas para la demolición de las torres de enfriamiento se sitúan en verano del año próximo, mientras que las chimeneas, de más de 250 metros de altura, seguirán en pie al menos un año más.

En cuanto al empleo, Naya destacó que el proceso, pilotado por la empresa Recifemetal, implicará la contratación de hasta 130 personas, de las cuales al menos el 80 por ciento deberán proceder de los municipios del entorno. También gozarán de prioridad los extrabajadores de las empresas auxiliares de la central y los participantes en los cuatro cursos de formación gratuita impartidos en colaboración con la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden) y la Fundación Santa Bárbara, que contaron con la participación de 200 alumnos. Está previsto que las labores se extiendan durante un periodo de cuatro años.

Parques eólicos

Temboury remarcó que la compañía también está impulsando el proceso de transición energética a través de la instalación de energías renovables. Actualmente, Endesa tiene proyectados y en tramitación varios parques eólicos y solares en el entorno de la comarca del Bierzo, con una potencia total de 625 MW. Ante la "preocupación" despertada en los respectivos territorios por estos proyectos, que se encuentran en periodo de información pública, Temboury apostó por "explicar las características y rectificar lo que sea necesario".

En esa línea, consideró que las alegaciones presentadas por diversas entidades y colectivos forman parte de un "proceso normal" que se desarrolla "con todas las garantías ambientales" y que supondrá, opinó, "un impacto muy positivo en la zona". "Renunciar de entrada al desarrollo económico no es una actitud responsable", criticó el director territorial, que aseguró que las distintas iniciativas son "compatibles con las actividades preexistentes", de manera que traerán "riqueza adicional al territorio".

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad