Quantcast

Naturaleza

¿Sobrevivirá la osezna Saba liberada en Picos de Europa y soportando el temporal?

La Coordinadora Ecologista cuestiona el lugar elegido para soltar al animal tras haber sido recogido herido y dócil en Asturias y recuperado en una finca de la Junta en León.

Saba oso pardo liberada Valsemana
Saba, la cría de oso pardo, liberada en la vertiente leonesa de Picos de Europa.
ileon.com  | 19/11/2019 - 11:00h.

La Coordinadora Ecologista de Asturias ha pedido al Principado que revise la liberación de la osezna Saba en el Parque Nacional de Picos de Europa «ante los riesgo que conlleva» al llevarse a cabo en en la zona de Vegabaño, a 1.320 metros de altitud y en vísperas de un temporal de frio y nieve en la zona, tras permanecer seis meses en varios centros de tratamiento, el último de ellos en la finca de Valsemana de la Junta de Castilla y León en la provincia leonesa.

Según la organización conservacionista, el protocolo de intervención con osos en la Cordillera Cantábrica señala que la elección de la zona para liberar un ejemplar requiere valorar la edad del ejemplar y que, en caso de ser un ejemplar de menos de un año, se haga preferentemente lo más próxima posible a su lugar de captura, en este caso en Asturias.

Además, señalan, se pide atender a la disponibilidad de comida y, en este caso, el ejemplar fue liberado en un gran hayedo "donde este año apenas hay hayucos para comer, con lo cual va tener muy difícil la alimentación natural", y a la presencia de otros osos con los que pueda interactuar.

La Coordinadora considera que el emplazamiento elegido parece no atender a estas recomendaciones y que se tuvieron más en cuenta criterios políticos que científicos para liberar a la osezna por lo que han solicitado que se revise esta decisión y piden conocer los informes científicos que avalaron este emplazamiento para su suelta.

La osezna Saba fue recogida a finales de mayo en las inmediaciones del cercado de Proaza en Asturias cuando contaba con unos cinco meses tras ser avistada por primera vez una semana antes en un monte del municipio de Santo Adriano y, tras varios días de seguimiento en los que también se buscó a su madre sin éxito, fue rescatada en las proximidades del cercado de la Fundación Oso en Proaza.

El ejemplar padecía desnutrición, deshidratación y alteraciones neurológicas y fue enviada a un centro veterinario para estabilizarla y, tras experimentar una leve mejoría, se acordó su traslado al Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre, en Cantabria, unas instalaciones específicas para el tratamiento de osos.

Durante los tres meses que permaneció en el centro cántabro estuvo bajo control permanente y especializado, aunque sin contacto visual con sus cuidadores, y alcanzó un desarrollo óptimo hasta llegar a los 23 kilogramos de peso antes de ser trasladada en septiembre al recinto de Valsemana, en León, una finca propiedad de la Junta de Castilla y León, como paso previo a su reintroducción en el medio natural.

Su liberación se llevó a cabo el pasado 5 de noviembre y únicamente se especificó que se había llevado a cabo en la zona occidental del Parque Nacional de los Picos de Europa siguiendo el protocolo aprobado en una reunión del grupo de trabajo de oso cantábrico coordinado por el Ministerio para la Transición Ecológica.

El ejemplar fue anestesiado y se le colocó un dispositivo de seguimiento a través de GPS antes de ser trasladado al lugar donde fue liberada en el que, tras abandonar el remolque en el que fue transportado, se alejó adentrándose en un bosque de hayas y robles, como se aprecia en la fotografía que ilustra la noticia.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad