Quantcast

Fauna

"Mejorar la convivencia": el eufemismo del consejero para permitir que los ganaderos disparen a los lobos

El consejero leonés Juan Carlos Suárez-Quiñones defiende la adopcion de medidas vigentes como en Francia y llega a afirmar que la presencia del lobo incrementa la despoblación.

lobo fauna caza cacería batida muerte medio ambiente asturias
Ejemplar de lobo abatido en Asturias. / Coordinadora Ecoloxista d'Asturies
iLeon / ICAL | 19/10/2018 - 16:37h.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, el leonés Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha defendido hoy la inclusión de nuevas prácticas 'importadas' de Francia en la lucha contra el lobo, como permitir que los ganaderos puedan acabar con ellos empleando armas de fuego, según defendió para una mejor convivencia de esta especie y de la ganadería extensiva.

Suárez-Quiñones explicó que la Junta está desarrollando actuaciones con el país vecino y con la Unión Europea para estudiar cómo actuar y garantizar la permanencia de la agricultura y la ganadería en el medio rural, más en concreto respecto a la ganadería extensiva, la más afectada por los ataques del lobo. Estas medidas se han anunciado tras renunciar su departamento, al menos durante los dos próximos años, a aprobar batidas de lobos para cazadores con el fin de disminuir su número al norte del Duero, también en la provincia leonesa, y a pesar de contar con dos sentencias en contra de esta práctica.

El consejero recordó hoy en una visita a Salamanca que las diversas actuaciones estudiadas son de un país, Francia, que también tiene esta problemática, pero que cuenta en todo el territorio nacional con 300 ejemplares, frente a los 2.000 que hay en Castilla y León, recordó. Y también aseguró que las medidas serán consensuadas con las organizaciones agrarias y ganaderas, aunque sin mecionar al colectivo de cazadores, que también reclaman estas batidas legales, ni tampoco a los conservacionistas, que censuran esta nueva intención autonómica.

El consejero llegó a asegurar que esta problemática afecta no solo a los ganaderos, sino que incrementa la despoblación, y por eso se mostró convencido de buscar una solución contra los ataques de lobo a las explotaciones. De la misma manera, Suárez-Quiñones, precisó que no es la misma situación al norte del río Duero que al sur, ya que en esta última zona el lobo es una especie protegida por la Unión Europea.

Las estadísticas oficiales

Las últimas estadísticas oficiales de la propia Junta, referidas al pasado año 2017, certifican que 24 lobos fueron cazados en la provincia con autorización autonómica, la mayoría en la Montaña de Riaño, la reserva de caza de Mampodre y la Reserva de la Biosfera de Luna.

Los ataques de esta especie al ganado en la provincia siguieron situándose por debajo de los 200, por segundo año consecutivo, de los cuales la Junta indemnizó económicamente casi 150 dentro del mismo ejercicio.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad