Quantcast

Coronavirus

La Junta no impondrá 'por Ley' la mascarilla pero exigirá que se multe al que sin distancia no la lleve

El vicepresidente Igea anuncia que pedirán a los diferentes cuerpos policiales y ayuntamientos mano dura para garantizar la máxima protección porque "estamos siendo laxos".

Francisco Igea vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León Consejo de Gobierno
Francisco Igea, vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León. / Miriam Chacón / ICAL
ileon.com  | 09/07/2020 - 13:15h.

Mascarillas obligatorias en Castilla y León 'por Ley', no. La Junta no seguirá la estela de otras Comunidades o territorios, como Cataluña o Baleares, y no contempla incorporar esa exigencia de llevar este tipo de protección contra el coronavirus en las medidas autonómicas de las que son competentes tras el fin del estado de alarma.

Sin embargo, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, sí admitió la preocupación autonómica por el hecho de que "estamos siendo un poco laxos", como reconoció "en tercera persona" en la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno.

Y por eso, anunció que lo que sí se va a pedir es que se endurezcan las sanciones, que también son económicas, a quienes no lleven esas mascarillas en lugares donde no se puede mantener la dstancia de seguridad establecida, que es en Castilla y León la de 1,5 metros de distancia.

Igea confirmó que pedirán a través de los Cecopis, los órganos que en cada provincia coordinan el cumplimiento de las medidas autonómicas anti-virus, y también a todos los ayuntamientos, especialmente a aquellos que cuenten con cuerpos de Policía Local, que se aumente la 'mano dura' con los incumplidores. Es decir, no podrán sancionar a quien mantenga la distancia mínima establecida del medio y medio, pero si a quienes no pudiendo cumplir esa distancia no lleve puesta la mascarilla, aclaró.

"Queremos recordar que están ocurriendo numerosos brotes y y un crecimiento de la incidencia" en otras comunidades de España, y muchos están "relacionados con coas fáciles de evitar", como situaciones de ocio, reuniones familiares y ámbitos cerrados. "Es muy importante mantener la tensión. Hemos trabajado mucho para conseguir que este verano el turismo rural, el hostelero tengan el grado de ocupación que están teniendo gracias a que todos hemos trabajado mucho", añadió.

Igea precisó que, aunque se ha analizado la posibilidad de que seguir los pasos de Cataluña y Balearas e exigir su uso en espacios públicos, no es el momento de imponer más medidas coercitivas. Es una recomendación y una obligación donde no se puede mantener la distancia social de 1,5 metros, aspecto en el que también se indice en la modificiación del anexo del Plan de Medidas de Prevención y Control para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19 que fue aprobada hoy.

Limitación de aforos, también al aire libre

En concreto, se acordó modificar el apartado 1.2 del Plan, de modo que se refuerza la necesidad de mantener la distancia de seguridad interpersonal de, como mínimo, 1,5 metros, y del uso de mascarillas, y el apartado 3.17 del Plan, que establece una serie de medidas de prevención y limitación de aforos en el sector de la actividad en cines, teatros, auditorios, circos de carpa y espacios similares, así como en recintos al aire libre y en otros locales y establecimientos destinados a espectáculos públicos y actividades recreativas.

Así, se determina, de manera expresa, que la limitación de aforo del 75 por ciento que se prevé se refiere también a espacios al aire libre que cuenten con butacas preasignadas, así como que este límite del 75 por ciento del aforo debe cumplirse de manera homogénea en toda la instalación o recinto, sin que pueda haber zonas en que pueda superarse ese límite.

Por otro lado, el apartado 3.19.2, en relación con la actividad e instalaciones deportivas, recoge una serie de limitaciones vinculadas a la ocupación máxima permitida en la práctica deportiva y en las instalaciones deportivas cubiertas. No obstante, la expresión utilizada "ocupación máxima permitida en la práctica deportiva", ha sido objeto de diferentes interpretaciones, por lo que parece oportuno sustituirla por la palabra "aforo", con el fin de que resulte inequívoca.

Las medidas de aplicación a la práctica de la actividad deportiva federada de competencia autonómica y de ámbito nacional que se desarrolle en Castilla y León se establecen en el apartado 3.20.1. Se ha considerado necesario modificar este apartado para igualar el número de personas permitidas tanto en los entrenamientos como en las competiciones.

Además, con el fin de no dejar fuera a determinados disciplinas deportivas, se estima oportuno elevar el límite de personas permitidas a 30. Por último, debe clarificarse que se considera que no existe contacto físico en las modalidades en que cada equipo juega en un campo diferente.

En relación a las modalidades o especialidades deportivas en las que sea necesario el contacto físico, reguladas en el apartado 3.20.2, resulta necesario clarificar, mediante la oportuna modificación, que las federaciones sólo han de elaborar un único protocolo, en el que incluyan medidas para deportistas profesionales y no profesionales, y no dos protocolos diferentes, en el que se detallen las medidas de prevención e higiene a observar.

Asimismo, se añade un segundo párrafo para dar cobertura al caso particular de competiciones en las que los equipos pueden estar integrados simultáneamente por deportistas profesionales, de alto nivel, de alto rendimiento y aficionados.

Competiciones de ámbito nacional

Por otra parte, resulta necesario permitir la participación en las competiciones de ámbito nacional y carácter no profesional, sólo en categoría absoluta, que estén pendientes de finalización, para evitar perjudicar a los equipos de la Comunidad Autónoma, por lo que se deben aplicar las mismas condiciones en este tipo de competiciones. Para ello se incorpora un párrafo tercero en este apartado 3.20.2.

Respecto de la asistencia de público en instalaciones deportivas, se modifica el apartado 3.21 para concretar que se refiere exclusivamente a eventos deportivos, y no a otro tipo de espectáculos que pudieran celebrarse en instalaciones deportivas.

Además, y con el objeto de establecer una regulación coherente con las demás actividades con público, se eliminan los límites máximos en los casos en que haya butacas preasignadas, si bien, por la naturaleza de la actividad, se considera conveniente limitar el aforo al 50 por ciento en vez del 75 por ciento, esta condición debe cumplirse de manera homogénea en toda la instalación o recinto, sin que pueda haber zonas en que pueda superarse ese límite. Asimismo, y dada la posibilidad de que en estas instalaciones puedan llevarse a cabo  actividades de hostelería, resulta necesario incorporar las oportunas medidas de seguridad para esas actividades, al igual que se prevén en el apartado 3.17.

Espectáculos taurinos

Respecto a plazas, recintos e instalaciones taurinas, se modifica el apartado 3.33, distinguiendo los recintos que cuentan con localidades preasignadas de los que no; en caso de asientos preasignados,  se podrán desarrollar actividades taurinas si no se supera el 75por ciento del aforo permitido, debiendo estar el público repartido de manera homogénea por todo el recinto, sin sobrepasar este límite en ningún espacio.

En caso de no contar con asientos preasignados, los asistentes deberán permanecer sentados, no podrán superar el 75 por ciento del aforo, con un límite máximo de 1.000 personas al aire libre o 500 personas si es en un espacio cerrado.

Para ellos pidió "rigurosas sanciones" porque "nos jugamos mucho, nos jugamos la vida, nos jugamos la economía y no es el momento de relajar".

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad