Quantcast

REPORTAJE

La mitad de las compañías de artes escénicas de la provincia de León podrían no volver a levantar el telón por la Covid-19

El sector esperará la instauración de la "nueva normalidad" para ponerse en marcha. Cuanto antes llegue, menores serán los daños, por lo que pide a las administraciones que ejecuten los presupuestos culturales de este año y recorten lo menos posible en los del próximo, porque "cuando hay crisis siempre se empieza a recortar por el mismo sitio, por la cultura".

Escenario del Teatro San Francisco
Elisabet Alba | 25/05/2020 - 10:02h.

La pandemia de coronavirus Covid-19 obligó a bajar el telón a las 24 empresas, entre artísticas y técnicas, de la provincia de León, y ha dejado sin actividad a las 466 personas que las conforman, así como a otros 600 puestos indirectos que generan. "Fuimos los primeros en cerrar" a la declaración del estado de alarma y, según el plan de desescalada propuesto por los expertos, "seremos los últimos en abrir", lamenta el presidente de la Asociación Centro Dramático Leonés, Enrique López.

La precaución de la Junta de Castilla y León en la vuelta a la "nueva normalidad" conlleva una mayor seguridad sanitaria pero también un coste económico "más complejo de afrontar". Cuanto más se alargue, mayores serán las pérdidas. Un mal pronóstico al que se suman, por otro lado, las medidas de distanciamiento social previstas para los espacios culturales.

"Nuestro sector se basa en la aglomeración de personas, ¿quién va a ir al teatro para sentarse a dos o tres butacas de su acompañante?" Las dudas se multiplican. "¿Cómo se actúa para un patio de butacas a un tercio del aforo?" "Si la rentabilidad económica de una función empieza a partir del 85% de entradas vendidas, parece claro que los teatros, al menos los privados, no abrirán hasta que estemos en esa normalidad nueva".

Teatro San Francisco con el telón bajado por la pandemia
Teatro San Francisco con el telón bajado por la pandemia

 

Si la rentabilidad económica de una función empieza a partir del 85% de entradas vendidas, parece claro que los teatros, al menos los privados, no abrirán hasta que estemos en esa normalidad nueva

A fecha de hoy, las pérdidas económicas ascienden ya por encima de los dos millones de euros, y "cada día que pasa la cifra va creciendo". La previsión de la patronal es que en torno al 2% de las empresas, en su mayoría pequeñas o muy pequeñas, no vuelvan a levantar el telón después de esta crisis. Si la actividad no se retoma antes del mes de agosto, entre el 27 y el 32% de las empresas no podrán sobrevivir y entre el 40 y el 50% desaparecerán si la crisis se alarga hasta final de año.

El sector cultural "es más importante de lo que parece". Aporta un 3,2% del Producto Interior Bruto (PIB) de la provincia, lo que lo convierte en un "elemento tractor" de primera orden de la economía de León.

Las pérdidas ascienden ya por encima de los dos millones de euros, en un sector que supone el 3,2% del PIB de la provincia

Las compañías artísticas tienen por delante la difícil tarea de reinventarse para sobrevivir. "Esa capacidad de cambio va implícita en nuestro nombre, pero veo más el problema en los presupuestos", reconoce López, que pide encarecidamente a las administraciones que ejecuten los de este año y que recorten lo menos posible en los venideros porque "cuando hay una crisis siempre se empieza a recortar por el mismo sitio, por la cultura".

La cultura no conoce época de bonanza, pero se queja de ser la primera en sufrir las vacas flacas. "Cuando todavía nos estábamos recuperando de la crisis de 2008 nos ha llegado esto. Pero soy optimista", manifiesta dando un pequeño tirón de orejas a Ayuntamientos, Diputaciones y Gobierno central, porque el coronavirus no es el único de sus males.

"Aprovechemos para cambiar las cosas, para mejor y que se contraten compañías profesionales. El año pasado el 68% de la programación cultural de la Diputación de León se adjudicó a grupos amateurs, el 40% de la programación del Ayuntamiento de León. Esas personas no generan riqueza a la provincia, no pagan impuestos y ¡eso no puede ser!"

Butacas del Teatro Bergidum de Ponferrada
Butacas del Teatro Bergidum de Ponferrada

Los teatros públicos como el Bergidum de Ponferrada, ante una oportunidad para cambiar de modelo o seguir como hasta ahora

La ignorancia ante lo que supondría la pandemia en las artes escénicas favoreció que el sector pasase una primera etapa planeando, con inocencia, aplazar las funciones unas semanas o un mes. El confinamiento fue un golpe de realidad que sentenció la temporada. La presentación del plan de desescalada no hizo más que alimentar la confusión de un sector que ve cómo la situación epidemiológica cambia por momentos y con ella las normas.

"Ahora mismo trabajamos con el planteamiento de que la próxima temporada sea a un tercio del aforo y queramos o no esto va a influir en la programación", manifiesta el director del Teatro Bergidum de Ponferrada, Miguel Ángel Varela. Ante este nuevo escenario, y nunca mejor dicho, cabe replantearse muchas cosas. "¿Vamos a seguir trabajando igual? ¿La "nueva normalidad" va a ser igual que la vieja? ¿Vamos a seguir con el mismo modelo, en el que los espacios escénicos somos meros contenedores y exhibidores? Es el momento de buscar respuestas. Igual entonces nos damos cuenta de que el modelo ya no sirve y se le puede dar una vuelta, o que sí, que todo estaba bien".

Miguel A. Varela, director del Bergidum de Ponferrada: "¿Vamos a seguir en la "nueva normalidad" con el mismo modelo en el que los espacios escénicos somos meros contenedores y exhibidores? Igual nos damos cuenta de que el modelo ya no sirve, o que sí"

Plantear formas diferentes de llegar al público, trabajar en complicidad con los artistas, tomar parte en los procesos productivos, hacer talleres o encuentros con los espectadores son algunas de las apuestas de Varela después de asistir a la explosión de lo virtual en estos meses que la ciudadanía tuvo que permanecer en sus casas. "El teatro no tiene que ser sólo entretenimiento y ocio. Es algo más y hay que abrir ese melón", sentencia el director del espacio berciano, que reconoce también que no será tarea sencilla: "Se requiere un cambio de mentalidad en todos los sentidos, del público, administrativo y artístico".

Pero no todo iba a ser malo. La crisis también le ha servido para darse cuenta de que "el sector está más unido que nunca", es "fuerte" y está "muy bien estructurado". Acostumbrado a trabajar "en la cuerda floja" y en el "cambio permanente", por lo que, concluye Varela, "vamos a intentar aprovechar la complicidad colectiva que se ha creado y mejorar". Al fin y al cabo, "sobrevivirán los creativos, los que mejor se adapten".

Concedeclown
Concedeclown

"Los titiriteros llevamos la incertidumbre bien" en tiempos de una pandemia que ha demostrado que son "esenciales"

Actores, magos, payasos, malabaristas..."Titiriteros" todos ellos del loco, e "infravalorado", mundo del espectáculo están llevando "bien" la incertidumbre. Chema López, de Concedeclown, pelea junto a su mujer Nuria Robles desde 2012 por hacer de las artes escénicas su sustento familiar. "Vivir de lo ahorrado en tiempos mejores, como estamos haciendo ahora, es algo a lo que estamos acostumbrados . ¡Ya lo tenemos superado!", bromea. La satisfacción que saca de la pandemia es que "por fin" ha quedado demostrado que la cultura es "esencial" y "debería ser intocable, un bien de Estado, como la Educación y la Sanidad".

"Vivir de lo ahorrado en tiempos mejores, como estamos haciendo ahora, es algo a lo que estamos acostumbrados", reconoce Chema López, de Concedeclown, que pide "conciencia, de la importancia de la cultura" porque "es lo que nos ha salvado a todos, estos días"

Las ayudas a autónomos y pequeñas empresas les salvan el mes, mientras miran el verano con incredulidad y esperanza. "Los meses de julio y agosto son entre un 30 y un 40% de nuestros ingresos anuales", y mantienen el optimismo de que los Ayuntamientos y la Diputación de León contraten "aunque sólo sea" espectáculos de calle, en los que "se puede mantener perfectamente la distancia de seguridad" interpersonal de dos metros que piden las autoridades sanitarias.

En su repertorio ofrecen dos: "Cuentos, risas y rock&roll", en la que a priori parece una fantástica y divertida velada teatral que puede convertirse si nadie lo remedia en una auténtica tragedia que anima al público escandaloso a que el espectáculo pueda continuar; y "Los titirilelos", unos payasos del siglo XXI con una simpática y entusiasta manera de entender el espectáculo, dispuestos a preparar una fiesta sorpresa en cualquier momento.

Lo único que piden es que "conciencia, de la importancia de la cultura. Que se consuma más. Es lo que nos ha salvado a todos estos días".

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad