SEGUNDA OLA

Las bajas y la falta de personal se convierten en el principal problema del Hospital de León para afrontar la segunda oleada Covid

El Hospital de León se ha reestructurado a marchas forzadas para adoptar una fórmula similar a la de la primera oleada, ante el incremento incesante de ingresos de pacientes Covid y la subida de la presión hospitalaria. Médidos de 10 áreas reforzarán la atención Covid y se crea una bolsa de enfermeras para situaciones extraordinarias.

Parada del autobús del Hospital de León, entrada principal, sin marquesina
Parada del autobús del Hospital de León, entrada principal, sin marquesina.
A. Vega | 11/10/2020 - 10:11h.

Si en la primera oleada de casos del coronavirus el principal problema en el Hospital de León fue su desconocimiento y la falta de materiales de seguridad, en esta segunda oleada el problema está siendo la falta de efectivos para afrontar la atención que necesitan tanto los pacientes Covid como los del resto de enfermedades.

El Hospital de León se ha reestructurado a marchas forzadas para adoptar una fórmula similar a la de la primera oleada, ante el incremento incesante de ingresos de pacientes Covid y la subida de la presión hospitalaria. El edificio Virgen Blanca y el Hospital Monte San Isidro son los edificios dedicados a los pacientes de coronavirus con la idea de mantener el edificio Princesa Sofía como 'zona limpia de Covid', pero eso siempre que no se dispare el número de ingresos y hagan necesario más camas para esos pacientes. De momento la famosa planta 12 del Princesa Sofía, que suele estar habitualmente cerrada, ya ha sido reabierta con pacientes de Digestivo.

Pero el principal problema está siendo la necesidad de personal, lo que ha obligado a la gerencia del Hospital a pedir médicos de otras áreas para reforzar Medicina Interna y Neumología, responsables de Covid, como ya se hizo en la primera oleada. Así, según un documento interno al que ha tenido acceso este periódico y fechado el viernes 9, se explica que "Dada la situación epidemiológica actual y las previsiones futuras, el servicio de Medicina Interna (con casi un tercio de bajas) y la Unidad de Neumología, no pueden hacer frente a la sobrecarga de pacientes covid y no covid que hay en la actualidad". Por ello reclaman a otros servicios un facultativo para reforzar la atención y son los de Alergología, Aparato Digestivo, Cardiología, Endocrino, Geriatría, Nefrología, Neurología, Psiquiatría y Reumatología.

La situación de personal médico es muy tensa ya que no hay contrataciones al estar las bolsas de empleo vacías y la alta incidencia del coronavirus provoca situaciones como la sucedida hace algunas semanas, con buena parte de la plantilla de anestesistas en cuarentena durante días por contacto con un positivo. Los anestesistas son quienes realizan el proceso de intubación a las personas que entran en la UCI, lo que provocó tener que duplicar turnos ante el alto número de enfermos.

La falta de personal de enfermería obliga a creas el 'Pool de enfermeras' para actuar en situaciones de necesidad

También el personal de enfermería, con las bolsas de empleo igualmente agotadas, tiene una situación de déficit que el Hospital aborda con la creación del llamado 'Pool de enfermeras'. Se trata de una idea, ya realizada en otras provincias de la Comunidad, en la que para atender necesidades tirar de horarios libres del personal de enfermería que se apunte voluntario para atender la apertura de unidades Covid o cribados, además de suplir bajas por presencia de Covid entre el personal, el más expuesto en la atención hospitalaria. Esta bolsa de horas tendrá una gratificación pendiente de negociación con los representantes de los trabajadores.

Las previsiones del Hospital son que todo el mes de octubre será muy complicado al mantener el efecto de hospitalizaciones que llegan después de la oleada de contagios, confiando en que los cierres perimetrales de León y San Andrés del Rabanedo tengan efecto en las próxima semanas rebajando la incidencia y, por tanto, la presión asistencial.

Una alta incidencia del coronavirus provoca además en el Hospital de León, como en otros, que deban de dejarse de atender otras cuestiones como operaciones no urgentes debido al uso de todos los recursos contra el coronavirus, como ya sucedió en abril. El incremento de pacientes graves obliga a abrir más camas UCI usando otro tipo de camas como REAs o URPAs más enfocadas a la rehabilitación posoperatoria, pero si se usan para Covid no pueden hacerse para las operaciones, por lo que estas se suspenden 'sine die'.

En el caso del Hospital de León sus UCIs estructurales, la que siempre ha tenido, eran 16 antes de la pandemia pero ahora han habilitado hasta 56, según datos de este sábado, de las que 36 ya están ocupadas, 13 de ellas por pacientes Covid. Sólo en los últimos 3 días han fallecido 15 personas por Covid en los hospitales de León.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad