Economía

Los hosteleros advierten en Valladolid de que peligran 150.000 empleos en Castilla y León

"Queremos trabajar", dicen los representantes del sector, sometido al cierre por la aplicación de las nuevas restricciones frente a la Covid-19.

Concentración hosteleros hostelería Valladolid Castilla y León coronavirus Covid-19 estado de alarma toque de queda
Concentración de los hosteleros frente a las medidas restrictivas por la Covid-19. / Eduardo Margareto / ICAL
ICAL | 05/11/2020 - 13:04h.

Los hosteleros de Castilla y León tomaron este jueves la Plaza de las Cortes en Valladolid, para protestar contra el cierre de sus negocios desde la jornada de este viernes para frenar la Covid-19 en la Comunidad. ¡Queremos trabajar!, gritaron una y otra vez a los parlamentarios.

Cientos de personas se concentraron frente a la sede del Parlamento autonómico en una desapacible mañana, para reivindicar ayudas directas que les permitan sobrevivir. "Rescate para la hostelería ya", se podía leer en los carteles que portaron los manifestantes, donde el SOS al sector se repetía constantemente. La cita arrancó a las 11.30 horas, y una hora después, un grupo tomó la avenida de Salamanca, dirección al edificio de Hacienda, trayecto en el que hubo varios conatos de corte del tráfico, que impidió la Policía.

Pequeños empresarios, autónomos y asalariados de toda la Comunidad, junto a furgonetas de reparto que no pararon de recorrer la Avenida de Salamanca, en apoyo a la concentración, advirtieron de su situación desesperada. 'La hostelería está a punto de fallecer por la mala gestión y el desamparo de las autoridades (gobierno nacional y regional)', se leía entre los mensajes.

Algunos carteles rechazaban los argumentos sanitarios del cierre: 'Menos del cinco por ciento de los contagios se producen en los bares'; otros apuntaban al dinamismo económico que producen en las zonas donde se instalan: 'Sin hostelería no hay vida'.

La exigencia de apoyos era generalizada, pero bajo la advertencia de: 'Queremos trabajar no queremos limosna'. Asimismo, advertían a las autoridades de que 'No se puede exigir impuestos si se prohíbe tener ingresos' y las instaban a 'Que gasten en salud no en crear chiringuitos'.

Banderas de España y de Castilla y León se pudieron ver entre los manifestantes, con asociaciones provinciales y locales, como la de Saldaña (Palencia) o Medina del Campo (Valladolid) incluso hubo quien portaba una enseña de Galicia, como Pablo Costa, un gallego afincado en Arévalo (Ávila), donde regenta un restaurante desde hace 41 años.

El presidente de la Confederación de Hostelería y Turismo de Castilla y León, el empresario segoviano Ángel Blasco; destacó que llevan siete meses "reivindicando", y todo se resume en una cosa: "La situación es tan grave que necesitamos ayudas directas, porque ya no tenemos liquidez", dijo.

Balasco asumió que lo "principal" es la salud, "lo entendemos, pero la pandemia económica está aquí, y la única manera de solucionarla es con ayudas importantes directas", porque hasta la fecha, denunció, has sido "escasas" y sujetas a una "excesiva burocracia".

Así, advirtió que con las nuevas restricciones, un "porcentaje" altísimo de negocios "no volverá a abrir ya las puertas" y podrían estar en peligro 150.000 empleos. "Se nos está provocando una gran herida y no se puede tapar con una tirita", dijo, para estimar que "hay más de 30.000 establecimientos y es posible que el 50 o más estén cerrados".

El presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, acudió a la manifestación para acompañar al sector regional y "alzar la voz, ante la situación lamentable de ruina total" por decisiones "absolutamente arbitrarias, injustas, carentes de evidencias científicas". "Todos los datos sanitarios nos dan la razón, porque solo el 3,2 por ciento del os contagios tiene que ver con la restauración", dijo.

Por último, constató que esta noche "cierra" toda Castilla y León: "Oiga usted -a la Junta--, puede mandar cerrar a quien sea pero diga cómo se les va a ayudar, porque hacen falta ayudas directas para que las empresas puedan sobrevivir a la situación a la que se las está llevando".

Los hoteleros recibieron el apoyo del presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), Santiago Aparicio, quien lamentó que se haya "criminalizado" a este sector, "tan importante" para el dinamismo económico de la Comunidad.

Aparicio, junto a otros miembros de la patronal, como la vallisoletana Ángela de Miguel, advirtió del "daño terrible" que se está provocando a la hostelería y defendió que se pude compaginar esta actividad con medidas frente a la Covid-19. Constató asimismo, el impacto que el cierre hostelero tendrá sobre un sector estratégico para la Comunidad, como es el agroalimentario.

Los parlamentarios de grupos de la oposición también apoyaron la protesta. El secretario general y portavoz del PSOE, Luis Tudanca, se reunió con los representantes de los hosteleros. Por su parte, VOX acudió con su propia pancarta a la concentración, con la presencia del procurador Javier Conde.

La Junta comprende y respeta la protesta de la hostelería y pide un plan nacional

El vicepresidente y portavoz, Francisco Igea, afirmó que el Ejecutivo de la Comunidad comprende "el malestar" del sector de la hostería por la clausura desde este viernes de los establecimientos para frenar el virus, pero, además de las ayudas que prepara la Junta, reclamó un plan al Gobierno.

Ante la entrada en vigor a las 00.00 horas del cierre de bares y locales de restauración durante 14 días y las movilizaciones que se viven en varias localidades, como este jueves en Valladolid, Igea, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, expresó el "respeto y la comprensión absoluta", pero también demando "confianza y tranquilidad".

Explicó que se trabaja en el diseño de las líneas de ayudas, recogidas en el plan de choque por el empleo, aunque puso como ejemplo Alemania donde el Gobierno federal las detalla y financia, para reclamar al Ejecutivo de Pedro Sánchez que haga lo mismo en España.

En tal sentido, manifestó que la Junta "no elude su responsabilidad" pero consideró que la ayuda al sector debe ser también municipal y nacional, para, a la vez, pedir que "no se demonice" a la hostería porque ellos cumplen con las medidas de seguridad, aunque recordó que se toma la cesión de cierre por la evolución de la pandemia y las personas de distintos niveles que se concentran en espacios cerrados.

También, adelantó que este mismo jueves los consejeros de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, y de Cultura y Turismo, Javier Ortega, van a remitir una carta al Gobierno para pedir oficialmente un plan de choque para la hostelería ante la "dureza de las restricciones". "La Junta no elude su responsabilidad, pero el Gobierno tampoco la debe eludir", aseveró.

"No parece muy sensato que yo no tomo decisiones, las tomas tú, las financias tú y sufres el desgaste", argumentó, para señalar que no es una sugerencia al Gobierno, sino una petición para que esté al lado de los ciudadanos y "haga lo que toca", tras las decisiones que se adoptan en el Consejo Interterritorial de Salud.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad