Deportes

León conquista a las Leonas: el paso de la selección femenina de rugby con la olímpica María Casado como embajadora

León y las Leonas no se conocían más que de oídas. La provincia le suena a la selección femenina española de rugby por la 'promoción' que hace María Casado, hasta hace nada jugadora y ahora preparadora física, olímpica en Río de Janeiro 2016 e Hija Predilecta de Valencia de Don Juan. Con estrictos protocolos que hacen tan importante una burbuja como una melé, el combinado nacional ha podido aprovechar fundamentalmente en lo deportivo la concentración que ha realizado en los últimos diez días en la capital leonesa.

Selección femenina española rugby XV las Leonas León área deportiva Puente Castro María Casado
La selección femenina española entrenando en Puente Castro y la leonesa María Casado (arriba a la izquierda).
César Fernández | 22/07/2021 - 09:37h.

María Casado es leonesa y leona. Las Leonas nunca habían parado en León. En estos tiempos de paradojas, la presencia de la selección femenina española de rugby XV en la capital está a mitad de camino entre el trabalenguas, la burbuja y una oportunidad de futuro. Este jueves 22 de julio concluyen los entrenamientos de la concentración del combinado nacional para preparar nuevos compromisos con la clasificación para el próximo Mundial en el horizonte y bajo la guía de una mujer de Valencia de Don Juan que presume de su localidad de origen y de su provincia.

María Casado es leonesa, leona y olímpica. En vísperas de los Juegos de Tokio 2020 (que llegan con un año de retraso) es inevitable que le venga a la mente su experiencia con la selección de rugby a siete en la cita de Río de Janeiro 2016. Y si se le olvida, ahí están las redes sociales para recordárselo. La coyantina, nombrada recientemente Hija Predilecta de Valencia de Don Juan, ha pasado en apenas tres meses del terreno de juego a la banda, de alinearse con sus compañeras a ser su preparadora física. Que España no consiguiera repetir presencia olímpica "da rabia", admite. Sin dejar de reconocer las dificultades de acceder a la competición, ha sido una oportunidad perdida.

Selección española de rugby femenino, en un entrenamiento en Puente Castro.
Selección española de rugby femenino, en un entrenamiento en Puente Castro.
María Casado, en la concentración de la selección femenina.
María Casado, en la concentración de la selección femenina.

Como una oportunidad de futuro cabe leer la concentración de la selección española femenina de rugby en León. La disponibilidad del CAR (Centro de Alto Rendimiento) ha jugado a favor de la capital leonesa. "Tiene unas instalaciones y unos medios increíbles", subraya una de las capitanas del equipo, Anne Fernández de Corres. "Son de lo mejor que hay en España", abunda el seleccionador nacional, José Antonio Barrio. Y no sólo se trata de medios materiales: "Sentirse querido y arropado es muy importante. León ha superado las expectativas. Todo han sido facilidades". La presencia del combinado supone también un estímulo para el León Rugby Club, que sortea la pandemia manteniendo alta la bandera del rugby en la capital de la provincia pese a las restricciones y los protocolos.

La disponibilidad del CAR ha jugado a favor de la capital leonesa. "Tiene unas instalaciones y unos medios increíbles", subraya una de las capitanas del equipo, Anne Fernández de Corres. "Son de lo mejor que hay en España", abunda el seleccionador nacional, José Antonio Barrio

"Prometemos volver", dice el seleccionador en una mañana calurosa en el área deportiva de Puente Castro, que completa con el CAR e instalaciones de la Universidad de León el triángulo de complejos por los que en estos últimos diez días han pasado las Leonas, que se alojaron primero en una residencia de estudiantes y luego en un hotel. La concentración se salda con buena nota en el apartado deportivo. "Estamos consiguiendo los objetivos y creo que las jugadoras se van con un buen bagaje para casa", considera Barrio. "Teníamos muchísimas ganas de volver a juntarnos. Y hemos podido aprovechar la ocasión", añade Fernández de Corres.

Selección española de rugby femenino, en un entrenamiento en Puente Castro.
Selección española de rugby femenino, en un entrenamiento en Puente Castro.
Selección española de rugby femenino, en un entrenamiento en Puente Castro.
Selección española de rugby femenino, en un entrenamiento en Puente Castro.

Concentración con protocolos y test de antígenos

En estos tiempos del coronavirus, para un equipo de rugby puede ser tan importante no romper la burbuja como mantenerse firme una melé. La concentración se salpica de test de antígenos y protocolos de limpieza de material. Y el perímetro del hotel pasa a ser algo así como la línea de 22. "La riqueza cultural que tiene la geografía española la estamos obviando", lamenta el seleccionador nacional. Así que las Leonas apenas han podido visitar los espacios más emblemáticos de León.

"Me he aburrido de hablarles de León y de Valencia de Don Juan", reconoce María Casado, que se ha adaptado a su nuevo rol como preparadora física con la ventaja de saber hasta dónde puede exigir a las que han sido compañeras hasta hace unos meses. "Ellas saben que yo empecé aquí y que aquí hay club. Y la liga de Castilla y León cada vez tiene más nivel", agrega sin esconder el pesar por el hecho de que los protocolos impidan un contacto más cercano con la ciudad y la gente. "Casi no hemos podido salir, pero ya por fin conocimos Valencia de Don Juan", cuenta a renglón seguido Anne Fernández de Corres para constatar que León no es ajena a ninguna de las Leonas, un nuevo matrimonio con mucho futuro en el mundo del rugby español.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad