Quantcast

Tribuna de Opinión

El miedo a la libertad

El sociólogo valora los posicionamientos de los partidos para promover la dirección del voto de sus concejales en diferentes municipios ante la moción pro-autonomía leonesa.

imagen
Imagen tomada por @Regionleonesa hoy en Hervás (Extremadura).
David Díez Llamas | 14/01/2020 - 10:14h.

Erich Fromm ponía en relación el nacimiento de los diferentes movimientos fascistas en Europa con lo que el denominaba "el miedo a la libertad". Decía que para las personas de carácter autoritario "existen por así decirlo dos sexos: los poderosos y los que no lo son". Siguiendo con su razonamiento afirmaba que a ellos "el poder los fascina, no en tanto que defienden algún sistema determinado de valores, sino simplemente por lo que es, porque es poder".

En esa misma línea recordamos un episodio de la Odisea. Cuando se encuentra la fórmula para devolver a su condición de hombres a los que habían transformado en cerdos, al liberador del hechizo no sólo no se le aplaude sino que se le recrimina. Así el liberado ataca furiosamente a su liberador: "Yo estaba tan contento, podía revolcarme en el fango y retomar al sol, podía engullir y atracarme, gruñir y roncar, libre de dudas y razonamientos. ¿Qué debo hacer esto o aquello? ¡A qué viniste! ¿A arrojarme de nuevo a mi odiosa vida anterior?".

Yo encuentro semejanzas entre este episodio de la Odisea y el debate sobre el marco autonómico leonés. Hay grupos de personas que prefieren mantener el actual status para mantenerse "libre de dudas y de razonamientos". Es mucho más fácil y sencillo seguir las directrices que les marcan otros, que pensar por uno mismo.

Dice el sociólogo polaco Zygmunt Bauman en su "modernidad líquida": "Gracias a la monotonía los humanos saben cómo actuar y rara vez se enfrentan a una situación que no esté señalizada en la que deban tomar decisiones bajo la propia responsabilidad, transformando cada movimiento en una encrucijada preñada de riesgos difíciles de calcular".

Efectivamente apostar por una autonomía leonesa supone coger las riendas de nuestro destino (al menos en parte). Ante ello hay personas que prefieren la monotonía de la norma, a la responsabilidad de tener que tomar decisiones en el plano colectivo. La continuidad les aporta una mayor seguridad que el cambio.

En las mociones que se debaten en los ayuntamientos no es tanto que exista un debate sobre lo que se considera una mejor opción. Diría que la cuestión principal es la elección entre "sumisión" y "libertad". El mismo Fromn apunta que "las luchas por la libertad fueron sostenidas por los oprimidos, por aquellos que buscaban nuevas libertades, en oposición con los que tenían privilegios que defender". ¿Alguien duda quienes son en este marco autonómico los oprimidos y los que "tienen privilegios que defender"?. Sinceramente creo que el posicionamiento al respecto es suficientemente nítido.

En los pronunciamientos de los concejales de distintos pueblos hemos visto votos favorables a una autonomía leonesa del PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos, Izquierda Unida y UPL. Es decir se recogen votos de todo el espectro político. Diría que siempre ha sido así. Es simplemente la ciudadanía leonesa. El debate no es ideológico sino más bien conocer si se da más peso a la dignidad y a la libertad de pensamiento o por el contrario a la obediencia a las consignas que les puedan llegar desde fuera del territorio leonés.

Algunos seguimos prefiriendo la incertidumbre de un futuro mejor a la seguridad de los cementerios. Si quieren, es mejor el riesgo de experimentar un nuevo medicamento a la convicción de esperar una muerte segura.

En ese sentido creo mejor asumir las dudas sobre las decisiones que se deban tomar en el plano personal o colectivo a "atracarse se gruñir y roncar libre de dudas y razonamientos". El discurso sobre la defensa de una autonomía leonesa ha sido alimentado desde muy diferentes fuentes. El de la permanencia en la Comunidad de Castilla y León diría que más bien por nadie. A lo sumo el señor Herrera se ha referido a que no conviene mirar "el retrovisor" y que es mejor fijar la vista hacia delante. Pero claro ese discurso nada tiene que ver con el que (con toda justicia) se dice respecto a las víctimas de terrorismo. Evidentemente hay que revisar el pasado, tanto para reconocimiento de lo que ha sucedido como para evitar caer en los mismos errores.

Diría que siempre será preferible el arriesgarse a buscar un futuro mejor. El miedo a la libertad conduce al fascismo. Se transfiere "a fuerza de la que el yo carece" a un poder que no se controla. Todo ello provoca que se impongan las conductas autoritarias. Por ello es importante el poder contar con criterios propios.

En democracia es fundamental que el político represente los intereses de la ciudadanía que le ha votado. Por ello será comprensible que para cuestiones de ámbito territorial puedan darse opiniones distintas dentro de un mismo partido. No es la mejor fórmula el plantear amenazas a los que disientan de los planteamientos generales. No creo en la unidad que se logra a través de la imposición. La prueba es que este debate sobre la autonomía leonesa se sigue dando 37 años después de haberse formado este marco autonómico.

David Díez Llamas es sociólogo.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad