POLÍTICA

El Ministerio de Interior inicia el proceso para "la extinción" de Izquierda Castellana como partido político legal

La formación extremista castellanista, con vínculos con HB y el independentismo catalán, no habría ajustado sus estatutos a los cambios introducidos por la reforma legislativa de la Ley Orgánica de control de la actividad económico-financiera de los Partidos Políticos aprobada en 2015; pero aduce, para evitar la decisión de la Audiencia Nacional, que no ha recibido "subvenciones políticas" y que sufre "una persecución política del Régimen de 1978".

Izquierda Castellana apoyando el referéndum independentista de Cataluña
Izquierda Castellana apoyando el referéndum independentista de Cataluña. // @IzCaNacional
ileon.com  | 06/08/2021 - 19:30h.

El Juzgado Central Contencioso-Administrativo número 6 de la Audiencia Nacional ha notificado al partido Izquierda Castellana una resolución impulsada por el Ministerio del Interior a través de la Abogacía del Estado "en el que se insta a la extinción" del partido extremista castellanista. "Es decir, a su desaparición como organización política legal", informa de ello en su web la propia formación.

"En esta ocasión, el Ministerio del Interior recurre a triquiñuelas administrativas, arguyendo que los estatutos de IzCa no se ajustan a los cambios introducidos por la reforma legislativa de la Ley Orgánica 3/2015, de 30 de marzo, de control de la actividad económico-financiera de los Partidos Políticos", aseguran.

"Resulta paradójico que una organización política que, como es el caso de Izquierda Castellana, nunca en toda su historia solicitó ni percibió subvención económica alguna, se pretenda ilegalizar en función de ese tipo de razones, especialmente cuando la mayoría de los partidos políticos que incumplen ostensiblemente la normativa sobre tales cuestiones no son ni tan siquiera advertidos de tal posibilidad", continúan explicando.

Para los castellanistas, "el intento de extinción y ilegalización patrocinado por el Ministerio del Interior tiene una motivación política: la pretensión de hacer desaparecer una organización cuya actividad esencial es la denuncia del conjunto de las actividades corruptas, antisociales, antidemocráticas y antipatrióticas del actual Régimen de la Segunda Restauración borbónica; y cuya finalización pasa inevitablemente por la instauración de un sistema democrático, republicano y de derechos sociales".

"Persecución del régimen postfranquista"

Izquierda Castellana se excusa en que "no ha recibido ni tampoco solicitado un solo euro del erario público. Nuestra actividad se basa única y exclusivamente en nuestros recursos, muy especialmente en nuestros recursos humanos, es decir, en los y las militantes y activistas que nos apoyan cada día de una u otra manera. IzCa no tiene como tal –ni lo pretende– representación en las instituciones de este Régimen postfranquista".

El leonés Juan José Sánchez Badiola, profesor de Historia en la Universidad de León, describió en 2005 a este partido político como "un movimiento pancastellanista de extrema izquierda cercano a HB". Además, se hizo famoso en Cataluña por apoyar el referéndum independentista en un vídeo colgado en sus redes sociales.

Los castellanistas no reconocen a la Audiencia Nacional "ni al Régimen del 78"

Además denucian que "Izquierda Castellana ha sufrido desde su constitución un acoso permanente desde el poder constituido; numerosas operaciones mediático-policiales se han urdido contra nuestra organización". "Desde Izquierda Castellana hemos venido denunciando la política represiva hacia el movimiento popular y simultáneamente favorecedora para la extrema derecha que se viene realizando desde el Ministerio del Interior y muy especialmente desde la Delegación del Gobierno en Madrid, represión acentuada desde el inicio de la pandemia Covid-19", esgrimen para asegurar a continuación que van "a dar la batalla contra nuestra ilegalización en la Audiencia Nacional y ante todas las instancias judiciales, incluyendo las europeas, en las que sea necesario".

Respecto a la Audiencia Nacional, aseguran que es un "tribunal de excepción" al que no reconocen "legitimidad democrática alguna", como tampoco, aseguran, "al conjunto del entramado institucional del Régimen del 78, empezando por su Jefatura de Estado, igual de "ejemplar" en sus términos generales que el resto de sus instituciones y cuya legalidad está fundamentada en la legalidad franquista". "Pero sobre todo, vamos a seguir dando la batalla en las calles", finalizan.

Sin embargo, desde el Ministerio de Interior se considera que no haber ajustado sus estatutos desde hace siete años indica que la formación política radical castellanista no existe como tal. En el año 2008 ya hubo un intento de ilegalización de este partido, que finalmente fue archivado en la propia Audiencia Nacional.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad