INFRAESTRUCTURAS FERROVIARIAS PENDIENTES

10 años de obras en una Variante de Pajares con un sobrecoste multimillonario

En el verano del 2005 comenzaban oficialmente las obras de la Variante de Pajares, pese a haberse puesto la primera piedra en campaña electoral casi un año y medio antes. Una obras cuyo presupuesto se han disparado un 150% más de lo previsto y sin fecha de finalización, aunque el Gobierno apunta a final de año o principios del 2016 como su puesta (parcial) en funcionamiento.

imagen
Carlos S. Campillo / ICAL
A. Vega | León | 26/08/2015 - 11:22h.

Un 5 de marzo de 2013 el Ministerio de Fomento, dirigido entonces por el asturiano Francisco Álvarez Cascos, procedió a la licitación del proyecto de la Variante de Pajares, cuatro lotes de obras entre León y Asturias para facilitar la llegada del AVE entre ambas provincias y que fueron adjudicados entre junio y julio de 2003, por un importe total de 1.410 millones de euros.

Las obras de la Variante de Pajares comenzarón formalmente en el verano de 2005, pese a que en la campaña electoral de marzo de 2004 el ministro dejó inaugurada una dovela que estuvo casi un año y medio sin ver iniciarse las obras, tal y como prometió el exdirigente del PP.

La Variante de Pajares, con una longitud total de 49,7 kilómetros, se planteó por la necesidad de reducir el recorrido de ferrocarril entre León y Oviedo para la llegada del AVE. Por ello se diseñaron un complejo de túneles bajo la Cordillera Cantábrica que comprende el segundo túnel ferroviario más largo de España, tras el del Guadarrama. En total hay 12 túneles y 10 viaductos que unen La Robla con Pola de Lena.

Diez años después el sobrecoste final de la Variante de Pajares se estimaba en un 150%, hasta alcanzar los 3.550 millones de euros. Y el horizonte de finalización y puesta en marcha, según ha desvelado en sus últimas visitas la ministra de Fomento Ana Pastor, se sitúa en final de este 2015 y principios de 2016, pero sólo de la mitad de la infraestructuras porque de los dos túneles de la gran obra uno no se podrá utilizar debido presencia constante de agua, al menos de momento y sin fecha de entrada en funcionamiento total.

Polémicas abundantes en la construcción
Obras en la parte leonesa de la variante ferroviaria de Pajares para la conexión por AVE entre León y Asturias. / Carlos S. Campillo / ICAL
Obras en la parte leonesa de la variante ferroviaria de Pajares para la conexión por AVE entre León y Asturias. / Carlos S. Campillo / ICAL

Si algo ha acompañado las obras de la Variante de Pajares en esta década de obras son las polémicas. Una de las principales es la del 'robo de agua' a los valles leoneses vecinos de las obras. Los más de 12 millones de litros que cada año se calcula se trasvasan de la cuenca leonesa a la asturiana han ocasionado sequía a la población cercana. Una gravísima deficiencia de los informes geológicos de la obra fue una de las causas de este desastre medioambiental, que hoy sigue sin ser paliado de forma efectiva y del que los responsables políticos siguen pidiendo una solución al Gobierno.

La inmensidad de agua trasvasada provocó la inundación de los túneles, lo que llevó a numerosas paralizaciones de las obras y multiplicó el coste de las mismas. La solución principal encontrada por Fomento para poder poner en funcionamiento uno de los túneles ha sido la instalación de una membrana en la superficie, a modo de 'condón interno', que provoca que el agua escurra y no inunde los raíles. Pero las actuaciones para impedir la continua pérdida de agua de León a Asturias no han tenido una respuesta satisfactoria para los vecinos de la zona.

Otras polémicas han sido el llamado uso mixto de la vía de la Variante de Pajares. Inicialmente diseñada para sólo trenes AVE su uso mixto, también para mercancías, ha sido objeto de una amplia polémica. De momento las vías tendrán ancho métrico nacional (no AVE) para su puesta en marcha como vía mixta de pasajeros y mercancías. No obstante se ha puesto una traviesa polivalente para que luego se pueda poner la vía del AVE en cuanto se decida sustituyendo sólo los raíles hasta el ancho AVE. Con la velocidad del Alvia o AVE actual en los túneles (como por ejemplo Guadarrama) se cruzaría el túnel en unos 6 minutos.

El principal objetivo de la Variante de Pajares era servir para la llegada del AVE aunque de momento básicamente servirá para recortar los tiempos del tren entre León y Asturias ya que la llegada de la Alta Velocidad a la Comunidad vecina no tiene fecha prevista. Faltarían por completar los tramos de AVE León-La Robla y Pola de Lena-Oviedo-Gijón, que de momento siguen en estudio y con previsión de inversiones nuevamente multimillonarias pero no decididas. Llegar en AVE a la playas asturianas parece que se hará de rogar.

 

Interior del túnel de la Variante de Pajares, con la membrana para evitar el agua.

 

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad