Quantcast

NUEVA POLÉMICA EN EL CONSERVATORIO DE LEÓN

La Junta se convierte en okupa del Conservatorio de León por absoluta dejadez

La Diputación de León rechaza prórrogar la puesta a disposición de su edificio de Santa Nonia para la Consejería de Educación después de que ésta, que ya no pagaba compensación económica alguna, se retrasara casi cinco meses en realizar la petición para continuar disponiendo de esta sede.

imagen
El viejo inmueble que la Diputación tiene alquilado a la Junta como sede del Conservatorio mientras ésta acumula nuevos incumplimientos para ejecutar una nueva sede.
Carlos J. Domínguez | 27/12/2017 - 11:57h.

Sobre el papel, aunque suene fuerte, es así: la Junta de Castilla y León no dispone de sede para el Conservatorio Profesional de Música 'José Castro Ovejero' de León. Porque, sobre el papel, la Consejería de Educación ha perdido la posibilidad legal de utilizar su sede de siempre en la calle Santa Nonia de la capital leonesa, un edificio que siempre fue de la Diputación de León y que ha cedido para este uso educativo desde que la Junta asumió plenas competencias en este ámbito.

Pero hoy, técnica y legalmente, el Conservatorio no tiene sede por culpa de la desidia de la propia Junta. Una dejadez que ha hecho que se le pasara el plazo para reclamar a la Diputación una prórroga de la cesión de uso demanial que se había autorizado en el verano de 2015 por un plazo de dos años. Y no se le pasó por poco: presentó la documentación casi cinco meses tarde.

De hecho, en el pasado mes de junio expiraba aquel acuerdo y el departamento del consejero de Educación, el leonés Fernando Rey, no registró la solicitud hasta pasados 16 días de esa fecha. El problema es que el pliego de condiciones de la concesión administrativa, de la cesión, deja muy claro que cualquier posible prórroga se plantearía "con seis meses de antelación a la finalización de la concesión demanial (...) sin que en ningún caso (...) quepa la prórroga tácita". Y el departamento de Rey llegó no sólo tarde sino tardísimo.

La Diputación leonesa, que gobierna también el PP como en la Junta, ha tenido claro que no puede saltarse la letra firmada. Con sendos informes de Mantenimiento, Asuntos Generales, Contratación y Patrimonio, Ingresos y Servicio de Control Interno, conocidos en la Junta de Gobierno del pasado mes de noviembre, contrarios a ser blandos con la Junta después de su nefasto desliz, el equipo de Gobierno que preside Juan Martínez Majo acordó "desestimar la solicitud de prórroga del contrato de concesión demanial otorgada para la ocupación privativa del Conservatorio de Música". O sea, hasta aquí hemos llegado: La Junta se ha quedado ya a fecha de hoy sin el edificio de Santa Nonia.

Teniendo en cuenta que Rey presentó su petición de un año más de disponer de Santa Nonia el 30 de agosto, y que tenía que haberlo hecho seis meses antes del 1 de octubre, se ha desestimado por parte de la institución provincial la mal solicitada prórroga para este curso que está en marcha 2017-2018.

El problema que deja legalmente sin espacio docente al Conservatorio para este actual curso es grave, ya que faltan dos años, en el mejor de los casos, para que la Junta termine de construir su propia sede, anunciada por seis millones de euros en una parcela cedida por el Ayuntamiento de León en el barrio de La Palomera hace ya diez años, cuando el PP en el Gobierno de Juan Vicente Herrera ya había prometido ejecutar esa nueva sede para dejar de utilizar 'de prestado' el edificio de Santa Nonia, de la Diputación.

Una inversión que como es sabido jamás se ejecutó mientras sí se realizaron otros nuevos Conservatorios de la Comunidad, como los de Burgos y Valladolid en 2008, con sendos costes de 11,5 millones y 67 millones respectivamente, en este último caso junto a Centro Cultural Miguel Delibes.

Ocho años después, la Junta y el Ayuntamiento de León pactaron resolver en 2016 la falta de sede propia trasladando el Conservatorio de manera definitiva a la 'barriga' del estadio de fútbol Reino de León en la capital leonesa, invirtiendo 4,5 millones, alternativa que Rey y el alcalde Silván defendieron a capa y espada hasta que la 'revuelta' en la calle con una masiva manifestación lo impidió.

Ya entonces urgía una solución, porque expiraba el acuerdo económico firmado en su día con la Diputación para seguir usando Santa Nonia, pagando a cambio 300.000 euros anuales, acuerdo pactado siendo presidenta de la institución provincial Isabel Carrasco. Pero cuando ya había tomado el relevo Juan Martínez Majo, el nuevo consejero leonés Fernando Rey anunció que dejaba de pagar esa cantidad compensatoria y 'se quedaba' gratis el edificio de Santa Nonia, consiguiendo Majo arrancar que al menos se destinaran 150.000 euros (la mitad de lo pagado hasta entonces) para mejorar escuelas rurales de la provincia. Con ese 'apaño' se acoptó la cesión actual que la Junta se ha olvidado de seguir pidiendo.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad