Quantcast

La cara B de la nevada

Lo que la nieve se llevó: los destrozos del temporal se ceban con el patrimonio rural

La nevada que cortó carreteras y dejó sin luz, sin teléfono o sin internet a diversas localidades también hizo estragos en el medio más rural, donde el temporal ha dejado cicatrices en árboles singulares y defunciones en muestras tan icónicas de la provincia como los hórreos con la pérdida de un ejemplar en Tejeira.

Hórreo en Tejeira (Villafranca del Bierzo)
Hórreo reducido a amasijo de maderas junto a otro todavía en pie en Tejeira (Villafranca del Bierzo). / Foto: Ramón Cela
César Fernández | 30/11/2019 - 10:50h.

El reciente temporal de nieve llegó a cortar autovías y autopistas como la A-6 y la AP-66, respectivamente. Lejos de las grandes vías de comunicación, en lugares apartados incluso de las carreteras secundarias, las inclemencias del tiempo se cebaron con elementos del patrimonio rural, en algunos casos con siglos de antigüedad. Y se dio la circunstancia de que en algunos de esos rincones de la provincia ni siquiera había forma de dar la voz de alarma por teléfono debido a falta de cobertura, uno más de los casos de abandono que abonan la aparición de una variante del término 'España vaciada'. La 'España vacilada' también llora los destrozos en algunos de sus elementos más identificativos.

La Asociación de Estudios Ornitológicos de El Bierzo Tyto Alba utilizó las redes sociales para alzar la voz. Lo hizo publicando una serie de imágenes de sus miembros recogiendo troncos, ramas y hojas que invadían la carretera entre manchas de nieve en el entorno de Palacios de Compludo (Ponferrada), donde este colectivo conservacionista ha protagonizado una rehabilitación modélica. Además de las fotografías, el 'post' en Facebook tiraba de las orejas a los políticos al considerar la escena "una muestra más del abandono total del medio rural por parte de las administraciones varias".

"Nos cabreamos un poco", reconoce a toro pasado el presidente de Tyto Alba, Miguel Ángel Gallego. A Palacios de Compludo no llegan las máquinas quitanieves, que este año como novedad sí descendieron de la carretera LE-142 desde El Acebo (Molinaseca) hasta el entorno de la Herrería de Compludo. "Y se ha destrozado la carretera. Han caído muchos árboles y hay unos cuantos socavones", advierte Gallego, que aprovecha para denunciar este "abandono" mientras se da la paradoja de que la Diputación de León "cobre por el reciclaje" cuando en la localidad "no hay contenedores".

 

El temporal de nieve ha dejado árboles dañados en diversos puntos de la provincia; en la imagen, Villar de las Traviesas (Toreno).
El temporal de nieve ha dejado árboles dañados en diversos puntos de la provincia; en la imagen, Villar de las Traviesas (Toreno).

 

 

Miembros de Tyto Alba limpiando la vía pública en las inmediaciones de Palacios de Compludo.
Miembros de Tyto Alba limpiando la vía pública en las inmediaciones de Palacios de Compludo.

 

El colectivo, que se define como una "administración efectiva y, sobre todo, barata" a la hora de dar respuesta a las inclemencias del tiempo, asumió el pasado año la limpieza de la cuneta tras las tormentas. Las tempranas nevadas de este año han hecho una "poda natural" al llevar al suelo árboles que acumularon peso sin haberse liberado todavía del todo de sus hojas. "El 70% de los robles están rotos. Ahora veremos la evolución", dice su presidente.

"El 70% de los robles están rotos. Ahora veremos la evolución", dice el presidente de la Asociación Tyto Alba, cuyos miembros han asumido en primera persona las labores de retirar de la vía pública la vegetación caída en Palacios de Compludo

Tyto Alba constituyó hace 20 años en Palacios de Compludo una Reserva Ornitológica. ¿Cómo afectó el temporal de nieve a la fauna? "La perdiz pardilla, que suele estar a unos 1.500 metros de altitud, bajó a alimentarse (a Palacios, que está en torno a los 1.100). Los de aquí se quedaron quietos. También bajó algo el lobo y el corzo", concluye Gallego, al frente de un colectivo cuyos miembros lamentan tener que "buscarse la vida" precisamente como "bichejos del monte". Los animales lo tienen más fácil. Se adaptan a las circunstancias. Y no tienen que pagar IBI.

 

'Campano' de Villar de Acero, precintado en estos días por seguridad.
'Campano' de Villar de Acero, precintado en estos días por seguridad.

 

Por un plan de conservación para el 'Campano' de Villar de Acero

La combinación del viento y la nieve más temprana de lo habitual en árboles que todavía no habían perdido sus hojas ha tenido un efecto devastador en la flora en distintos puntos de la provincia

Un efecto combinado del viento de hace unas semanas y la nieve de hace unos días se alió para resquebrajar el castaño más grande de España, un ejemplar de alrededor de 800 años de antigüedad cuyo apelativo ya da idea de sus dimensiones. El 'Campano' de Villar de Acero (Villafranca del Bierzo), cuyo tronco ya sufrió en los años setenta los efectos de un incendio, se desgajó ahora por no soportar el peso sus hojas sumado al de la nieve.

Y es que la flora también se moldea según las circunstancias. "Los árboles se habían adaptado a que hubiera menos nevadas. Y este año lo ha hecho antes de lo habitual", explica el portavoz de la Asociación para la Conservación de los Árboles Monumentales del Bierzo A Morteira, Toño Nespral, que temía un efecto parecido en la encina de Otero (Toral de los Vados), conocida como 'Xardón del Peruchín', un ejemplar con alto valor simbólico por estar ubicado junto al cementerio. "Pero estaba perfecta", constata.

El 'Campano' de Villar de Acero está, por su parte, sobre una ladera, por lo que su conservación adquiere tintes casi sobrenaturales. "Parece un milagro de la naturaleza", exclama Cristina González, una de las herederas de un ejemplar comprado por su abuelo. El mantenimiento no es fácil de asumir por particulares, admite al citar una ayuda procedente hace siete años de la Obra Social de La Caixa para cubrir con piedras el daño generado en el tronco por el incendio del siglo pasado.

La Asociación para la Conservación de los Árboles Monumentales del Bierzo A Morteira pretende aprovechar las posibles intervenciones en el 'Campano' de Villar de Acero para implicar a la Junta en otros ejemplares como el ciprés de la Anunciada

El castaño, que goza de protección por parte de la Junta de Castilla y León desde el año 2006, está ahora en la UCI. El Gobierno autonómico ha movido ficha enviando a un agente forestal. Ahora queda por ver su implicación en un plan de intervención que podría pasar por el acondicionamiento de la zona y la evaluación de una posible poda, apunta la propietaria, que ha precintado el entorno a salvo de curiosos en fechas en las que en otros años todavía se 'apañaban' castañas.

"Tiene que haber un plan de conservación como el que tendría cualquier otro monumento", señala el portavoz de A Morteira, que espera aprovechar el tanto para lograr la implicación de la administración autonómica en otros ejemplares monumentales como el ciprés de la Anunciada de Villafranca del Bierzo tras advertir de los daños más cuantitativos ocasionados por el temporal de nieve en sotos y bosques. Eso sí, ninguno ha sido tan llamativo e icónico como el del 'Campano', un gigante de 32 metros de altura en Villar de Acero.

 

Imagen del 'Campano' de Villar de Acero (Villafranca del Bierzo) fechada en los años sesenta.
Imagen del 'Campano' de Villar de Acero (Villafranca del Bierzo) fechada en los años sesenta.

 

La desaparición de hórreos, la crónica de una muerte anunciada

La vecina Tejeira (también en el municipio de Villafranca del Bierzo) ha perdido con el temporal de nieve uno de sus hórreos, reducido a un amasijo de maderas junto a otro con cubierta de uralita, según la imagen facilitada por el fotógrafo Ramón Cela, que advierte sobre el peligro que corre otro ejemplar en una localidad que hace apenas unos años llegó a contar con cinco. "El problema es que se ha convertido en un objeto anacrónico. Ha perdido su utilidad (como lugar de almacenaje). Y así es muy difícil cifrar su conservación en el cuidado de sus dueños", apunta el arquitecto Eloy Algorri, que publicó junto a Enrique Luelmo el libro 'Hórreos leoneses' en el año 2011 cuando todavía se conservaban 330 en toda la provincia.

Tejeira es el último ejemplo de un goteo incesante de pérdidas de hórreos. "El problema es que se ha convertido en un objeto anacrónico. Ha perdido su utilidad (como lugar de almacenaje). Y así es muy difícil cifrar su conservación en el cuidado de sus dueños", apunta el arquitecto Eloy Algorri

El abandono, el paso del tiempo y circunstancias como el reciente temporal se siguen cobrando víctimas. "Es la crónica de una muerte anunciada. Pero el fenómeno ya no viene de ahora. De lo registrado en el Catastro del Marqués de la Ensenada del siglo XIX hoy queda una décima parte", subraya Algorri al admitir también las dificultades de encaje para articular fórmulas de conservación por parte de la administración pública al contraponer el esfuerzo realizado hace unos años por el Ayuntamiento de Balboa con la progresiva pérdida de este patrimonio en Villafranca del Bierzo, el municipio de la provincia "que registra una mayor mortandad" de hórreos en los últimos años.

"Y si no hay un interés más allá del que puedan prestar los propietarios, es muy difícil que se puedan ir conservando", señala este arquitecto al enfatizar las dificultades para el mantenimiento de ejemplares con cubierta de cuelmo sin dejar de considerar que "habría que haber hecho un esfuerzo mayor" en la conservación de conjuntos de hórreos y sin obviar que su desaparición es un "fenómeno inevitable" al que, en el caso de Tejeira, el temporal de nieve puso la puntilla.

Consulte a continuación las características del hórreo derrumbado en Tejeira. 'Inventario de hórreos de la provincia de León del año 2005 promovido por la Junta de Castilla y León. Directores: Enrique Luelmo y Rocío Fernández'

Nota: si no puede visualizar el PDF en su navegador puede descárgarlo pinchando aquí.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad