UNA PELÍCULA, UNA HISTORIA

El documental que muestra cómo pasaron 'a pala' los trenes entre León y Asturias cuando la nevadona del año 1953

La película 'Nieve en la Vía' muestra la batalla con la naturaleza de los ferroviarios de Renfe para mantener abierta la línea entre León y Asturias a mitad del siglo XX. Se llega a ver cómo un batallón de la Renfe tiene que sacar dos trenes espalando y las máquinas zepelines, que surcaban las vías dejando trincheras de nieve de varios metros de alto a su paso.

Grupo de operarios de la Renfe espalando para sacar a paladas un tren en la línea León-Asturias 1953
Los operarios de Renfe espalando para sacar un tren de la nieve entre León y Asturias en 1953.
ileon.com  | 08/03/2020 - 13:10h.

La cinematografía noticiera española de mitad del siglo XX, la del NO-DO, es una mina de historia antropológica, y en el caso de la película documental 'Nieve en la Vía' más aún cuando se pueden observar los ingentes trabajos que tenían que realizar los abuelos leoneses y asturianos para abrir paso a los trenes cuando llegaban las inmensas nevadas que todos tenemos en la cabeza que contaban.

Este filme de 16 minutos —narrado por el mejor locutor de los noticieros franquistas de la época, Matías Prats; aunque en los créditos lo pongan como 'Prast'—, comienza dando loas a los hermosos paisajes nevados de los pueblos españoles y comentando que el ferrocarril es el mejor medio de comunicación para aquellos que disfrutan de los deportes invernales. Sorprende ver cómo ya en 1953 había estaciones de esquí y cómo algunos españoles disfrutaban de esta práctica.

Es un reportaje encargado por Renfe en el que se muestran las nevadas de 1953 y 1954. "Todavía no se había electrificado el tramo entre León y Busdongo, lo cual se haría al año después de filmar estas imágenes (4 de Enero de 1955). También vemos a unos operarios de la 7ª Zona quitando la nieve en el puerto que bloqueo el paso de dos maquinas del rápido de Gijón", explican en esta entrada de la página de Facebook Ferrocarriles Españoles, que ofrece una cantidad de informaciones técnicas de máquinas y qué estaciones se ven en el documetal que es apabullante.

La película pronto se pone a explicar las dificultades de los trenes cuando caen enormes nevadas, mostrando incluso al final la recuperación de un convoy atrapado entre la nieve. "Los ventisqueros que han cegado la circulación crean también aludes y avalachas que ponen en peligro a los trenes. Dos locomotoras del rápido de Gijón, al ser sorprendidas por la tormenta, quedaron aprisionadas. Y hasta unos días después no fue posible rescatarlas más que a costa de grandes esfuerzos y trabajos", cuenta Matías Prats padre en el minuto 12:32 de la película.

Espalando para sacar dos máquinas del atolladero

A partir de ahí se ve que en aquellos tiempos sólo la fuerza humana, la de un batallón de la Renfe, es capaz de sacarlas de allí, pero a paladas. Más de un centenar de personas espalando para sacar a la máquina y sus vagones de allí. Abriendo el camino, haciendo una buena 'buelga' para el tren... a pura fuerza.

Más tarde se ven también las máquinas llamadas 'Zepelines' de 35 toneladas que sacaban de la vía literalmente montañas de nieve. Es increíble ver cómo en aquellas nevadonas míticas los trenes terminaban circulando entre trincheras de metros y metros de alto.

Este documental, visto setenta años después recuerda la añeja forma de contar historias de los noticieros españoles cinematográficos, desde lo engolado y ñoño de las descripciones decimonónicas de lo que se está viendo, hasta la forma en cómo contaban los supuestos logros del Gobierno de la dictadura; aunque recordar que los falsos túneles en la línea de Pajares se hicieron en tres meses y costaron 14 millones... pero de pesetas, es también una forma de no olvidar el pasado.

Y de darse cuenta las terribles condiciones en las que trabajaban millares de ferroviarios españoles en aquellos tiempos, en la práctica militarizados, y lo difícil que era la postguerra española. Aparte de sorprenderse por cómo conseguían tantos logros con aquella vieja tecnología de las máquinas de vapor... y alguna que otra Diésel.

Queda claro que los abuelos y bisabuelos del siglo XX estaban hechos de otra pasta.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad